La historia del telégrafo y el teléfono en Pilar en el Siglo XX

En 1881 se asignaron fondos para las oficinas telegráficas para el distrito. Hasta 1969 los teléfonos necesitaban de una operadora. En aquel entonces había 254 abonados al servicio.
domingo, 2 de octubre de 2011 · 00:00

 

Central telefónica de Pilar que funcionó hasta el año 1969.

 

 

 

por Daniel Castro danielcastro@telviso.com.ar

 

El telégrafo fue un pionero en los medios de comunicación en la Provincia de Buenos Aires. Definición de telégrafo: dispositivo de comunicaciones por medio del cual se pueden enviar mensajes a la distancia, usando originalmente un cable. La radiotelegrafía utiliza ondas de radio. Etimológicamente la palabra viene de “tele”, que en griego significa lejos, y de “graphein” que quiere decir escribir. El inventor del telégrafo eléctrico fue Samuel Morse en 1833.

Hecha esta introducción es importante recordar que el 5 de agosto de 1874 el presidente Sarmiento inauguró las comunicaciones a través del cable telegráfico trasatlántico.

A fines del siglo XIX, por la ley de 1879 denominada Presupuesto del Telégrafo del Estado, se asignaba autorización para invertir en la Oficina de Pilar con destino para un telegrafista, un mensajero y gastos de oficina.

También se menciona durante la gobernación de Carlos Tejedor, que pasaba el telégrafo en las localidades de Mercedes, Carmen de Areco, Salto, Rojas, Pergamino, San Nicolás, Rosario, Nueve de Julio, Junín, Chacabuco, Capilla del Señor, San Antonio de Areco, Arrecifes, Giles, Navarro, San Justo, Cañuelas, Monte, Saladillo, 25 de Mayo, Oficina de Alvear, Tapalqué, Azul, Quilmes, Ensenada, entre otras.

Dos años más tarde, en 1881, la ley de presupuesto asigna fondos para las oficinas telegráficas de Pilar destinados a un telegrafista y mensajero y para el alquiler de una oficina telegráfica. Esto fue en marzo de 1881 a través del interventor federal Juan José Romero.

 

El teléfono

La Comisión Nacional de Comunicaciones destaca que la primera comunicación telefónica se obtuvo en el año 1876 en Estados Unidos, en la ciudad de Boston. Dos años después, en nuestro país, se realizaron los primeros ensayos de comunicación telefónica con aparatos construidos en Buenos Aires.

La explotación del servicio con carácter permanente y comercial se inició en el año 1881 cuando en la ciudad de Buenos Aires se concedieron las primeras autorizaciones para la instalación de teléfonos a tres empresas extranjeras; dos europeas y una norteamericana.

El primer teléfono fue instalado en la residencia particular del entonces ministro del Interior, Bernardo de Irigoyen; el segundo en la residencia del presidente de la Nación, Julio A. Roca; y el tercero en la casa del presidente de la Municipalidad, Marcelo T. de Alvear. Hubo que esperar hasta 1929 para conseguir el primer enlace telefónico entre Argentina y Europa.

En la ciudad de Pilar se encuentran muchos acontecimientos que se realizaron con la intención de mejorar la calidad de vida de sus habitantes, podemos agregar uno más que es el edificio que se ubica en la calle Independencia y Víctor Vergani, un hecho ocurrido hace más de 55 años.

A través del Decreto Ley Nº 11037 (4-07-1956) se aprobó, durante el gobierno de facto del Interventor Federal (gobernador) Coronel Emilio Bonnecarrere, lo solicitado por el comisionado municipal de Pilar, Leandro A. Finochietto, a través de un decreto-ordenanza.

En aquellos momentos la conocíamos como ENTEL, era una empresa del Estado Nacional creada el 13 de enero de 1956 con el nombre Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTEL) para que preste servicios telefónicos, telegráficos y radiotelefónicos en forma conjunta. Después de 34 años se privatizó el servicio y quedó sujeta a concesión. Cabe recordar que en décadas anteriores a 1990, en aquella época las casas o departamentos que contaban con teléfono aumentaban varias veces su valor de tasación por su escasez. Esto ocurrió durante varias décadas hasta su privatización.

Como central no automática funcionó hasta fines de 1969, es decir, hasta esa fecha se necesitaba de una telefonista para intercomunicar. Había 254 abonados. Para llamar a la oficina del Jefe Regional de la Secretaría de Comunicaciones había que marcar el número telefónico 298. Abarcaba su alcance aproximadamente 5 cuadras alrededor de la plaza. Entre sus abonados podemos ver en el libro de Gustavo Urroz, “Mi Pilar de los 60” en página 158, a la Sociedad Industrial Textil SIT, Hidalgo Sola y Cia SA, Fábrica Militar de Materiales Pirotécnicos, Banco del Oeste, Telégrafo de la Provincia de Bs. As. e Irigoin Juan y Cia SRL, entre otros.

El decreto-ley dice: apruébese el decreto-ordenanza dictado por el comisionado municipal de Pilar, con fecha 7 de mayo de 1956. Se transfiere a título gratuito a la Empresa Nacional de Teléfonos y con cargo de construir en el mismo un edificio destinado a los servicios telefónicos automáticos, un terreno de propiedad municipal de la planta urbana de Pilar, ubicado en la intersección de las calles Mayor Víctor Vergani e Independencia”, donde se aclara la nomenclatura catastral.

A algunos le vendrá a la memoria la otra empresa estatal ligada a esta y que funcionaba en el mismo domicilio,  ENCOTEL (Empresa Nacional de Correos y Telégrafos), pero eso ya es otra historia.

 

 

Comentarios