La historia de nunca acabar: clausuran los vuelcos de Ovoprot

La medida la tomó la Autoridad del Agua bonaerense por no cumplir con los estándares de calidad de efluentes en el Luján. Un problema que se arrastra de años y nadie parece querer controlar.
viernes, 20 de diciembre de 2013 · 00:00

El conducto de efluente líquido de una empresa del sector alimenticio, líder en su segmento en el mercado latinoamericano y radicada en Pilar, fue clausurado por la Autoridad del Agua de la Provincia de Buenos Aires (ADA) por no cumplir con los estándares de calidad de vuelco.

Se trata de Ovoprot International, firma de origen austríaco que tiene una participación del 52% en el mercado local de procesamiento de huevos y exporta el 80% de su producción.

La empresa, a la que se le impuso la clausura de su conducto efluente con vuelco al Río Luján, tenía tres sanciones previas. El equipo de inspectores de la Dirección de Planificación, Control y Preservación de los Recursos Hídricos procedió a la clausura del efluente líquido al constatarse en “reincidencia” la calidad  “objetable” de sus efluentes líquidos  de acuerdo a los  parámetros de la normativa vigente.

La clausura permanecerá de manera efectiva hasta que Ovoprot International “presente un plan de acciones para la readecuación de sus efluentes, condición exigible para el levantamiento de la medida”, confirmó el presidente del ADA, Daniel Coroli.

 

Larga historia

En julio de este año, la Secretaría de Salud Ambiental pidió la clausura de Ovoprot al detectarse “altos niveles de contaminación en su efluente”. Sin embargo, esos parámetros ya se conocían desde enero último. Ni el Municipio, ni la Defensoría del Pueblo bonaerense, a quien se giraron los resultados de las muestras, se movieron para detener la contaminación.

En noviembre del año pasado, Medio Ambiente bonaerense sostenía que la planta ubicada en el barrio Pellegrini caminaba “al borde de la clausura”, siempre por las “irregularidades en el vuelco de sus efluentes”. También prometía sanciones económicas, las que si se concretaron, jamás se comunicó. En tanto que en enero del 2012 la empresa había sido clausurada por el mismo tema. En 2010 la firma había sido cerrada. Funcionó sin olores por un tiempo hasta que estos reaparecieron.

Como se ve, los problemas con Ovoprot se vienen arrastrando desde hace años, pese a los amagos y, en algunos casos, puestas en escena por parte de los organismos que deben controlar.

Para los responsables de la Reserva Natural de Pilar, que este año cumplió una década, es una de las culpables, junto con el Parque Industrial, de los altos niveles de contaminación que hoy muestra el río Luján.

 

Comentarios