Un total de 71.234 pilarenses viven en situación de pobreza

Es el 20,3% de una población de 350.000 habitantes que tiene Necesidades Básicas Insatisfechas. Hay un 22% de analfabetos. Para la oposición, la información fue escasa.
sábado, 12 de junio de 2010 · 00:00

 

Zúccaro encabezó la jornada llevada a cabo, ayer, en el teatro Lope de Vega.  

 

 

por Juan Manuel Morales jm.morales@pilaradiario.com

 

La presentación del informe sobre la pobreza en el distrito fue dado a conocer ayer por la mañana en el Teatro Lope de Vega y aunque no conformó a todos mostró algunos números relevantes.

Según los datos oficiales, Pilar tiene 71.234 personas que viven con las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI), número que fue presentado como el 20,3% de poco más de 350 mil habitantes.

Sin embargo, en un informe dado a conocer hace poco más de un mes por la misma área de Desarrollo Humano y Social, tomó como base una población de 296.176 habitantes. Si este fuese el número poblacional los pobres superarían el 24%, una cifra similar a la arrojada por el último censo del 2001 realizado por el Instituto Nacional De Estadísticas y Censos (INDEC). La diferencia entre los informes, sólo se sellará en octubre próximo cuando se realice el nuevo censo.

Al mismo tiempo, las cifras presentadas desde el Municipio reconocen que entre las falencias que arrojan a este indicador social, hay algunas que afectan a más de la mitad de los pobladores del distrito, como la falta de agua corriente, la cual padece el 70% de los pilarenses, al igual que el 75% no cuenta con cloacas.

Otro de los puntos que tiene en cuenta el indicador NBI, es la educación, y el informe presentado por Desarrollo Social señala que hay un 22% de analfabetismo en el Partido.

 

Crecimiento

El informe denominado “El Pilar que muchos no conocen” llevaba como presentación un informe sociopolítico del país, en el cual la oradora, Andrea Colombo, remarcó: “no podemos hablar de pobreza sin hablar de los años 90”.

Al mismo tiempo, quien llevó adelante la presentación local, Claudia Eramo, aseguró que durante esa década la población pilarense comenzó a crecer en forma indiscriminada. Sobre todo en el 95, cuando se sumaron al mapa local las localidades de Del Viso y Manuel Alberti, con más de 25 mil habitantes.

Pero según el informe, el crecimiento más trascendente del distrito, se dio entre los años 2001 y 2009, donde la población se incrementó un 66%.

El fenómeno, aseguran, se dio a raíz de la radicación de urbanizaciones privadas y del crecimiento del Parque Industrial.

Según Eramo, esto provocó “el imaginario colectivo de la riqueza en Pilar”, lo que hizo que barrios carenciados de la Capital Federal y otros distritos, se mudaran a éste.

En ese sentido, la profesional aseguró que entre el año pasado y mayo último, el barrio San Alejo sumó 32 manzanas de población.

“Todas estas familias se instalaron en zonas inundables y fueron afectadas por las últimas inundaciones”, relató la mujer.

En tanto, la Trabajadora Social describió un relevamiento sobre el barrio Los Tilos: “lo habitan 1.698 personas, de las cuales el 30% es de nacionalidad extranjera y de ellos el 28% paraguayos”, contó y agregó: “el 20% del barrio no tiene trabajo, mientras que el 46% vive en terrenos que no le pertenece y el resto dicen ser propietarios, pero no cuenta con la documentación que pueda comprobarlo”.

 

Disconformidad

La jornada se desarrolló con la presencia del intendente Humberto Zúccaro, el obispo de Zárate-Campana, monseñor Oscar Sarlinga, a quien acompañaron todos los curas del distrito, gran parte del Honorable Concejo Deliberante (HCD), espacios políticos sin representación legislativa y distintas entidades sociales.

Para muchos la presentación no fue lo que esperaban; “no se habló de números de pobres, ni de políticas aplicables en pos de una solución a la situación, sino de NBI”, señalaron.

Entre las voces que analizaron el encuentro, estuvieron Gabriel Lagomarsino, el ex candidato a intendente y concejal por el ARI, Coalición Cívica y Acuerdo Cívico y Social, quien fue uno de los que pregonó por el debate de la pobreza: “era lo que esperaba, porque tenía muy bajas expectativas, necesitamos que la propuesta sean acciones”, lanzó Lagomarsino, que agregó: “ese diagnóstico se corresponde con una gestión en campaña o que esté por iniciar su mandato y no con una que lleva seis años”.

En tanto, el concejal del Peronismo Federal, Gustavo Trindade, recriminó: “me parecieron muy pobres las estadísticas, esperaba ver un pantallazo real de lo que vivimos en el distrito”.

