Cartas de lectores

viernes, 14 de octubre de 2011 · 00:00

 

Agradecimiento al intendente

 

Sr. Director:

A través de este medio quiero dirigirme al intendente Humberto Zúccaro pata contarle de algo que no sé si se acuerda todavía. Cuando  yo vivía en la calle Lanín 1272 a media cuadra de Zeballos.

Recuerdo que esa media cuadra era sólo de barro, no se podía salir en esa media cuadra. En ese momento yo tenía un contacto director con el Dr. y le comenté las necesidades de los vecinos y mías, por supuesto, por el tema del barro.

El Dr. me dijo “negra, mañana a las 8 de la mañana te mando las máquinas y todo lo necesario para arreglar las calles”.

Yo muy dentro de mí dije “qué va a mandar” y esto me quedó como una anécdota. Y el doctor me tapó la boca a mí y a los vecinos de la cuadra que yo tenía en esa época.

Al otro día, a las 7.50 horas las máquinas, los trabajadores, que les agradezco, y los camiones con tosca.

No sé si Humberto se acuerda de esto pero yo no me voy a olvidar nunca, porque nadie hizo lo que hizo él.

Ahora ya no vivo ahí, pero igualmente donde vivo el mandó a arreglar las calles. No vivo sobre barro pero el costado de mi casa era sólo barro y hoy está entoscado.

Sólo quería hacer este comentario porque nunca me pasó con ningún intendente como me pasó con él.

Gracias Dr., aunque hoy esté lejos suyo, gracias. Le mando un beso enorme y siga trabajando así.

 

Acevedo Blácida, DNI 17.048.231


 

“El conventillo de la Paloma”

 

Sr. Director:

A través de este medio me dirijo al Sr. Gerardo Taroni, director de “El conventillo de la Paloma”, para agradecerle la oportunidad que nos ha dado de poder asisitir a la presentación de dicha obra.

Me pareció excelente la puesta en escena, las actuaciones, el decorado, la iluminación, etc., etc.; etc., pero sobre todas las cosas, lo más evidente fue la dedicación, el amor y el esfuerzo que cada uno de los integrantes del elenco, dejó sobre el escenario.

¡Genbiales! El Tano, el director de la orquesta y Los Gallegos, nos han hecho reír y disfrutar de momentos muy agradables, que es bueno tenerlos de tanto en tanto.

Gerardo, qué bueno que retomaste esta pasión y que bueno también que la compartas con los pilarenses, tu gente.

A Hilda, tu hermana, dile que tiene toda la razón, al ver en tu personaje al padre de ambos, esa luz se lleva en los genes y esa es la escencia que daja tu paso por las tablas del querido teatro Lope de Vega.

Gracias Sr. intendente y gracias María del Carmen por permitir que nos deleitemos con este tipo de eventos.

 

Alicia Beatriz Pérez, DNI 6.385.121


 

“El conventillo…” II

 

Sr. Director:

Felicitaciones por la tan bien lograda obra teatral, el sainete de Alberto Vacarezza, “El conventillo de la Paloma” bajo la dirección y actuación de Gerardo Taroni como Miguel, el personaje que más me gustó y más me hizo reír, saber un poco de qué se trata la obra también ayuda a disfrutar de ella. Los actores pilarenses -algunos de trayectoria y otros novatos o aficionados- fue el condimento que dio color a la misma dando vida a los distintos personajes.

Durante mi dirección en el Museo Histórico “Alcalde Lorenzo López” en el calendario de actividades que presenté a principio del año en curso propuse esta obra, en otro género, un unipersonal bajo la dirección y la actuación de un actor grotesco, obra que pude apreciar en un curso sobre los Barrios Porteños en la Defensoría de Buenos Aires.

¿Qué tendrá que ver esta obra con el Museo Histórico de Pilar?

La temática tiene que ver con la fecha para la cual estaba programada su presentación, según mi calendario, para “el día del Inmigrante”.

Pilar está poblado por descendientes de inmigrantes, principalmente españoles e italianos, venidos de las diferentes provincias del interior que seguramente se sentirán identificados con algunas de las costumbres de la época en esta obra, transmitidas de generación en generación, de abuelos a padres y de padres a hijos.

Un detalle divertido era la forma de hablar de los inmigrantes, realizado muy bien por los actores, donde se mezclaban las palabras del país de origen con el castellano hablado en Argentina, como lo hacían los italianos hablando en cocoliche.

La puesta en escena muy buena, faltaron las macetas con plantas en el patio, el patio era el lugar donde se desarrollaban toda la vida social y doméstica en el conventillo.

Estas casas con patio central fueron transformadas en conventillo. Luego que fueran abandonadas por sus dueños para trasladarse a otra zona durante la fiebre amarilla acaecida en Buenos Aires, después compradas muy baratas y puestas sus piezas en alquiler, donde un encargado se hacía cargo del inquilinato, este personaje en la obra se llama Miguel.

Otro detalle que no se ve por ser esta una obra teatral, pero sí se observa en la película de cine (1936) la única habitación que, además de la ventana al patio, posee una puerta con salida al exterior es la de la “12 Pesos” como llamaban a Paloma, la pileta para lavar la ropa y el baño eran de uso común.

Muy bueno el despliegue de actores, vecinos, cantantes, bailarines, niños y jóvenes, vestuarios y peinados.

 

Mónica Alicia Bustamante.

 

Comentarios