El estacionamiento medido suma rechazos dentro del oficialismo

Los concejales se reunieron con el intendente pero no hubo acuerdo. Buscarán consenso con los funcionarios que idearon el proyecto. En los próximos días convocarán a la responsable de Tránsito.
martes, 29 de junio de 2010 · 00:00

 

El mapa de la discordia. El cambio en el radio de acción de la medida fue la gota que rebasó el vaso.

 

 

En la tarde de ayer, el intendente Humberto Zuccaro recibió a su ejército de concejales para tratar el polémico proyecto de estacionamiento medido que provocó opiniones encontradas y tensión en el bloque.

La reunión no tuvo el fin esperado ya que no hubo consenso entre ediles y el mandatario, que ordenó postergar el tratamiento del expediente en la comisión de Obras Públicas del Honorable Concejo Deliberante (HCD) y buscar acuerdo con las áreas correspondientes y los ideólogos del cuestionado dibujo.

En los próximos días, la convocatoria partirá desde la presidenta del bloque zuccarista, Liliana Alfaya, para que la directora de Tránsito, Adriana Castro, exponga sus argumentos para defender la demarcación que presenta el proyecto y que se le adjudican como propias.

En tanto, de los doce ediles que responden al gobierno, son más de media docena los que se muestran en desacuerdo con la derogación de la ordenanza aprobada hace poco más de un mes y la aprobación del nuevo proyecto. Pero en su mayoría los ediles prefieren no hacer público su malestar.

En tanto, desde la oposición esperan que el proyecto se presente en el HCD para dar a conocer su rechazo.

 

Indecisión

La tensión comenzó luego de más de seis años de archivado el proyecto de estacionamiento medido impulsado por el oficialista Miguel Saric y varias idas y vueltas para remontarlo, el expediente se aprobó, una vez que se consensuó con opositores en un cuarto intermedio.

Tras la sesión, el Ejecutivo no vetó la ordenanza, sino que por el contrario, ésta fue promulgada.

Pero las críticas de comerciantes y algunos funcionarios hicieron que el radio de acción se achicara considerablemente, pero de manera prolija.

Zúccaro anunció la aplicación con un polígono menor, pero una semana después apareció un nuevo proyecto que el Ejecutivo envió al HCD con cambios en puntos esenciales del proyecto original. No sólo el radio de aplicación había sido modificado, sino también el costo, el porcentaje cedido a los comerciantes y el más polémico de todos, la eliminación del artículo que especifica a dónde irán los fondos recaudados por el servicio.

Pero como si eso fuera poco, el confuso dibujo que presentó el expediente, con calles sueltas e intercaladas, fue la gota que rebasó el vaso y el detonante de la primera controversia dentro del bloque oficialista.

El primero en oponerse fue el propio Saric, que aseguró que no votaría el proyecto con los cambios aplicados por el Ejecutivo.

Al vecinalista, lo siguió su yerno, Walter Roldán, que criticó duramente las formas en las que se trató el proyecto y el pedido de derogación de la ordenanza aprobada un mes atrás, asegurando que se pierde “la confianza del vecino quitándole la seguridad jurídica”.

A estos ediles, se le sumaron otros pares del mismo bloque, pero que prefieren refunfuñar en silencio.

Comentarios