“El primer día de clase”

domingo, 28 de febrero de 2010 · 00:00

Año 2009: 4º Grado C. Escuela Nº 26, situada en  Belgrano e Independencia. En la fotografía vemos a Milagros Agustina Guevara en su primer día de clase junto a su seño Marcela.

 

 

De punta en blanco y con aquella bermuda-pantalón típica para vestir a los jovencitos que como yo, se estaban insertando en la sociedad pilarense de entonces, con un guardapolvo almidonado y reluciente por lo nuevo, salía ansioso de casa.

De la mano de Paca, mi madre, con un cuaderno y algún lápiz recorría el camino hacia la Escuela Primaria Nº 1, en aquel histórico comienzo de marzo de no sé qué año, para que fuera mi primer día de clase.

Dejar mi hogar, la calidez de mi madre reemplazada por la vocación formativa de mi primera maestra, mi segunda mamá como se decía por entonces, y un grupo de compañeros que alguna fotografía deteriorada por el tiempo me deja recordar.

Manos ansiosas de niño que se apretaban a las de mi madre en una armonía singular entre nervios y sudor, por su forma de caminar, y tejían la desesperación de la separación que venía… quedaría sólo con la maestra y mis numerosos compañeros en un aula de aquel edificio enorme frente a la plaza 12 de Octubre de mi Pilar.

Un gran pizarrón negro, varias tizas blancas y una fecha que se escribía con trazos caligráficos señalarían mi primer paso en la escuela que formó parte fundamental de lo que hoy comparto con ustedes, la posibilidad de transmitir mis vivencias y fotos de mi Pilar de entonces.

Durante todos estos años tuve la posibilidad de presenciar emotivos “Primeros días de clases”: con mi hermano Fernando, con mis sobrinos Karina, Federico, Carlos,  Martín, Florencia y Francisco; y la vida en su eterna bondad me permite en esta recién iniciada nueva década del 2010 participar de este “primer día” de mi querida sobrina nieta Abril; sin olvidarme por supuesto, la enorme lista de ahijados que la vida me otorgó para ampliar mis lazos afectivos.

Tal vez será un día, tan sólo una mañana o una tarde que la vida nos ha hecho disfrutar con un guardapolvo nuevo o un uniforme completo, con cientos de sentimientos encontrados y con una sencilla razón: comenzar a insertarnos en la sociedad pilarense a través de la educación que tiene forma de maestra, pero sin lugar a dudas con las manos enjugadas de amor en el caminar hacia la escuela con mamá. ¡Feliz comienzo de clases!

 

 

Viajando hacia el saber: Fue el incentivo que tuvo aquel 7º grado (1976) de la mano en el volante pedagógico de la seño Cristina Pandolfo, ¿Por qué? Porque aquella aula del Instituto Modelo de Pilar era un... tranvía, que el destino y el gobierno de turno habían donado para la educación y los pasajeros eran jóvenes adolescentes deseosos de viajar por las estaciones del conocimiento, aunque después la directora Sra. de Costa les dio una hermosa y amena aula de material. Atrás, de izquierda a derecha: Liliana Cordobés, 2ª no identificada, Silvia Gómez, Oscar Del Viso, Sandra Chapochnikoff, la seño Cristina Pandolfo, varón con mucho cabello no identificado, Mónica Altube, Liliana Sackas, Alberto Tagliaferro, Eduardo Barbato, Mónica Donadío, Marta Da Rosa, Mercedes Hernández, un no identificado, Adriana Bordachar, cuatro no identificados, Reinaldo Paladino, Rosa Peón, Daniel Leale, Marcelo Ávila, no identificado, y por último, Gladys Mabel Zúccaro. Adelante, en cuclillas: Hugo Cánepa, no identificada, Hugo Plaza, otra no identificada, Fernando D’Auría, Patricia Chunco, Raúl Sosa, Elizabeth Marinelli, Jorge Rossi, Silvia Gauto y Claudio Fortunatti.

 

 

Escuela Nº 1, año 1953, 5º Grado “A” Turno Mañana.

Parados de izquierda a derecha: Alejandro Cufré, Héctor Belmaña, Néstor Gattinoni, (maestra) Angelita Martínez de Plá, Esteban Klezly, María Inés Bergé, Delia M. Torrens. Hincados: Nelva Escalante, Nélida Dora Gómez, Ana María Ferrarazo, Hilda M. Taroni, Marisú Vergani, Marta Elba Suárez, Zulema J. Vagliente. Sentados: Gilberto Borghi, Felipe A. Giai, Omar O. Fusero, Hugo Martin, Oscar Manuel Iribarren, José Bernardo Cabezón Domenech (sosteniendo el cartel), Néstor Amadeo Varrella, Ceferino Folco, De Luca Gianfranco.

 

 

Año 1946. Plantel docente de la Escuela Nº 1. Parados de izquierda a derecha: Catalina Eleodora Cata Zugasti de Aguilar, Elena Irazoqui de Melo, directora Sra. de Giai, Carlota Carranza de Burcheri, Angélica Márquez de Lupo. Sentadas: Yolanda Martínez, América Labastía de Guida, María Celma de Goyena y Elba Marzano de Ferrá.

