Secretos en reunión

1 de noviembre de 2015 - 00:00

A los choris (foto principal)
Los festejos ya estaban en el aire en el bunker del macrismo, hace una semana, cuando los resultados aún no se confirmaban. Las decenas de militantes se iban transformando en cientos y los cientos crecían. En el fondo del local de la calle Lorenzo López, un escenario iba tomando forma y una enorme parrilla doraba los chorizos –bombón, eso sí- para los choris que, desde hace tiempo, dejaron de ser patrimonio exclusivo del peronismo.


Defensor 
La Defensoría del Pueblo será, dentro de algunos días, el escenario de todo el tironeo político que vendrá tras el balotaje. Con Orlando Bargaglio sin intención de ser reelecto, los que se van ya piensan nombre para ocupar el puesto. Hay quienes impulsan a exconcejales, otros a exfuncionarios. Pero el intendente saliente Humberto Zúccaro estaría haciendo lo posible por imponer a su yerno, Nicolás Tabárez, que no logró ingresar al Concejo Deliberante por haber quedado quinto en la lista.
 
 
Cánticos
“El que no salta es un traidor”, cantaban los militantes zuccaristas reunidos el viernes en el Peñarol para escuchar al todavía intendente. Desde el palco, Zúccaro no lo alentaba, más bien pedía moderar las críticas. Pero no lo consiguió. Es que cuando se puso a repasar cuántos funcionarios de primera línea lo acompañaban en el escenario, la cuenta no pasó del número tres. Desde abajo, el cántico estalló de nuevo, aunque en otra versión: “El que no vino es un traidor”, entonaron los militantes.

Atrincherados
El cambio de gobierno produce temores no solo entre los trabajadores municipales, sino también entre los funcionarios. Muchos ya están pensando en sus futuros laborales después de diciembre, algunos en el sector privado, otros en organismos públicos aún controlados por dirigentes afines. Pero hay una familia que tiene miembros en muchas áreas municipales que se planteó un objetivo: seguir todos en sus puestos –o lo más cerca posible- después del recambio.

Reuniones
En estos días de cambio y expectativa, las reuniones en ámbitos municipales se suceden. Los que llegan con los que se van; estos últimos con los que están y se quieren quedar. E incluso los que se fueron hace rato. Ese sería el caso de José Molina, ex competidor de Humberto Zúccaro en las PASO, quien anduvo el viernes por el edificio de Obras Públicas, donde se lo había visto reunido con el asesor y ex secretario del área, Marcelo “Chino” Píccolo. El motivo del encuentro  no trascendió.

 
 
A la cola 
No fueron pocos los que se sorprendieron esta semana al ver al intendente electo, Nicolás Ducoté, haciendo cola en el Hospital Sanguinetti. ¿Sería su intención ver personalmente cómo es la atención? ¿Es que decidió atenderse en el sistema público como suelen reclamar los opositores a los funcionarios en ejercicio? No, ni una ni otra: Ducoté se realizó el examen prenupcial, requerido para casarse y que solo se hace en el hospital público.

 

 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar