Ante la denuncia vecinal, piden la documentación de los terrenos

El Municipio quiere saber a quién le pertenecen las tierras que están frente a la Escuela Nº 15. Los vecinos denunciaron que son usurpados para realizar deportes con apuestas y venta de alcohol en forma ilegal.
 
domingo, 17 de junio de 2012 · 00:00

 

El intendente Humberto Zúccaro pidió que se presente el propietario de las tierras ubicadas frente a la Escuela Nº15 de Monterrey con la documentación. Según los vecinos allí se realizan torneos de fútbol y voley con apuestas clandestinas y venta ilegal de alcohol.
Si bien el jefe comunal aseguró que los funcionarios de Inspección General y la policía fiscalizaron las faltas cometidas, señaló que espera que el Club Presidente Derqui, que dice ser el dueño de los terrenos, se acerque al Municipio con la documentación para que la comuna pueda intervenir.
Desde la institución, aseguran que esos terrenos les fueron otorgados por el ex intendente Luis Lagomarsino, pero el mandatario quiere corroborarlo con los papeles que le dan legalidad a dicha adjudicación.
Fuentes del club, en tanto aseguraron a El Diario, que les fueron cedidos hace 25 años y que tienen proyectado realizar un polideportivo, pero que la situación económica no se los permite.
“Ya pedí que me presenten la documentación que acredita la propiedad de esos terrenos, para poder intervenir”, disparó Zúccaro.

Denuncias

El lugar denunciado, es una manzana que conforman las calles San Luís, Perú, Bolivia y Paraguay.
Allí, según cuentan los vecinos, un grupo de personas organiza torneos de fútbol, voley y penales, que tienen como premio parte de la recaudación de las apuestas ilegales que levantan.
A esto agregan que los juegos por apuestas terminan a altas horas de la noche, ya que aseguran que colocaron reflectores, los cuales están conectados a la red eléctrica en forma irregular.
Pero según remarcaron, la electricidad también es utilizada para enchufar más de un freezer, en los que enfrían las bebidas alcohólicas que se venden en el lugar.
Los propios denunciantes, aseguran que la combinación de las apuestas y el alcohol, es lo que hace que no haya domingo tranquilo en el barrio, ya que siempre terminan en riña.
Por esa razón, los frentistas piden que el Municipio intervenga y aseguran que hasta el colectivo que pasa por el barrio, cambia el recorrido para no transitar por allí los domingos.
Al mismo tiempo, plantean situaciones de inseguridad, ya que aseguran que los fines de semana, no pueden dejar sus viviendas por miedo a robos o destrozos. n

Comentarios