“La Iglesia está dando respuestas pero nos falta más marketing”

El sacerdote Jorge Ritaco reemplaza desde el domingo a José Ramón de la Villa. Considera que debe trabajarse en la promoción social más que en la ayuda. Y apuntar a la caridad más que a la solidaridad.
martes, 2 de marzo de 2010 · 00:00

El obispo Sarlinga ofició la misma del domingo, donde fue presentado Ritaco (der.).

 

 

Horas después de la misa del domingo último celebrada por el Obispo Oscar Sarlinga, que lo consagró como nuevo párroco de Pilar en reemplazo del saliente José Ramón de la Villa, el sacerdote Jorge Ritaco le concedió una entrevista a El Diario.

El religioso nació el 16 de diciembre de 1961 y fue ordenado el 27 de diciembre de 1986 por el primer obispo de la Diócesis de Zárate-Campana, monseñor Alfredo Mario Espósito Castro, recientemente fallecido.

En los últimos años, Ritaco se desempeñó en una parroquia de la localidad de Baradero. Antes de partir hacia allí, desarrolló hasta fines de los 90 su acción pastoral en Villa Rosa.

 

-Al volver al partido de Pilar después de 12 años a desarrollar su acción sacerdotal, ¿cuáles son los cambios más notorios que observa?

-Lo más llamativo es que Pilar ha crecido de una manera impresionante y eso requiere de una mayor presencia de la Iglesia. Gracias a Dios, estamos creciendo en vocaciones sacerdotales. Este año ingresaron 10 seminaristas en la diócesis así que tenemos mejores perspectivas a futuro. Que más jóvenes empiecen a plantearse la vocación ya es muy importante.

-El crecimiento de Pilar que usted destaca también ha generado una mayor desigualdad. ¿Cuál será la acción de la Parroquia frente a ese escenario?

-La Iglesia tiene que llegar a todos, a los ricos y a los pobres. A los ricos para que sean más generosos, y aprendan no sólo a dar sino también a darse; y a los pobres para trabajar en pos de la promoción humana. Somos muy solidarios en el dar, pero la caridad es mucho más exquisita que la solidaridad y tenemos que apuntar a eso. La caridad tiene mucho más que ver con lo trascendente, implica no sólo dar sino también darse y compartir.

 

-¿Cuáles serán sus objetivos y sus prioridades en la misión que inicia en Pilar?

-Siempre recuerdo que las Hermanas de Santa Marta cuando llegaron a Derqui estuvieron muchos años conociendo la realidad del lugar y recién después empezaron a hacer, y concretaron el hogar de niños y el dispensario. Como decía Santa Teresita, la cuestión no es hacer cosas extraordinarias sino hacer extraordinariamente bien las cosas. Además, tenemos como misión dar respuestas desde el Evangelio a situaciones de la vida, y apuntar a la promoción humana y no sólo a ayudar.

 

-¿Qué destaca de la labor que se vino realizando en la Parroquia en los últimos años?

-Desde la Parroquia se ha dado mucha respuesta. Una Parroquia que tiene tres colegios (en San Alejo, La Pilarica y Pilar) da una respuesta muy importante desde el punto de vista de la promoción humana, porque los chicos y jóvenes deben estar contenidos y acompañados para lograr una formación integral.

 

-¿Considera que la Iglesia hoy está cerca de las verdaderas necesidades de la gente, o hay alguna autocrítica para hacer?

-Lo que sucede es que la Iglesia trabaja silenciosamente y no tiene mucha prensa. En los titulares de los diarios leemos ‘un joven mató a…’. Pero cuando 70 jóvenes de Pilar van, como fueron, a misionar y a pasar fin de año a Villegas, lejos de sus familias, y comiendo fideos, polenta y arroz en la noche de Año Nuevo; eso no constituye el título de ningún diario y son acciones de la Iglesia. La Iglesia está dando respuestas, pero por ahí no las respuestas mediáticas que otros esperan; nos hace falta más marketing (risas).

Comentarios