Cartas de lectores

miércoles, 15 de junio de 2011 · 00:00

 

Agradecimiento

 

Sr. Director:

Nos dirigimos a Ud. con el fin de pedirle la posibilidad de hacer público nuestro agradecimiento al Sr. Intendente Municipal Dr. Humberto Zúccaro por el apoyo que nos brindó el día sábado 11/06/11 para la realización de una jornada muy esperada en nuestra ciudad de Pilar, donde el tema desarrollado fue: Renovando nuestro interior con el Espíritu Santo.

Alrededor de 1.400 personas se dieron cita desde diferentes lugares de Pilar, San Fernando, Tigre, José C. Paz, Escobar, San Isidro, Florencio Varela  y otras localidades de la Zona Norte, de diferentes instituciones, pastores, obispos.

El invitado fue el pastor Ortega de la ciudad de Olavarría quien disertó sobre la necesidad de una renovación espiritual para una vida mejor y de servicio al prójimo. El evento se realizó en la Iglesia Centro Cristiano del Pilar, en Esteban de Luca casi colectora, cerca del Km. 50 de nuestra ciudad.

Nuestro agradecimiento al apoyo brindado por el intendente en la logística necesaria, como la limpieza de zanjas y arreglo de la calle de ingreso, el dispositivo de seguridad que desplegó en la zona con personal de la patrulla y de tránsito, una ambulancia a disposición, baños y sillas necesarias. Hicieron que quienes asistieron vean el compromiso del intendente con cada ciudadano y evento en Pilar.

Dada la expectativa y concurrencia estamos organizando una nueva reunión para este año con el único fin de acompañar a Pilar en su crecimiento.

 

Pr. Néstor G. Magi, DNI 17.030.370, Presidente Asociación Civil Desarrollar.


 

Enfático pedido de seguridad

 

Sr. Director:

A través de este medio quiero dirigirme al intendente Humberto Zúccaro. Soy un vecino del barrio William Morris de Del Viso, Partido de Pilar. El motivo de la presente es solicitar su intervención para que los responsables de la seguridad (la policía, la patrulla comunal, gendarmería), se hagan cargo de recorrer el barrio.

La inseguridad está a la orden del día, el menú es variado, hay drogadictos (consumiendo en la vía pública a plena luz del día), ladrones, vendedores de droga, lo que se dice unas joyitas.

La policía está todos los días haciendo los adicionales en la distribuidora Santa Elena pero, parece que no hay presupuesto, conocimiento o voluntad de saber lo que ocurre a 150 metros de la misma. Teniendo en cuenta que estos personajes son fácilmente reconocibles para la policía.

Hace dos años los vecinos hemos hecho llegar una denuncia al Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires y gracias a ellos y a la intervención de la DDI de Pilar se logró limpiar un poco la zona; lamentablemente la mugre regresó.

Resido a 14 km. de la Municipalidad del Pilar pero parece que fueran 14.000 años luz, porque  nadie (y tenga en cuenta que llevo radicado 25 años en este lugar) ha actuado en consecuencia para darnos seguridad a los vecinos (los que trabajamos honradamente y pagamos los impuestos).

En jurisdicción de la Comisaría 3ª de Pilar (casco de Del Viso) los patrulleros recorren la zona todo el tiempo al igual que la patrulla comunal. A mi barrio le corresponde la Comisaría 4ª de Pilar cuyo destacamento está en Alberti; y no se ve un patrullero ni por error.

 ¿Qué diferencia existe entre los vecinos que viven en Del Viso centro y periferia y los que vivimos a 10 cuadras? ¿Acaso no pagamos los impuestos como lo hacen los primeros? ¿Por qué no se administra al pueblo como un todo en lugar de fraccionarlo en base a la vieja división administrativa y jurisdiccional?

Yo fui baleado en la puerta de mi casa años atrás, llegando del trabajo, y tengo que verle la cara a quien me disparó todos los días; ya que la inacción de la Justicia y de la policía jamás detuvo al malviviente.

Yo no tengo custodia como tiene Ud. lamentablemente; y tengo que salir todos los días a ganarme el pan honradamente, mientras los delincuentes se pasean impunemente como si fueran los dueños del lugar.

Le ruego a Ud. que por favor revea esta situación, vivir como lo estamos haciendo en estos momentos es muy difícil y sé que con un trabajo mancomunado desde la intendencia y la comisaría los resultados serían más que satisfactorios.

 

Carlos Fabián Caffulli DNI 16.560.379.


