Un campeón con historia

Atlético se coronó tras vencer en los penales a Pilar FC por 4-3 y cortó una sequía de 11 años sin títulos. El arquero Jorge López fue la figura en la definición. Clasificó al Torneo del Interior de 2014.
martes, 12 de junio de 2012 · 00:00

Fue una definición emotiva. Atlético se impuso ante Pilar FC en la definición con tiros desde el punto penal y se consagró campeón del Torneo Apertura 2012 de la Liga Escobarense.

Pasaron 11 años desde la última consagración del Rancho en el campeonato de fútbol más importante de la región y, esta vez, la alegría llegó con valor agregado por una serie de factores que cargaron de emotividad la final.

En la previa, este encuentro cara a cara por el título contaba con la particularidad de que ocho jugadores del Rancho están fuertemente identificados con Pilar FC; equipo al que pertenecieron casi hasta el inicio de la temporada. Después, la batalla que protagonizaron en el partido de ida, y que terminó con ocho sancionados, ayudó a generar un clima especial para la finalísima. El empate sin goles del primer cruce también determinó que, el del domingo en la cancha de Fénix, fuera un partido a todo o nada.

Y, finalmente, la definición recorrió al pie de la letra la receta para elaborar una definición apasionante. Primero, Jonathan Rodríguez, habitual suplente que jugó de arranque por la suspensión de los tres delanteros titulares, abrió la cuenta para Pilar FC, a los 39’ de la primera parte. Después, en el complemento, Marcelo Errubidarte marcó el empate para Atlético de cabeza, a los 23’. Lo gritó con alma y vida; es que la viene remando en el Rancho desde hace tiempo y por primera vez defendía esos colores en una final.

El resultado de 1-1 (0-0 en la ida) obligó una definición con tiros desde el punto penal y allí cobró importancia otra historia mínima que terminó de redondear el aspecto épico de esta final.

La suspensión del arquero titular de Atlético, Nicolás Medina, en el partido de ida le había abierto una posibilidad soñada a Jorge López y el juvenil pasó, prácticamente sin escalas, de ser suplente a convertirse en una pieza determinante para la conquista del título. López contuvo los remates desde los 12 pasos de Javier López y Ariel Gómez, y terminó siendo el héroe de la tarde con una actuación que, en lo personal, tuvo sabor a desquite. Es que el joven arrastraba una serie de frustraciones personales (“Pilar FC no me bancó”, diría después) que le dieron cierto aspecto de revancha a su proeza.

Con la serie 3-2, el capitán José Vázquez tuvo la oportunidad de asegurar la coronación pero le pegó mordido y facilitó la atajada de Christian Rodríguez que estiró la definición. Luego, Maximiliano Zalazar acertó en el quinto intento del Rancho y decretó el 4-3 final que validó la apuesta a los juveniles que realizó el técnico José Luís Ponce de León, ya que antes habían convertido los pibes Brian Altamirano y Lucas Castillo, además de Claudio Ballesteros.

Así, Atlético logró el tercer título de su historia, repitiendo lo hecho en 1993 y 2001, cuando alcanzó la gloria bajo las conducciones de Heber Carsín y Luis Salvador, respectivamente. Además se clasificó al Torneo del Interior de 2014. En ese sentido, con Pepuño Ponce de León a la cabeza y un plantel que mezcla experiencia y juventud, el centenario club de Pilar buscará recuperar parte de su tradición futbolera con un buen papel en el ex Argentino C.

El Rancho está de fiesta. No obstante, el Clausura ya está a la vuelta de la esquina y el albirrojo deberá sostenerse en lo más alto si pretende seguir avivando ese viejo romance que pareció renacer el domingo, en la cancha de Fénix.

 

Comentarios