Cartas de lectores

miércoles, 8 de febrero de 2012 · 00:00

 

Respuesta de Plumas Blancas


Señor Director:

Frente a la campaña que vienen llevando a cabo vecinos de countries y barrios cerrados de la ruta 28 en Pilar, intentando que la granja avícola de mi propiedad ubicada sobre dicha ruta y vecina de aquellos desaparezca, habiendo, hasta ahora, logrado el apoyo arbitrario de algunas autoridades, pero no de la Justicia, que interviene en el tema, me veo en la obligación de aclarar al público en general y al pilarense en particular en qué consiste el problema y cuál es la postura de la granja.

La granja se instaló en el año 1968 en pleno campo cumpliendo todos los requisitos exigidos por las normas vigentes y con las debidas autorizaciones nacionales, provinciales y municipales.

Ha venido desarrollando su actividad encuadrando su accionar en las disposiciones de ese origen que se le aplican y aún lo hace actualmente.

Está instalada en un área que para el propio Municipio es rural, es decir por definición apta para las labores de esa naturaleza, entre las que se cuenta la explotación avícola. La propia Municipalidad reglamenta dicha actividad. Es decir Plumas Blancas está instalada en lugar especialmente habilitado para la explotación que realiza.

Hace un tiempo floreció en la zona norte un pingüe negocio consistente en comprar tierra barata por ser rural y lotearla a precio de tierra urbana. Para lograrlo sus promotores contaron con el apoyo de las autoridades que permitieron que en el área rural.Se pudieran formar barrios con el argumento que estarían, de ese modo, en contacto con la naturaleza.

Lo que ocurrió fue que proliferaron de tal forma aprovechando la facilidad con que eran habilitados que terminaron formando una verdadera trama urbana.

Ocupados por gente generalmente pudiente les molesta la presencia de una granja aunque la misma cumpla con todos los requisitos de la ley, que fueron previstos para un establecimiento ubicado en área rural, es decir a distancia de sus vecinos.

La granja de mi propiedad los cumple íntegramente pero la autoridad, en apoyo de los countries, viene persiguiendo a la granja mediante la aplicación de sanciones arbitrarias, incluso la clausura, las que se encuentran impugnadas y a consideración de la Justicia.

Si la Provincia o el Municipio consideran, frente a la realidad de haber convertido de hecho y bajo su amparo un área rural en urbana, que no debe haber granjas avícolas, en sus manos está el procedimiento legal para ello.

Deberán cambiar la zonificación y ordenar el traslado de dichos establecimientos previa indemnización al granjero por los gastos que irrogue cumplir con dicha medida.

Las autoridades, en cambio, decidieron llegar a esa solución mediante la aplicación de sanciones infundadas, parapetadas en la arbitrariedad con que se manejan. Si siguen por este camino la Justicia dará su última palabra.

 

Domingo Eduardo Rimasa

DNI 4.602.165


 

Promesas de asfaltos


Señor Director:

Soy vecina del barrio Monterrey Sur de la calle Bolivia, el año pasado se habló con el señor intendente Humberto Zúccaro para el asfalto de la calle Bolivia y Jujuy hasta Bolivia y Mendoza, donde se unen los colegios Nº 22, Nº 15 y jardín 916, donde los chicos en épocas de clase transitan por dichas calles no solamente los niños sino también las madres con carritos de bebés y muchos en bicicleta, buscando y llevando a los chicos al colegio o jardín. El señor intendente el año pasado, en el mes de septiembre, al enterarse que es intransitable la calle en épocas escolares y más en épocas de lluvias porque ni siquiera veredas como la gente hay, decidió el asfalto de las mismas. Se empezó a trabajar, al otro día que dio la orden las máquinas removieron todo para el asfalto y al día de hoy no aparecieron más; quedó la calle peor de lo que estaba en tierra sin nada. Estamos por empezar las clases y no pasa nada, se habló un millón de veces con el señor Kastelic, Mancini el delegado, que ni siquiera representa a los vecinos, a la secretaria del doctor Zúccaro para que el intendente estuviera al día con la noticia de que su orden no fue terminada. Es imposible contactar al intendente para que tome medidas, se pasan uno a otro que hay que seguir esperando que no tienen fecha y las clases ya empiezan. Mi pregunta es la siguiente si dio la orden el intendente de Pilar y al día de hoy no tenemos el asfalto hecho, ¿quiénes son los que están detrás del señor intendente que no saben cumplir una orden de su superior? Queríamos los vecinos de la calle Bolivia a ver si el diario puede sacar una solicitada o una queja para llegar hasta el intendente que se ponga al tanto con este asunto estamos indignados, se prometió antes de las elecciones o simplemente eran palabras para el voto solamente como pasa siempre, promesas sin cumplir.

 

Andrea Diaz

fabiana-andrea1968@hotmail.com

Comentarios