Quién es Villa Jumbo, la pandilla que atemoriza a los estudiantes

Se trata de adolescentes que en su mayoría practican artes marciales. Son protagonistas de casi todas las peleas a la salida de las escuelas. Para entrar, el aspirante debe golpear a alguien sin motivo.

martes, 1 de noviembre de 2011 · 00:00

 

Integrantes de Villa Jumbo. Así se muestran los jóvenes en Facebook.

 

Sus ataques violentos a la salida de los colegios fue el tema principal de las dos reuniones de este año, de padres y autoridades, que impulsan los corredores seguros.

Se trata de una especie de pandilla, autodenominada Villa Jumbo. Sus integrantes están identificados: son menores de edad que, en su mayoría practican kick boxing o alguna otra arte marcial e incluso compiten en esa disciplina. Pero lejos de respetar el espíritu del deporte, utilizan sus habilidades para atormentar a otros alumnos y ser conocidos por su violencia.

Entre las denuncias contra estos menores existen casos de chicos brutalmente lastimados, con fractura de tabique nasal y demás heridas de consideración, entre otras lesiones. Incluso los padres aseguran que sus hijos temen ir al colegio o salir con amigos a causa de esta patota, que hasta ahora tuvo un aliado fundamental, la impunidad.

Pero su principal estrategia, que los hace inmunes a la ley, podría terminarse con la intervención de la Fiscalía de Menores a cargo de Paula Romeo, quien participó de la última reunión de padres y autoridades, el sábado pasado, y prometió tomar cartas en el asunto.

Los denunciantes son menos que las víctimas. En la mayoría de los casos por miedo a represalias. Hay madres que contaron haber querido intervenir ante las agresiones y fueron insultadas, desafiadas y amenazadas por estos adolescentes.

Incluso la mamá de una víctima, apuntó a la madre de uno de estos adolescentes con quien habría intentado dialogar, para ponerla al tanto de lo ocurrido y la trató del mismo modo que lo había hecho el joven violento.

Al mismo tiempo, los padres aseguran que uno de los miembros de esta pandilla, es hijo de un oficial de la policía.

 

Reclutamiento

Como si fuese una película estadounidense con pandillas que se adueñan de un barrio, los relatos de las víctimas de los adolescentes de Villa Jumbo -nombre autoimpuesto para diferenciarse de otros barrios ubicados en las cercanías del hipermercado, en el ingreso a Presidente Derqui- cuentan cómo estos vándalos reclutan violentos.

Para pertenecer a la pandilla, parece que no es requisito fundamental vivir en el mismo barrio, sino ser un adolescente violento o pretender serlo, pasando la prueba de fuego para ser aceptado.

“Si querés entrar tenés que pegarle a alguien, no importa si tenés o no motivos. Ellos te miran mientras vas y le pegás”, contó un adolescente, de su misma edad, que conoce a los integrantes de la pandilla y prefirió no revelar su identidad por obvias razones.

En tanto, entre los adolescentes de los distintos colegios, se conoce el miedo por cruzarse con esta patota, que aseguran, “siempre andan en grupo y si te defendés con uno te pega el resto”.

Además, cuentan que ya no es sólo cuestión de cuidarse de no cruzárselos a la salida del colegio o en el contra turno de Educción Física, sino que también suelen estar por el tanque de agua, en el ingreso a la ciudad o en el Kilómetro 50. “No podes ni ir al cine tranquilo, tenés que estar atento  de no toparte con ellos”, señaló el mismo adolescente, que contó: “buscan lío si los mirás, si les pasás cerca, si te reís, por lo que sea, ellos siempre tienen un motivo para pegarte”.

 

Red

La red social Facebook es una de las herramientas utilizadas por esta pandilla para intimidar o amenazar, incluso le dan el mismo marco de impunidad con el que ellos se mueven. Desde dar aviso en qué lugar será la próxima riña o contra quién pelearán y se burlan de la policía y las autoridades a través de ese medio.

“Copamos la esquina de la plaza y la policía no sabe qué hacer”, se lee en su muro o también: “si pintan los guantes Villa Jumbo tiene aguante”.

Hasta suben videos de sus peleas en torneos de kick boxing, donde tienen rango avanzado, lo que confirma las denuncias de las víctimas y sus padres, de que con  estas prácticas los jóvenes, “tienen un arma, la cual utilizan en contra del resto de los adolescentes”.


Intervención

Con su presencia en la reunión del sábado último, la fiscal de menores, Paula Romeo, llevó tranquilidad a los padres de las víctimas asegurando que tomará cartas en el asunto para frenar a estos adolescentes.

La mujer aseguró que citará a los padres de estos chicos violentos e incluso aseguró que de ser necesario, los adolescentes y sus padres se entrevistarán con psicólogos e incluso se les haría un seguimiento de la familia y sus actividades educativas y deportivas.

 

Comentarios