Treise se quedó sin Desafío

Peñarol superó a Quimsa 76-63 en el duelo que enfrentó al campeón de la Copa Argentina con el del Súper 8. Jony jugó un discreto cotejo y anotó 7 puntos, además de sumar 4 rebotes y dar 4 asistencias.

19 de marzo de 2010 - 00:00

Peñarol de Mar del Plata venció 76-63 a Quimsa de Santiago del Estero y obtuvo la Copa Desafío (que enfrentaba al ganador del Super 8 y de la Copa Argentina) en el partido pendiente de la 12ª fecha de la segunda fase de la Liga Nacional de Básquet.

Sin el lucimiento de sus líderes habituales, el elenco de Sergio Hernández logró sacar diferencias recién en el último cuarto. La figura del partido fue Martín Leiva con 30 puntos y 14 rebotes. En el conjunto santiagueño se sintió la ausencia de Román González por lesión.

Además, Jonatan Treise no pudo ser el sostén y líder de La Fusión como los últimos encuentros y eso lo sintieron.

El base pilarense culminó su tarea con 7 unidades (2-7 dobles y 1-3 triples), además de conseguir 4 rebotes y dar 4 asistencias en 27 minutos.

Desde el inicio se destacó Leiva con gran despliegue en los dos canastos (13-4), pero Quimsa respondió con un parcial 9-0 de la mano de Mázzaro y Brown (13-15). Además Treise tuvo buenos pasajes y Dionisio Gómez aprovechó sus chances para lograr cierta superioridad de la visita (17-22).

La defensa que planteó Quimsa en el segundo cuarto complicó a Peñarol que sólo podía lastimar a través del trabajo de Leiva (19-25). Pero Hernández recurrió a los relevos y el local reaccionó con la frescura de Campazzo y la actitud de Vega para retomar el liderazgo (42-33).  

En el tercer cuarto, el equipo milrayitas arrancó con bajos porcentajes y, en contrapartida, creció la figura de Mázzaro en el goleo de un Quimsa que se mostró más decidido. Además Dionisio Gómez comenzó a gravitar en la ofensiva visitante (47-50) aunque siempre se mantuvo regular el aporte de Leiva para establecer la paridad (51-51).

En el último período, Peñarol pareció despertar con un invalorable aporte de Mata y Campazzo sumado a la gran noche de Leiva. En una ráfaga inesperada, el local sacó 13 de luz (69-56) y pudo quebrar a su desgastado rival. Aunque no brillaron sus principales figuras, Peñarol logró concretar una victoria clave que lo deja a un paso de asegurarse el número 1 y le permite sumar otra copa a sus vitrinas.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar