Al final, trasladaron a Santino al Hospital Garrahan

El bebé prematuro dado por muerto al nacer fue derivado. Se trata de un traslado preventivo en el caso de que requiera tratamientos de mayor complejidad en el futuro.
miércoles, 19 de diciembre de 2012 · 00:00

Un día antes de cumplir un mes, Santino -el bebé prematuro que fue dado por muerto al nacer en el hospital Sanguinetti- fue trasladado al hospital Garrahan de la Ciudad de Buenos Aires.

El traslado se produjo el martes sin complicaciones, tal como confirmó a El Diario el secretario de Salud, Pablo Atchabahian. Según el médico, se trata de un traslado preventivo. En este sentido, aclaró que “hoy (por ayer) le están haciendo lo mismo pero es importante a futuro, en caso de que pueda llegar a necesitar una cirugía, por ejemplo”.

“No sabemos si va a necesitar una cirugía pero es importante no esperar a un momento crítico para el traslado”, aclaró Atchabahian. En la actualidad, el bebé sigue en estado crítico por su extrema prematurez aunque estable. Al momento del traslado había superado los 800 gramos de peso.

Cabe recordar que en los últimos días profesionales expertos del hospital Garrahan y de la maternidad Sor María Ludovica de La Plata que evaluaron la situación del bebé que nació con 25 semanas de gestación, habían desaconsejado el traslado, que había sido solicitado por la familia. 

No obstante, como explicó el secretario de Salud, “estos bebés son evaluados hora por hora” y en los últimos días se dieron las condiciones propicias para que el traslado se efectuara con los mínimos riesgos para el recién nacido. Fuimos trabajando lentamente y en los últimos días mejoró dentro de su estado muy crítico, apuntó el funcionario.

En cuanto al impacto que tuvo para la maternidad el traslado de Santino, Atchabahian contó que “hubo una sensación de duelo y pena en el personal, no querían que se vaya, se puso mucha energía en Santino”. “Después de todo lo que se dijo, eso hay que destacarlo”, agregó y remarcó que “la madre abrazada a todo el personal fue una satisfacción”. 

 

El caso

Santino nació el 18 de noviembre en el hospital Juan Sanguinetti del centro de Pilar con 660 gramos. Su madre, Gisele Franco, llegó al nosocomio en el sexto mes de gestación con fuertes dolores abdominales.

La joven fue atendida en un consultorio por la ginecóloga Stella Maris Villegas donde se precipitó el parto debido a un desprendimiento de placenta. La médica dio por muerto al niño, según la joven sin una previa revisación,  y éste quedó depositado en una chata junto con los restos de placenta.

El niño fue rescatado cerca de 15 minutos después por su abuela Viviana Miranda quien ingresó al consultorio por invitación de la ginecóloga y advirtió que el pequeño se movía. Santino fue atendido por una pediatra de guardia que le proporcionó los primeros cuidados, hasta que fue trasladado a la unidad de Neonatología del hospital Meisner de Presidente Derqui donde permaneció hasta ayer.

La ginecóloga que asistió el parto fue separada de su cargo al tiempo que desde el Municipio se le inició un sumario. Paralelamente, la familia interpuso una demanda penal contra el sistema de salud municipal por lo sucedido.


La frase 

“Hubo una sensación de duelo y pena en el personal, no querían que se vaya, se puso mucha energía en Santino”. Pablo Atchabahian.

 

 

 

Comentarios