Chiquito recuperó el poder

Ezequiel Zárate volvió al triunfo y con un contundente nocaut. En apenas 40 segundos, venció a Ricardo Ponce en Bragado. “Es el primer pasito de una nueva racha”, se ilusionó el pilarense.

martes, 18 de octubre de 2011 · 00:00

 

Chiquito Zárate volvió a la victoria después de 5 derrotas entre los Pesados.

 

No hay mal que dure 100 años, ni racha que no se corte. Ezequiel Zárate necesitó apenas 40 segundos en la noche del sábado para reencontrarse con el triunfo y empezar a enderezar su carrera dentro de los pesos completos del boxeo argentino.

El púgil de Villa Verde tuvo una presentación fulminante en el gimnasio del Club Millonarios de Bragado frente al representante de Tortuguitas, Ricardo Ponce.

Con un par de combinaciones, buscando la zona baja de su oponente, encontró la definición por nocaut antes del minuto de combate.

Así, Chiquito recuperó parte de su grandeza. Cortó una nefasta racha de 5 derrotas consecutivas, que habían hecho peligrar su licencia profesional. Además de tenerlo contra las cuerdas en cuanto a su continuidad en la actividad.

Sin embargo, perseverante y con objetivos renovados, Ezequiel dejó de apuntar a los grandes desafíos. Quiere escalar otra vez en el mundillo de los puños y con Ponce encontró un rival a su medida.

Con antecedentes de ser un rival resistente, pero de pocas victorias (2 y 4 derrotas), este inexperto oponente fue presa fácil de la potencia de Zárate.

Dada la ansiedad del pilarense por sacarse de encima la mala racha, no hubo espacios para el round de estudio, ni la paciencia.

Chiquito salió al ring a plantarse como dominador de las acciones y a proponer rápidamente el cruce.

Arrancó buscando la zona alta, y cuando Ponce descuidó la zona baja, llegó la combinación de dos manos consecutivas que lo dejaron en la lona y sin poder volver.

Fue nocaut en el primer asalto y una bienvenida a los primeros planos para un Chiquito que está en el tramo de recuperación del terreno perdido.

Volver a empezar. “Es algo espectacular que me está pasando. Es el primer pasito de una nueva racha que quiero tener”, le contó ayer Ezequiel a La liga Radio por FM Plaza 92.1.

“Venía de un par de derrotas y por eso fui mentalizado a traer el triunfo desde el primer segundo que subí al ring. Quería ganar como sea”, describió de su ansiedad.

“El rival era duro, pero entraron dos manos a la zona hepática y no se pudo recuperar”, señaló.

Chiquito aprovechó para alabar el trabajo de su nuevo entrenador, Juanjo Navarrete, con quien trabaja desde hace 2 meses. “Me está inculcando muchas cosas. En los entrenamientos, en los guanteos, estamos trabajando nuevas cosas”, aclaró.

“Yo no soy de buscar la zona baja. Me inculcó que las manos duelen más abajo, que arriba. Fueron dos manos durísimas que poco uso. Son herramientas nuevas que estoy aprendiendo y las estoy usando”, argumentó.

En cuanto a la pelea con Ponce, Zárate describió al nocaut así: “Empecé punteándolo y buscando la derecha fuerte arriba, para que levante la guardia. La segunda y tercer combinación fue abajo. Me quedó la zona hepática libre, entraron dos manos durísimas y no se pudo recuperar.”

La buena impresión que causó el pilarense en Bragado, le abrió las puertas para una nueva presentación el 18 de noviembre, donde nuevamente será el semifondo, con rival a confirmar.

“Hay que estar bien de la cabeza. Estoy muy tranquilo y pensando en mi familia. Otro boxeador hubiera colgado los guantes. Pero las 5 derrotas que tuve son experiencia. Necesitaba volver al triunfo”, sentenció Ezequiel.

“Necesitaba una victoria, ya la cumplí. Tengo una nueva presentación en noviembre y en diciembre me gustaría volver a Pilar a traerle un título a mi gente”, se ilusionó.


405 días

fueron los que pasaron para que Ezequiel Zárate vuelva a levantar los brazos en un combate de peso completo válido por la Federación Argentina de Boxeo (FAB). Chiquito, que había perdido el invicto en una recordada velada en el Club Peñarol con Fabio La Mole Moli, en mayo de 2010, luego vencería a Miguel Ángel Morales el 4 de septiembre.

Desde allí, acumularía 5 derrotas consecutivas, que ponían en peligro su licencia como profesional. Pero en Bragado recuperó la senda triunfal y vuelve a estar en carrera hacia la cumbre del ranking argentino.

 

Full Contact mundial

Ezequiel Zárate tiene al boxeo como meta principal en su carrera deportiva, pero mientras tanto, sigue mirando de reojo al full contact y contó que está muy cerca de una chance internacional.

“Voy por el título del mundo”, lanzó en La liga Radio. “Lo quiero hacer para diciembre, si no se superpone con el boxeo”, aclaró.

“Se abrió una plaza en Villa Gesell en el verano. Son todas cosas que están charlándose. Pero primero quiero reencauzar mi carrera en el boxeo, porque sé que me sobran condiciones para estar ahí arriba”, subrayó.

Comentarios