Sepultaron en Pilar los restos del dictador Jorge Videla

Fueron inhumados en el cementerio privado Memorial, de La Lonja. Su familia lo enterró en secreto, el 23 de mayo. En el lugar ya estaban Emilio Massera y Martínez de Hoz.
miércoles, 29 de mayo de 2013 · 00:00

por Diego Schejtman

d.schejtman@pilaradirio.com

 

Finalmente, luego de 10 días de rumores y versiones cruzadas, se informó que los restos del dictador Jorge Rafael Videla, cabeza de la junta de comandantes que instauró el terrorismo de estado tras el golpe de 1976, fueron sepultados en Pilar.

Su cuerpo fue inhumado en el cementerio Memorial, de La Lonja, el pasado 23 de mayo, el mismo día que sus familiares lo retiraron de la morgue judicial. Se realizó en silencio, con un cortejo mínimo tras una ceremonia íntima. Un ritual que buscó evitar los escraches.

La información fue confirmada a la agencia oficial de noticias judiciales Infojus por fuentes del Juzgado Federal N° 3 de Morón, a cargo de Juan Pablo Salas.

Según el sitio, ese dato consta en la licencia de inhumación expedida por el Registro Civil Delegación Marcos Paz el mismo 23 y que fue presentada ayer por la mañana en el juzgado por Pedro Videla, uno de los hijos del dictador.

Oficialmente, desde el Memorial no confirmaron ni desmintieron la inhumación de los restos de Videla en ese predio. De todos modos, trabajadores del cementerio confirmaron a El Diario que el cuerpo está sepultado en el sector T1 del parque (ver aparte). Ese dato preciso no consta en el certificado que la familia entregó en el Juzgado. Sin embargo, el Juez Salas solicitó al cementerio conocer el lugar exacto.

El sitio Infojus cita también al abogado de la familia Videla, el pilarense Adolfo Casabal Elia, quien aseguró que del entierro “se ocupó la familia” y prefirió no confirmar el sitio de la inhumación.

Casabal Elía había actuado ya para que retiren el cuerpo y que recién la semana próxima se volverá a encargar de los temas de la familia. Explicó que “en un principio” se lo iba a enterrar en la ciudad de Mercedes, pero admitió que “hubo problemas y no se pudo”.

 

En secreto

Los “problemas” a los que Casabal Elía hizo referencia fueron una serie de acciones de organizaciones políticas, de Derechos Humanos y vecinos de Mercedes que, al enterarse de que Videla podría encontrar su último descanso en esa ciudad hicieron escuchar su reclamo.

Empapelaron el cementerio con siluetas recordando a los desaparecidos mercedinos y preparaban diversos repudios para el día del entierro.

 

Nada de eso pasó en Pilar. Aunque desde el principio se habló de la posibilidad de que éste fuese el lugar elegido –de hecho el diario Perfil lo mencionó en su tapa del domingo 19 de mayo-, ni gobierno, ni oposición ni organismos de Derechos Humanos lo tomaron en serio. 

Solo algunos militantes, encabezados por el subsecretario de Coordinación Tributaria del Municipio, Pablo Martínez, trataron de conseguir un repudio por parte del Concejo Deliberante, aunque sin éxito.

Por eso, ayer, con la noticia confirmada, Martínez recordó vía Twitter la poca adhesión a su idea: “Ya avisé que lo iban a traer cuando se murió. NADIE dijo nada, ahora...”.

Según pudo saber El Diario, ahora sí hay dirigentes políticos y sociales que estarían organizando una actividad para los próximos días. Y aunque creen que no se podrá modificar el hecho consumado, aspiran manifestar el repudio de una parte de la sociedad pilarense a recibir en su territorio los restos del dictador.

Ayer, a través del Facebook de El Diario, fueron numerosos los lectores que se hicieron eco de la noticia.

Hubo quienes opinaron que “Lo más lógico sería que la familia lo creme y lo tuviera en su casa”, como Daniela Medina.

Por su parte, Mauricio Galvagno opinó que más allá del lugar donde entierren a Videla “sería mucho mejor saber dónde están los 30000 de la dictadura”. Y otro lector, Marcelo Colombo, puso su mirada sobre la sociedad pilarense: “Mal que nos pese, Pilar ha hecho su mérito, fue uno de los pocos municipios que en el 76 no tuvo golpe de Estado y fue el trampolín político para Patti. No somos una ciudad muy de izquierdas que digamos...”.

 

Memorial

El cementerio elegido por los represores

El cementerio Memorial, de Pilar, tiene el dudoso honor de haber sido elegido por los principales emblemas del terrorismo de Estado en la Argentina.

El 23 de mayo último, en una ceremonia secreta, fue sepultado el dictador Jorge Rafael Videla, quien encabezó el golpe de 1976 y fue la cabeza del terrorismo de estado.

También había sido sepultado ahí en el 2010 Emilio Eduardo Massera, miembro de la junta militar con Videla y jefe de la Marina. Bajo su órbita funcionó el centro clandestino de detención de la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA), uno de los más emblemáticos de la represión organizada.

Pero no solo las cabezas militares del terror están en el Memorial, también lo eligió la familia de José Alfredo Martínez de Hoz, ministro de Economía y representante de los sectores civiles que apoyaron y se beneficiaron con las políticas de la última dictadura. 

 

El dato 

El sector T1 del cementerio Memorial, es el que guardaría los restos de Jorge Videla. La información fue confirmada extraoficialmente por fuentes ligadas al cementerio parque.

 

Comentarios