 

 

 

Año 1988: Escuela Nº 18, Sanguinetti 521, Villa Morra. Sentados en escritorio: la seño Zulma y su pequeña alumna de 4º grado Vanesa Elizabeth De Nardo.

 

 

 

Año 1951: Primero Superior “A”, Escuela Nº 1, Domingo Faustino Sarmiento. En cuclillas, de izquierda a derecha: Héctor Tata Castro, Victorio Francisco Vergani, José Alberto Beto Pinheiro, Héctor Carlos El Gallego D’Auría (sosteniendo el cartel), Néstor Manuel López Aranzasti y Marciano Héctor Ocampo. Segunda fila, de izq. a der.: no identificada, Marta Martínez, Luchia Burcheri, Nelly García, Franco, Celia María Ceriani.

Tercera fila: Omar Galessio, tres no identificadas, María Esther Abrate, María Del Carmen Téllez, Osvaldo Galera, uno no identificado. Atrás, última fila: Rolón, Rubén Fidel Buseta, Cacho Díaz, Héctor Danilo Di Giorgio, dos no identificados, la maestra nuestra querida y siempre recordada Angélica Márquez De Lupo.

 

 

Escuela Primaria Nº 14 de Villa Rosa. Personal docente del turno mañana del ciclo lectivo 2009. Parados de izq. a der.: Claudio, María Claudia (directora), Mariana, Cecilia, Daniela, Nancy y Graciela. Hincados de izquierda a derecha: Gustavo, Marcela y Carolina. Sentados: Analía, Karina, María Luisa y Ledys.

 

 

Año 1955, 6º grado turno mañana, Escuela Nº 1. En el próximo mes de noviembre se cumplirán 55 años del día en que estas blancas palomitas culminaban su ciclo escolar primario. Recordemos que finalizaba en sexto grado. En ese entonces, la Escuela Nº 1, única estatal céntrica de Pilar, y en el plantel docente figuraban los maestros Cruz Melo (en la foto) y el Dr. Ernesto Petrochi. Algunos de los que se encuentran en la fotografía ya no están entre nosotros. Valla esta foto en homenaje a ellos. Sentados de izq. a der.: Juan Ferretti, Elbio Taroni, Enrique Giannelli, Rubén Calamara, Jorge Kossler, Cirilo Trevisán, Alberto Ever Aranzasti, Gabriel Serano (fallecido recientemente en la ciudad de Mar del Plata).

Parados 1ª fila: José Gómez (Pepito), Sánchez, José Dietz, Rubén Lynn, Carlos Frola, Etchart, Gómez, Hugo Prodan. Parados 2ª fila: Felipe, Lauría, Daniel Burgueño, Omar Bonilla, Juan C. García, Ángel Seara, Osvaldo Dolera, Giovannetti. Parados 3ª fila: Benjamín Zimmerman, Omar Sciaccaluga, Carlos Gerhardinger, Fiore, Luis Burcheri, Luis Sorochin, Ángel Checchi, Miguel Ángel Lito Hernández. Maestro: Sr. Cruz Melo.

 

 

Año 1982. Jardín de Infantes Nº 901 (preescolar). En el fotograma vemos la imagen de Leopoldo Julián Ayr Vergani, preparándose para asistir a su primer día de clase.

 

 

Día 7 de noviembre de 2006. Festejando el cumple de Martina. Martina Andorno junto a su señorita de salita de 3 añitos, Valeria Iriarte, en el jardín “Duende Azul”.

 

 

Año 1963. 2º Grado Instituto Modelo de Pilar. Adelante, sentados de izquierda a derecha: José Di Sario, Luis Aguirre, Humberto Edgardo Zúccaro, Mario Gorosito, César Pajarito López, Horacio Rodríguez, Bouvier, Marcelo Píccolo y Ernesto. En el medio: Estela Báez, Noemí Saint, Eleonora Escarinchi, Adriana Meneguetti, María Basile, Lili Saromé, Mirta Cisterna, Gladys Herrera, no identificado, Marcela Decock, Emilce Zugasti. 3ª fila: Sergio Serrano, Osvaldo Panela, Pedro Ortiz, Tito Córdoba, Julio Oriol, Julio Sánchez, Tony Fasio, Luis Ferro, Baldovino y Caruso. Atrás y por último: la señorita Susana Águila y el alumno Pintos.

 

 

 

 

Aquella La Lonja del ’64 permitió que quedara plasmada en el celuloide fotográfico la imagen de estas jóvenes maestras pilarenses. María del Carmen Taroni, Marisú Vergani, Susana Bonilla y María Teresita Sassella, en un banco de la Escuela Nº 16 de ruta 8 y Chile. Dejaban discurrir en sus sonrisas, la felicidad de un sueño cumplido. Ya eran docentes y sabían que todas sus vidas iban a ser ofrecidas a la entrega diaria, a la escucha de un llamado permanente y sobre todo a la sublime tarea de enseñar

 

Todas las fotos pertenecen a la colección personal de Armando Mathías D’Auría.

 

 

 

 

Comentarios