Por su parte, para el edil denarvaista, Diego Ranieli el encuentro, “fue positivo como puntapié inicial y disparador del debate de la pobreza”, pero a su vez señaló: “esperaba mucho más, un relevamiento más pormenorizado de los barrios”.

Otra de las impulsoras del debate sobre la pobreza fue la ex candidata a concejal y flamante presidente de la UCR, Claudia Zakhem. La mujer disparó: “fue una exposición de campaña de lo que hace Desarrollo Social y parte de la historia argentina que todos conocemos”.

Mientras que el socialista Miguel Gamboa, fue el más optimista y señaló: “esperamos que lo que se mostró se lleve a cabo”.

En lo que todos coincidieron mostrándose interesados es en el proyecto presentado por Elena Hallberg. Se trata de la creación de la Unidad de Gestión Local Descentralizada (UGELD), donde trabajen grupos y organizaciones sociales que colaboren con el Estado para enfrentar los problemas que demanda la sociedad.

 

 

Mediciones
NBI vs Pobreza

 

El debate planteado tras el encuentro llevado a cabo en el Teatro Lope de Vega por Desarrollo Humano y Social del Municipio, fue si es correcto hablar de pobreza teniendo el número de las Necesidades Básicas Insatisfechas (NBI).

La respuesta puede ser que sí, teniendo en cuenta que la medición del NBI es un indicador de la pobreza, fundamentalmente estructural.

Este mide cinco variables que cambian lentamente a lo largo del tiempo: el tipo de vivienda, si tiene o no agua corriente, cloacas, si vive en situación de hacinamiento y nivel educativo del jefe del hogar.

Es decir, aquellas personas que no cuentan con una vivienda en condiciones y por habitación viven más de tres personas, no tiene los servicios que le falta al 75% de los pilarenses y el responsable de la casa no tiene estudios primarios, son personas con NBI.

Pero al mismo tiempo, la medición del NBI no permite identificar la magnitud de la carencia, por lo cual no se puede saber en qué estado de pobreza viven. Por ejemplo, en dos hogares con la misma cantidad de NBI podrían encontrarse niveles de bienestar sumamente diferentes.

El distanciamiento con el que se realizan los censos, uno por década, hace que el NBI resulte poco sensible a cambios en el corto o mediano plazo, por lo cual una familia que empeore o mejore su calidad de vida en cuestión de meses puede dejar o pasar a pertenecer a la franja de los pobladores con NBI.

Por otra parte el NBI no permite detectar situaciones de pobreza reciente. En este grupo estarían aquellas personas que satisfacen sus necesidades, pero sus ingresos son insuficientes para adquirir bienes y servicios básicos. 

 

 

Opiniones tras la presentación del estudio sobre la pobreza
La mayoría se quedó con ganas de más números y propuestas

 

 

 

 

Gabriel Lagomarsino (ARI-Coalición Cívica)

“Ese diagnóstico se corresponde con una gestión en campaña o que esté por iniciar su mandato y no con una que lleva seis años. Igual fue positivo el desarrollo de la jornada y de aquí en más la política debe alinearse a la realidad que fue presentada”.

 

 

 

Diego Ranieli (Denarvaísmo)

“Es positivo como puntapié inicial. Los números fueron muy generales, esperábamos un relevamiento más pormenorizado de los barrios y una propuesta seria para mejorar la situación. Deberían convocar al armado de una mesa de trabajo con todos los actores sociales”.

 

 

 

Claudia Zakhem (UCR)

“Fue una exposición de campaña de lo que hace Desarrollo Social y parte de la historia argentina que todos conocemos. Igual es valorable y espero haya sido un encuentro para buscar una solución. Es importante la participación de Iglesia, vecinos y trabajadores sociales”

 

 

 

Gustavo Trindade (Peronismo Federal)

“Muy pobres las estadísticas. Se podría haber elaborado un estudio más serio. Hay números que no condicen con la realidad. Como si fuese el INDEC de Moreno, en Pilar. Faltaron las palabras del intendente diciendo con qué políticas se va a combatir la pobreza”.

 

 

 

Miguel Gamboa (Socialismo)

“Es un paso adelante de la política local. Esperamos que lo que se mostró se lleve a cabo. Los números son como las encuestas, se pueden acomodar, la realidad existe pero lo concreto es saber cómo mejorarla. Sin presupuesto es imposible llevar adelante cualquier proyecto”.

 

 

 

Miguel Saric (Frente para la Victoria)

“Me pareció bien la información, aunque hay cosas que se plantearon con las cuales no coincido. En los números que da Desarrollo Social tengo que creer porque son quienes trabajan. Hay que buscar la salida laboral que es la mejor manera de salir de la pobreza”.

 

 

 

Comentarios