Los Cerrillos de Pilar, defensa y seguridad contra los indios Pampas

En territorio pilarense se encuentran las ruinas de un fuerte del Siglo XVI. El lugar se utilizaría para seguridad y defensa contra los indios y fuerzas extranjeras. Algunos sostienen la importancia de preservar la zona.
domingo, 4 de septiembre de 2011 · 00:00

 

Vista del montículo mayor, rodeado ahora por la excavación  hecha para fabricar ladrillos (1984). Foto de Carlos Schávelzon. 

 

 

 

por Daniel Castro danielcastro@telviso.com.ar

 

En la lectura de libros de historia y en especial la local, existen variados hechos que para algunos son interesantes y para otros no tanto. Vamos a comentar los datos recopilados con relación al famoso combate de Corpus Christi, en 1536. Allí encontramos el primer comentario de un sitio que se encuentra desprotegido y a punto de perderse.

El libro escrito en 1916 de Paul Groussac, titulado “Pedro de Mendoza”, reedición 2009, en su capítulo “Primera Fundación de Buenos Aires” página 144, dice: “En la mañana del 15 de junio de 1536. Don Diego de Mendoza, habiendo salido del real, al mando de 300 soldados de infantería y 30 a 40 de a caballo, con intención de ir a castigar a los guaraníes de las islas, se habría encontrado de repente, y sin tener de ello el menor aviso, con todo un ejército de tribus coligadas y formadas en batalla “al otro lado del arroyo”, al que, sin duda para compensar la inferioridad del numero, ¡llevó el ataque metiéndose en un pantano! No menos inverosímil nos parece el que las parcialidades, pocas o muchas, cruzasen ríos y páramos para juntarse a cinco o seis leguas del campo enemigo, en espera de una salida incierta y que misma coalición tornaba más improbable.”

Continúa en su relato que don Diego de Mendoza se había adelantado a Ayolas para construir en la región de los guaraníes isleños 3 fortalezas.

Posteriormente Groussac, dice: “Acaso estuvieran ocupados en las primeras obras de defensas, trincheras y terraplenes (cuyos vestigios, según opinión de algunos, se encontrarían en los “Cerrillos del Pilar”), cuando los bárbaros, sin duda repelidos en recientes encuentros parciales, se presentaron en multitud que, por su número como por las armas esgrimidas, revelaba la presencia de nuevas tribus auxiliares.”

Cita a “Anales de la Sociedad Científica Argentina”, T. XIII, página 139, autor Enrique Lynch Arribalzaga, Los cerrillos del Pilar, Cf. Azara, Descripción, tomo II, página 30. “Tres días estuvieron allí registrando el campo y eligieron el sitio en frente de la capilla del Pilar, llamado hoy de los Cerrillos, para construir un fuerte… cuyas ruinas he visto.

En esta batalla de Corpus Christi, que para algunos ocurrió en territorio de lo que hoy es el municipio de La Matanza y otros dicen que fue en Lomas de Zamora, que murió don Diego de Mendoza, y sin duda como él, algunos de los hidalgos que allí sucumbieron, y entre los que se contaban Pedro y Luís Benavides, sobrinos del adelantado, los capitanes Medrano, Manrique. Se cuenta que Pedro de Luján, herido, fue a morir a orillas del río que de él tomó su nombre.

Entonces, la pregunta es ¿Dónde estaría ubicada la construcción del fuerte? Para ello veamos lo que dice Daniel Schávelzon en la revista Todo es Historia Nº 268 de octubre de 1989. “Las ruinas se encuentran ubicadas a unos 60 kilómetros de la Capital, y a só­lo 7 de Pilar, a menos de 1.000 metros de la ruta Nº 8, cerca del río Luján. Pasan por su cercanía dos ramales de ferroca­rriles, uno de ellos corta el fuerte por la mitad. El sector sur ha sido parcialmen­te destruido para construir casas enci­ma, el lado norte también, por lo menos alrededor de uno de los baluartes ya que se ha hecho una enorme excavación pa­ra fabricar ladrillos. Y si bien aún se po­dría salvar en parte, es mucho lo que se ha perdido para siempre.”

En otros párrafos expresa: “Pocos habían observado que en 1750 Bernardo de Nusdorffer había pa­sado por el sitio diciendo que “en 1671, por orden del gobernador José Martí­nez de Salazar, fueron quinientos in­dios y trabajaron e hicieron un fuerte en la otra banda del río de Luján, 10 leguas distante del Puerto de Buenos Aires”.

Poco después Félix de Azara escribía que “eligieron el sitio hoy llamado los Cerrillos; y construyeron el fuerte de tapias con su foso, cuyas ruinas yo he visto”. También en esos años Pedro Lozano escribió que “El presidente Salazar llamó quinientos soldados guaraníes que bajando prontísimos de nuestras reducciones, y acuartelados en el río de Luján, a distancia de diez leguas del puerto, se mantuvieron los dos meses últimos de 1671, y los dos primeros del siguiente, asegurando aquellos parajes, contra las avenidas de los bárbaros, que viendo penetrados sus designios, se re­tiraron al asilo de sus tierras”.

Schávelzon amplía variada bibliografia en su web www.danielschavelzon.com.ar, en la cual termina diciendo: “Como conclusión de esta descrip­ción del fuerte, nos queda el rescatar la amplitud de la visión hacia el futuro de Martínez de Salazar, capaz de establecer en fecha tan temprana un plan regio­nal de protección territorial. Por otra parte, los restos de los montículos de los baluartes y de los muros perimetra­les ya muy deteriorados. De todas formas, la situación de privilegio de este sitio, accesible por calles y a menos de 1.000 metros de una ruta nacional muy transitada, podría permitir la creación de un área histórico-turística de prime­ra categoría.

Excavaciones arqueológi­cas adecuadas podrían rescatar objetos a exhibir, que junto a maquetas, planos y documentos servirían para rescatar y poner en valor una parte importante y ya podríamos decir, única, en la región periférica del gran Buenos Aires.”

Hay un trabajo realizado por Felix Faustino Outes, quien estuvo en el lugar realizando su estudio en el terreno, que luego publicó en 1905.

Si en territorio pilarense se encuentran las ruinas de un fuerte del Siglo XVI con el nombre de los Cerrillos de Pilar, un lugar que se utilizaría para seguridad y defensa contra los indios y fuerzas extranjeras, se consideró esa zona como un punto de referencia importante para el cruce del río Lujan, también es importante recordar que muy cerca de ese lugar se instaló la posta de Pilar, sitio que conocemos como “Pilar Viejo”, pero eso ya es otra historia.

 

 

 

Plano levantado por Félix Outes en 1904 en el cual se observaban los cinco bastiones, la muralla de circunvalación y el tren que corta el conjunto por la mitad.

Comentarios