Una alianza de consagraciones

Derqui y Monterrey unieron fuerzas y redondearon un 2012 brillante. Lograron el bicampeonato por primera vez en la liga zarateña. Además se clasificaron a la segunda fase del Provincial de Clubes.
 
domingo, 30 de diciembre de 2012 · 00:00

Una alianza de consagraciones vivió este año la ciudad de Presidente Derqui. Y la familia basquetbolística recordará por siempre este 2012, que lo tuvo en la cúspide a nivel local.

Con la unión de los clubes Derqui y Deportivo Monterrey terminó redondeando una temporada magnífica que lo depositó en lo más alto de la Primera División de la Asociación de Básquet Zárate-Campana.

La Fusión, que tuvo muchas idas y vueltas, hasta concretarse, finalmente logró conquistar todo lo que estuvo a su alcance. Conformó un equipo competitivo y sumando algunos nombres de experiencia, arrolló en el Torneo Oficial de la liga zarateña, conquistando su primer título de la historia.

Esa corona lo clasificó directamente al Torneo Provincial de Buenos Aires, en el que alcanzó otro hecho histórico, ya que después de 2005 se clasificó a la segunda fase del certamen buscando un sueño llamado Torneo Federal, tercer escalón del básquet nacional. Y ya cerca de fin de año conquistó el Clausura local, redondeando un año inolvidable.

Estos logros llegaron de la mano del técnico Javier Prodan, quien ya había alcanzado dicha hazaña tras clasificar a la 2ª parte del Provincial en 2005, luego de establecer un récord de 8-2 en la fase inicial.

Patricio Márquez y Ezequiel Martínez son los emblemas de esta Fusión, que pusieron el pecho en las épocas de pobres resultados. Y con el regreso de sus hijos pródigos: Nicolás Medina, Alejandro Irigoyen y Nicolás Tabarez; se sumaron Daniel Castro, los hermanos Enuel y Emiliano Casquero y Marcelo Codaro para darle forma a la base local.

Pero para consolidar una formación sólida y experimentada llegaron jugadores vitales para que Derqui-Monterrey sea protagonista. Luis Díaz y Rubén Runke fueron los primeros en llegar y cumplieron con su tarea. Además, de una primera etapa brillante de Patricio Tabarez, con participación en TNA.

Con la intención de hacer un buen papel en el Provincial y pensando en reemplazar a Pato Tabarez comenzaron a llegar otros hijos pródigos: Leandro Hasenauer y Leandro Basterrica. Además, el arribo del experimentado pivote Walter Cricrí le dio una mano clave al juego interno, que consolidó al equipo con un año brillante; alcanzando una marca de 44 triunfos y 4 derrotas.

Todos esperan que el 2013 sea mejor y termine de reafirmar la base de un equipo que ya cumplió una parte, pero que quiere seguir haciendo historia y ser uno de los mejores de la Provincia.

 

 

 

 

Comentarios