“En Pilar se nota que se respira deporte”

martes, 10 de diciembre de 2013 · 00:00

Lejos de esa figura hosca que solía sacar de quicio a los tenistas argentinas, Lleyton Hewitt dejó una muy buena impresión en su visita a Pilar. Es cierto, lejos está de ser dueño del carisma de otras figuras de su talla pero estuvo a la altura de lo esperado y terminó siendo reconocido por todos los amantes del tenis que se acercaron hasta la Ciudad Deportiva.

Llegó, puntual, a las 11, enfundado en una remera azul que le permitió hacer frente a los más de 35 grados que a esa hora dominaban el escenario. Y de inmediato, antes de meterse en la cancha para hacer lo que más le gusta, se enfrascó en una breve charla con El Diario.

“Es muy bueno que se hagan este tipo de clínicas para trabajar con los chicos. Lo más importante es que, mas allá de que siempre se busca tener resultados en materia de competencia, se pueda transmitir a los chicos lo importante que es que hagan deporte”, abrió el rubio de Adelaida, que tiene 32 años y es el actual número 60 del ranking mundial. Y enseguida agregó: “Es muy importante que se desarrollen los clubes de tenis en las distintas ciudades, que los chicos se vayan metiendo en el deporte”.

En ese sentido, Hewitt tuvo palabras de elogio hacia Pilar como “ciudad con espíritu de tenis”. “A mí me interesa visitar ciudades en las que se respira tenis, se vive el tenis, que tienen un marcador espíritu de tenis. En mi país hay varias ciudades con esa condición y Pilar tiene esa característica. En Argentina tienen jugadores muy importantes para que los chicos puedan tenerlos como referencia con Del Potro a la cabeza y he visto buenos proyectos acá en Pilar, ojalá que, a partir de esta buena estructura que hay, puedan surgir muchos jugadores de gran nivel”, analizó quién fue número 1 del mundo durante 80 semanas (2001 y 2002) y cuenta con dos títulos de Grand Slam.

En el público argentino, la imagen de Lleyton Hewitt está directamente asociada a los encontronazos que tuvo con varios jugadores nacionales con el escupitajo que le propinó Juan Ignacio Chela como máximo símbolo. Pero el oceánico se mostró alejado de cualquier polémica y hasta bromeó con tema: “Están casi todos retirados, así que no tuve problemas”.

Ya más serio, argumentó que “cuando uno juega la Davis para su país es muy intenso y uno solo quiere ganar”. Igual dejó claro que “más allá de la rivalidad, tengo una buena relación con Juan Mónaco y Del Potro. Haber venido a la Argentina para estos partidos fue una buena elección y una linda experiencia”.

-¿Cuáles han sido los argentinos más difíciles que enfrentaste?

- Los tres top 3 han sido difíciles de vencer. Del Potro por su estilo, por como le pega a la pelota y como te saca de la cancha, Nalbandian por su talento y su capacidad de adaptarse a cualquier superficie y Coria, que era imbatible en polvo hasta que llegó Nadal. Los tres fueron muy difíciles.

-¿Sabés que para muchos entrenadores sos ejemplo a imitar por tu fortaleza mental y capacidad de adaptación?

- Siempre en mi carrera he intentado sacar lo mejor de mí, he tratado de tener la fortaleza mental que me permita superar situaciones difíciles. Traté siempre de jugar al 100% y es importante que los profesores transmitan esa idea, respetando siempre además la capacidad técnica de cada jugador.

Comentarios