Zúccaro priorizó la economía a la creación de la tasa de seguridad

Aseguró que hablar de un nuevo impuesto “es peligroso”, a pesar de que días antes el mandatario había dado indicios de relanzar la medida. Aunque admitió conversaciones con “actores interesados”.
viernes, 1 de junio de 2012 · 00:00

El intendente Humberto Zúccaro descartó por ahora la creación de una tasa de seguridad y priorizó la situación económica “delicada” que vive el país a la cual representó con “luz amarilla”. El mandatario disparó: “hablar de tasa de seguridad sería poner en riesgo a una sociedad que lucha día a día para llegar a fin de mes”.

El jefe comunal, que días antes había mencionado la chance de relanzar la medida antes de fin de año, no desmintió estar en conversaciones con “actores interesados” en que se aplique el canon.

“Se están apurando mucho al hablar de la tasa de seguridad”, remarcó Zúccaro a la prensa cuando se le preguntó sobre la posible creación del tributo, que él mismo había lanzado en una entrevista radial.

“Ojalá mejore la situación del país para poder plantearla, hoy hablar de valores es imposible”, agregó el mandatario.

En tanto, aclaró: “lo que dije es que comencé, nuevamente, a hablar con actores que están interesados en que la tasa de seguridad se aplique y que se llame a licitación para la construcción del edificio propio del centro de monitoreo”.

 

Idas y vueltas

El pasado fin de semana, durante la presentación del polideportivo de Presidente Derqui, Zúccaro señaló como una probabilidad cierta que sería reflotada la idea de la creación de una tasa de seguridad.

“Está en los planes, ya comenzamos a trabajarlo y tal vez antes de fin de año la estemos dando. Por eso es tan importante terminar el año que viene el centro de monitoreo y la incorporación de nuevas cámaras”, lanzó el mandatario en una entrevista radial.

Por los dichos del jefe comunal, el tributo que tuvo varias idas y vueltas y que parecía que dormiría perdurablemente en un cajón, comenzaba a desempolvarse para salir a la luz una vez más. Pero antes de su resucitamiento, fue aplazado nuevamente por los dichos del mandatario.

Como otras veces, la creación de la tasa, tenía como meta generar financiamiento genuino para el Servicio de Apoyo Policial (SAP), a través del cual, el Municipio pone en la calle patrullas para reforzar la prevención, con policías que cumplen horas adicionales y cuyos honorarios son aportes comunales.

Al mismo tiempo, también aportaría fondos al funcionamiento del centro de monitoreo y la ampliación del sistema de cámaras de seguridad.

Esta creación, también se enmarcó en las dificultades financieras por las cuales el gobierno de la Provincia de Buenos Aires, recortó unos 20 millones de pesos de coparticipación a Pilar en el primer semestre.

 

Interesados

En tanto, la tasa que en sus distintas apariciones apuntó a empresas y countries, había sido aplazada a fines del 2011, según Zúccaro, para aguardar los efectos de la quita de subsidios en los servicios públicos, aplicada por el Gobierno nacional.

En ese sentido, el jefe comunal no descartó estar hablando con los principales actores, a los que afectaría este tributo, a los que calificó como “interesados” en seguir incrementando la cantidad de cámaras y el funcionamiento del centro de monitoreo. Además de la suma de móviles del SAP.

La construcción del edificio que será levantado sobre la colectora de Panamericana, en el kilómetro 52,500, es una de las grandes obras anunciadas por Zúccaro para el 2012, junto a la ampliación del Centro de Rehabilitación Pilares de Esperanzas.

Ambos trabajos están programados para el segundo semestre del año y según el anuncio, serían financiados con fondos genuinos del Municipio.

Según el mandatario, el lanzamiento de la licitación sería el 31 de julio próximo y para ello, veían como factible y necesario, crear la tasa de seguridad, como medio recaudatorio.

 

Malos recuerdos 

Como lo viene haciendo en cada una de sus apariciones, el intendente Humberto Zúccaro advirtió una crisis económica dura para los próximos meses. Pero esta vez, el mandatario le puso color y aseguró: “tenemos una luz amarilla y con alerta permanente”.

“El país está viviendo una situación difícil, hay discrepancias y falta de criterios que traen recuerdos de momentos que ojalá nunca se repitan como fue el 2001”.

En ese sentido, aseguró que desde el sector político deben priorizarse la cautela y cuidar que la gente tenga trabajo y solicitó: “más gestión y acercamiento a la gente y menos política”.

Comentarios