Festejos y reclamos: las cooperativas coparon el centro

Casi mil personas de la multisectorial acudieron a un acto en la plaza céntrica para celebrar. A metros de allí, un grupo de mujeres hizo una sentada por sueldos atrasados.
sábado, 22 de mayo de 2010 · 00:00

 

Convocada por la CTA  la marcha recorrió las calles de la plaza céntrica.

 

Fue una jornada de sentimientos encontrados para las diversas cooperativas de Pilar: mientras casi mil personas celebraban en la esquina de Hipólito Yrigoyen y Belgrano, en la puerta del palacio municipal un grupo mucho más reducido realizó una sentada, en protesta por no haber cobrado aún el sueldo de este mes.

Quienes reclamaban en el frente del municipio –en su gran mayoría mujeres- son trabajadores de la Cooperativa Pilar 1 dependiente del programa Argentina Trabaja, cuyos integrantes realizan trabajos de saneamiento (limpieza de zanjas y veredas, cortes de pasto y demás actividades de higiene urbana) por 1.200 pesos al mes.

“No nos pagan –expresaron los manifestantes a El Diario, ya habíamos hecho una sentada en la calle Nazarre hace unos diez días reclamando los sueldos, porque nos habían prometido que nos iban a pagar el día 12, pero hasta hoy no tenemos ninguna noticia”.

La cooperativa se conformó hace seis meses y tiene alrededor de cuarenta integrantes que trabajan de 8 a 15. “Nadie prevé que nosotros estamos trabajando en la calle –agregaron-, al aire libre, sin baños, sin agua, no nos pagan movilidad y en lugar de trabajar en nuestro barrio nos mandan a Del Viso, Las Margaritas y otros barrios, caminamos abajo de la lluvia”. Asimismo, señalaron que en su momento “nos dijeron que nos iban a dar aunque sea un par de zapatos para poder trabajar, pero no nos dieron nada, sólo una remera de mangas cortas que dice ‘Argentina trabaja’, el resto de la ropa es nuestra. A nadie le interesa nada, tenemos mujeres embarazadas, que no pueden caminar, personas mayores con problemas”.

Las mujeres reclamaron la presencia del intendente Humberto Zúccaro, pero el jefe comunal no estaba en el distrito. Cerca de las 11 llegó la titular de Acción Social, Alejandra Pagani, quien se dirigió con un grupo a verificar caso por caso en el sistema. Al cabo de unos minutos, las trabajadoras comprobaron que su situación era legítima, por lo que debían percibir el salario.

“Cuando nos inscribieron –recordaron- fue porque tomaban gente que realmente lo necesitara, que no cobraran planes ni tuviesen propiedades a su nombre. Muchas son mujeres solas, a una compañera la están por desalojar porque no puede pagar el alquiler”.

Al mediodía, alrededor de diez mujeres decidieron hacer una sentada en la puerta de la Municipalidad, sobre la calle Rivadavia, mientras a pocos metros los militantes de otras cooperativas y asociaciones celebraban con indiferencia. Sólo cuando las columnas se desconcentraron, algunos pocos integrantes del Movimiento Evita fueron hacia donde estaban sentadas las mujeres para interiorizarse del tema. Al cabo de más tres horas sentadas, se levantaron con la promesa de regresar con medidas más drásticas si el sueldo no se abonaba el próximo miércoles.

 

Celebración

A escasos 50 metros de allí, diversas organizaciones como la CTA, el Movimiento Evita, Pueblos Originarios y SUTEBA montaron un escenario y realizaron un acto multitudinario, con casi mil manifestantes. Como explicó Luis Deza, de la CTA Pilar, “estamos festejando que a las cooperativas les dimos el último impulso a los compañeros que están terminando la capacitación para que salgan a trabajar”.

Además, el dirigente comentó que “los que salieron ahora fueron anotados el 15 de diciembre en la Escuela 23, y recién ahora están terminando la capacitación. Dentro de un tiempito nos entregarán las herramientas para trabajar”.

Por su parte Diego Vivas, de la Cooperativa 25 de Mayo y la asociación social Causa Peronista, indicó que en su agrupación “movilizamos casi 250 compañeros que apoyamos a la Presidenta, al gobernador y al intendente”. Asimismo, no pudo evitar cierta incomodidad cuando se lo consultó por las trabajadoras que reclamaban su sueldo a pocos metros de allí: “Los pagos están atrasados, es algo que no depende de nosotros, pero los fondos ya empezaron a venir”, indicó.

Comentarios