Cartas de Lectores

miércoles, 14 de abril de 2010 · 00:00

Villa miseria

 

Sr. Director:

Me siento obligado a transmitir mi perspectiva en función de que juntos tomemos conciencia que tenemos un gran problema y que no tenemos más remedio que enfrentarlo.

Nos han inculcado nuestros políticos una gran mentira que se ha arraigado tanto en nuestra forma de percibir la realidad que constantemente nos cierra los ojos o nos aparta la mirada.

Nos han hecho creer que la pobreza es en esencia indigna, que el que la padece se desprende automáticamente de todos los derechos atribuibles a cualquier alma. En desalmados nos convertimos cuando permitimos que se cometan injusticias en nuestras narices y actuemos como incapaces de cambiar algo. Peleemos entonces por viviendas dignas para quienes más lo necesitan.

El hacinamiento de personas en alta precariedad, la insalubridad en espacios tan reducidos como cuando se habita en una villa miseria es un ataque directo a la dignidad humana, y en la mayoría de los casos ante tanta violencia se encuentra como único camino responder de la misma manera o aún más violentamente.

En la ciudad de Pilar se está produciendo una gran metamorfosis en nada ajena a los políticos de turno. Son casi 200 familias por semana que se instalan en cualquier pedazo de tierra ocupable cometiendo delito de usurpación y en condiciones de altísimo riesgo socio-sanitario, poniendo en riesgo su vida y la de los vecinos.

Desde el año 2007 recurrimos insistentemente por medio de expedientes municipales (1139/07, 6874/08, 7009/09) a las autoridades, para que juntos podamos resolver este problema. Las respuestas sólo demostraron la incapacidad de quienes decían hacerse cargo del tema y la negación constante de una entrevista con el intendente Dr. Zúccaro, que por acción o por omisión, hoy es el único responsable de que se instale la primera villa miseria en Pilar.

Lamentablemente por el momento no tengo más remedio que informarlos que la inoperancia y la desidia de quienes deberían velar por la seguridad de todos los pilarenses hoy a dado lugar a la formación de esta villa, a la que propongo que inauguremos y llamemos “Villa Miseria Zúccaro 2010”, y ahí sí que contaremos con la presencia del intendente, contento por los nuevos votos-vecinos de Pilar.

 

Alberto Roncoroni, DNI 16.823.701


 

 

Advertencia

 

Sr. Director:

Escribo esta carta a los vecinos de Pilar, específicamente a los del barrio Agustoni. Mi hijo de 2 años tiene que ser operado del corazón el 6 de mayo en el Hospital Sor María Ludovica de la ciudad de La Plata, por una malformación congénita.

Me enteré que hay gente que está haciendo eventos en nombre de mi bebé. Ya se hizo un campeonato de fútbol y un bingo en nombre de él. Les quiero decir que fueron estafados ya que la operación es gratis y todo lo que a mi hijo le falte corre por mi cuenta, como lo hice durante estos dos añitos que tiene. Nunca le faltó nada, siempre me hice cargo de todo.

Les pido, si quieren ayudar, hagan cadena de oración. Desde ya muchas gracias.

 

Emiliano González, 34.372.128


 

 

Sin veredas

 

Sr Director:

Resulta decepcionante ver cómo por un lado se están haciendo los asfaltos en algunas calles de Pilar, por ejemplo en barrio Agustoni, pero nada se hace para que la gente pueda caminar por veredas aceptablemente consolidadas. En San Alejo, hay tanta gente caminando por la calle Penna que se dificulta el tránsito de los autos, como también pasa en la calle Paraguay. A veces la inacción oficial nos deja perplejos, porque tal vez estamos esperando otra cosa. Pero somos pocos y nos conocemos. Debería no alarmarnos esto. Se entregaron casi doscientas casas en San Alejo y no se hicieron escuelas, ni Jardines de infantes, ni una plaza de esparcimiento. Se hace el asfalto y no hay veredas. Pruebe a venir desde el híper en ruta ocho hasta la ciudad: tiene que caminar por la ruta. Se pintaron de amarillo las veredas vedadas al tránsito, y se permite estacionar de los dos lados.

Se ha incrementado la cantidad de agentes de tránsito y ellos de motus propio deciden si labran el acta de infracción o no, según el conocimiento que tengan con el infractor. Sin contar que están de a dos alrededor de la plaza y a pocas cuadras se violan las normas de tránsito sin ningún miramiento. Prevención se ocupa de trasladar a sus agentes al domicilio propio, y no puede ayudar a prevenir reyertas entre los jóvenes de las escuelas céntricas, que intentan agredirse por cualquier motivo. Así estamos hoy, pobre de nosotros el año que viene que es de campaña electoral. Estaría bueno que alguien deje su impronta en este ejercicio. Es preferible pecar por ejecutivo que por ineficaz. Es en el balance de los aciertos y los errores donde se juzga el verdadero valor de una gestión. Y no en la falta de errores de quien no pudo tener aciertos.

 

Ramón Ponce

 

 

Comentarios