El buitre que anida en Pilar dio el sí

Es el que encabeza Kenneth Dart. Su fábrica de vasos descartables está en el Parque Industrial. Hace dos años, una biblioteca le había rechazado un subsidio por su ataque al país.
 
martes, 9 de febrero de 2016 · 00:00
Dart Management, el fondo buitre cuyo dueño, Kenneth Dart, tiene una de sus empresas bandera en Pilar, fue uno de los primeros en aceptar el preacuerdo con el gobierno de Mauricio Macri para cobrar, con una quita, los 1.300 millones de dólares que reclamaba a través de Thomas Griesa.  
La firma Dart fabrica vasos descartables en el Parque Industrial de Pilar. En 2014 había quedado en el centro de la polémica cuando la biblioteca popular Palabras del Alma rechazó un subsidio de 40 mil pesos, justamente, por considerar que la empresa atacaba al país. 
El fondo buitre fue uno de los primeros en litigar ante Griesa. Dart está acusado de evadir impuestos en su país. Decidió instalarse en el paraíso fiscal de Belice y hasta hacerse ciudadano irlandés para no ser perseguido. Su principal negocio no son los vasos térmicos. Su fortuna crece exponencialmente comprando deuda de países en cesación de pagos a precio de descarte para luego reclamar el pago completo del bono en la justicia. Un buitre hecho y derecho. 
Dart fue el primero en presentar una millonaria demanda contra nuestro país tras el default. En 2003, reclamó en el Tribunal de Griesa una compensación de 1.300 millones de dólares, hasta hoy una de las más altas. 
Luego, su postura fue ambigua. No ingresó a los canjes de 2005 y 2010 pero no avanzó mucho más con su reclamo en Nueva York. El año pasado reapareció dentro del grupo de los llamados Me Too para sumarse a la sentencia firme que consiguieron otros acreedores.
En plena campaña del gobierno anterior contra los buitres, la AFIP allanó la planta del empresario bajo la acusación de lavado de dinero y se le  inició una causa judicial.
Hoy, con su aceptación prematura del preacuerdo junto con el fondo Montreaux Capital, dio el puntapié inicial de una mejor relación con el actual gobierno. Para él, la oferta del macrismo significa una ganancia cercana al 1.000%. Para el gobierno argentino, la puerta para que el resto de los buitres se suba al acuerdo.
La biblioteca Palabras del Alma había sido elegida entre 10 entidades que presentaron proyectos a la empresa de Kenneth Dart por un bono de 40 mil pesos.
Pero tras salir seleccionada, rechazó el premio: “Cuando la economía entra en crisis los primeros en sufrir las consecuencias son los más pobres y la razón de existir de nuestra biblioteca es ampliar los horizontes personales de los más humildes y construir una sociedad más igualitaria”, expresó como argumento.
La actitud le valió un reconocimiento de la entonces presidenta Cristina Fernández y un subsidio de 50 mil pesos de Nación. 


El dato
Los fondos buitre Dart y Montreaux, los primeros en aceptar la oferta del gobierno argentino, están entre los nueve que concentran el 91,6% del total reclamado.

 

Comentarios