Telmo Pérez: la política en la sangre y la música en el alma

Fue intendente por primera vez a los 37 años y llegó a ocupar durante 2 períodos una banca en el Congreso de la Nación. Cobró notoriedad también a través de la guitarra, el tango y el folclore.

jueves, 23 de junio de 2011 · 00:00

 

Ciudadano ilustre. Telmo junto a uno de sus hijos y el intendente.

 

Por carisma, por su estilo llano y campechano, por su entrañable relación con la guitarra y con la música popular, y por haber sentado alguna de las bases del Pilar moderno desde la intendencia a la que ingresó con 37 años y permaneció entre el 88 y el 93, Jorge “El Pampa” Telmo Pérez se ganó el pasado martes la distinción como “Ciudadano Ilustre” del distrito.

Tras obtener ese reconocimiento, quien fuera además 8 años diputado nacional, viceministro de la Producción bonaerense y titular de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), habló con El Diario y se definió, en uno de los tramos de la charla, como un “embajador de Pilar”.

“En cada cargo que ocupé siempre traté de traer cosas para mi pueblo, siempre fui un embajador de Pilar, en cualquier lugar donde fui. Recorrí 18 países representando a la Argentina en forma institucional y en el año 91 viajé a España y logramos traer, cuando nadie traía capitales extranjeros a invertir a la Argentina, a 38 empresarios españoles en una primera etapa, y después otros 18, a un encuentro de empresarios en el Parque Industrial. Algunos se radicaron, en épocas que nadie traía ni 5 pesos al país”, contó el Pampa que cumplió 63 años de edad.

 

-Si se tuviera que definir, ¿se siente más músico o político?

- Lo mío es darle a la gente sin preguntar ni recibir nada a cambio, eso es una satisfacción muy grande. Máxime cuando uno camina por los lugares de mayor poder económico hasta los que tienen menos; uno se da cuenta de que no es más rico el que más tiene sino el que menos necesita. Fundamentalmente lo hice siendo sincero, diciéndole a la gente lo que uno puede hacer y pidiendo disculpas cuando no se pueden hacer las cosas, así llegamos a lo que llegamos. Eso va por un lado, y la música es algo maravilloso que llevo en el alma y mientras Dios me dé vida seguiré cantando.

 

-O sea que sigue cantando y agarrando la guitarra habitualmente.

- Sí, agarro la guitarra y canto, ahora últimamente estoy cantando tangos. Como me dedico mucho a la actividad privada, porque actualmente soy presidente de una empresa de desarrollos urbanísticos, a veces cuando tengo tiempo voy a algunos lugares y canto con alguna orquesta, porque me gusta mucho cantar tango y realmente el timbre de voz que tengo yo se da mucho para el tango.

 

-Cantar tango es como volver a sus orígenes musicales, ¿verdad?

- Sí, yo empecé hace muchos años cantando tangos, gané un concurso de tangos incluso por aquella época, y luego vino el auge del folclore y agarré esa línea que también me encanta y lo llevo en el alma. Las dos cosas me encantan porque siempre tienen algo para decir de las vivencias de la gente.

 

¿Es su cable a tierra la música?

- Sí, lo sigue siendo, usted no sabe lo que es, le aconsejo que cante. No sabe lo que es poder mirar a los ojos a una mujer, cantarle una canción y regalarle un ramo de flores, no sabe qué bonito es. Les aconsejo a todos que canten.

 

-Qué le dio mayores satisfacciones, ¿la política o la música?

- La satisfacción más grande fue la política porque es donde yo pude hacer algo por la gente desde la función pública, esa es la satisfacción más grande. Lo demás y todos los títulos que tuve, a todo eso yo nunca le di importancia. Yo siempre sentí que tenía una responsabilidad y una obligación, y que el pueblo me honraba con ese título para que yo le devolviera todo lo que estuviese a mi alcance. Pero, realmente, lo que viví ayer –por el martes- con el reconocimiento fue para mí, para mis hijos, para mi familia, para mis amigos, para toda la militancia que me acompañó durante tantos años, realmente maravilloso, yo no tengo manera de agradecer.

 

-¿Cómo analiza el crecimiento que experimentó Pilar tras su salida de la intendencia?

- Yo, al margen de ser intendente, trabajé mucho para que se hiciera el ensanche de la Panamericana en Pilar y además trabajé mucho por el Parque Industrial y otros temas. Cuando me piden que sea candidato a diputado nacional representando a un grupo muy grande de intendentes de la Provincia de Buenos Aires, yo asumo la banca y después como presidente de la Comisión de Transporte; desde allí trabajé para hacer la nueva Panamericana. Y la nueva Panamericana, la que llega a Pilar, es la única en la que primero se hizo la obra con capital de riesgo de la empresa y después se empezó a cobrar el peaje, porque en aquella época había muchos problemas; primero cobraban el peaje y después iniciaban la obra. La condición que yo puse en aquel entonces fue que primero se hiciera la obra y después se empezara a cobrar el peaje. Esto ocurrió y a partir de eso el crecimiento de Pilar ha sido grande y maravilloso.

Comentarios