 

Un cúmulo de quejas

 

Sr. Director:

A través de este medio quiero dirigirme al intendente Humberto Zúccaro. Resido en el Barrio William Morris, estoy franqueada por: la Delegación Municipal de Del Viso a unos 400 metros y por la Subdelegación William Morris a 500 metros. Es desesperante el abandono al que estamos condenados a vivir los vecinos del lugar.

Nulo mantenimiento de la vía pública, sin limpieza de las zanjas, sin recolección de poda, sin mantenimiento de alumbrado, quedando todas estas actividades a cargo  exclusivamente de los vecinos, quienes para eso pagamos puntualmente nuestros impuestos.

No mencionemos la cantidad de terrenos que están siendo tomados en la zona, con la consiguiente instalación de viviendas precarias, sin que primen la realización de un pozo de agua y pozo ciego, siendo arrojados los desperdicios fisiológicos a las zanjas por aquellos vecinos desaprensivos.

Hay terrenos de escasos 230 mts2 en los cuales viven 15 personas sin instalaciones sanitarias de ningún tipo. Las napas de agua “potable” están mucho más altas de lo que estaban hace 25 años atrás (cuando tomé la errónea decisión de radicarme en este pueblo), los pozos ciegos no dan abasto, rebalsan, a lo que estamos obligados a destaparlos cada 15 días. Dejemos también de lado los vecinos que bomba mediante y manguera arrojan los desechos de los pozos también a las zanjas.

Ud. es médico Dr. Zúccaro, no debo explicarle lo dañino de toda esta porquería flotando frente a nuestras viviendas. Es una vergüenza que quienes están al frente de la realización de las obras de agua potable y cloacas, sea la Cooperativa Telefónica de Del Viso y no el Municipio, trayendo esto aparejado, que las obras se realizan sujetos a la vieja división jurisdiccional de Del Viso (desde Ruta 8 hasta la calle Oliden era Partido de San Miguel, hoy Pilar;  desde la calle Oliden hacia Panamericana, era y es Partido del Pilar) y las obras que están llevando cabo la gente de la Cooperativa, están circunscriptas desde ruta 8 hasta la calle Oliden. Quienes tenemos la desventaja de vivir a metros de la calle Oliden en dirección hacia Panamericana, nos vemos excluidos de estos beneficios tan necesarios en la zona.

Los numerosos reclamos presentados en la Subdelegación Municipal de William Morris, no son tomados en cuenta, la Delegación Municipal de Del Viso, por un tema jurisdiccional no nos toma dichos reclamos, el Municipio sólo se acuerda de nosotros cuando nos tiene que cobrar los impuestos o 45 días antes de las elecciones cuando envían a un grupo de desocupados (beneficiarios de planes sociales) a blanquear cordones, postes y árboles, como si con blanquear se subsanara la deficiencia estructural de la zona.

Los delegados municipales se limitan a pasar la pala mecánica para nivelar la calle, traer tierra, rellenar, jamás. Ponen caños en los cruces de calles como si mágicamente  el agua de las zanjas corriera con voluntad propia o venciera  la ley de la gravedad.

Dr. Zúccaro, la zona fue recategorizada; nos bajaron los impuestos, pero ante mi horror he descubierto que ya no somos zona residencial, sino zona B, de segunda. Las viviendas se han desvalorizado una barbaridad, lo que conlleva que tenga numerosas dificultades a la hora de poder mudarme.

Hemos perdido la poca vida social que teníamos, precisamente porque me avergüenza el tener que exponer a mis amigos y familiares a que vean y convivan con tanta mediocridad y retraso urbano y humano. El grueso de los frentistas no tiene veredas hechas, y aquellos que sí cumplimos con esa normativa municipal, tenemos que estar luchando para que no nos rompan o roben los baldosones.

Tener que caminar los doscientos metros que separan mi casa de la ruta 26 los días de lluvia es toda una odisea, ni hablar de las docentes, padres y alumnos que trabajan y asisten al Jardín de Infantes 907 “Luis Lagomarsino”, caminan esas tres cuadras con el barro hasta el cuello: sin veredas, sin mantenimiento de las calles, las zanjas saturadas, es toda una travesía llegar al jardincito.

Lo invito, de corazón, a que comparta nuestra casa y nuestra experiencia de vida durante una semana y se dará cuenta de que aquí más que vivir, se sobrevive. Aprovecho la oportunidad para solicitarle una entrevista.

 

Marcela de los Santos DNI 17.565.743

Comentarios