Un diputado bonaerense quiere ponerle límites legales al paintball

Busca prohibirlo para los menores de 21 años y registrar a los mayores que la practican. Cree que la actividad puede ser usada como entrenamiento para delincuentes o grupos políticos violentos.
jueves, 29 de abril de 2010 · 00:00

Un hombre murió en un predio de Pilar donde se practicaba clandestinamente la actividad.

 

Defendido a ultranza por quienes lo practican, el paintball -un juego de guerra en el que los participantes usan armas que lanzan balas de pintura para marcar a sus oponentes- se ha convertido en una actividad polémica. Por lo menos, lo es desde la muerte de Paulo Santroni, de 35 años, que falleció hace poco más de un mes mientras se fotografiaba junto a sus compañeros de equipo en un campo de práctica que funcionaba clandestinamente en la ex fábrica Anilinas, de Pilar.

Mientras los familiares de la víctima aún intentan dar con los responsables del lugar, en la Legislatura de la Provincia comenzó a analizarse un proyecto que busca ponerle límites a una actividad que actualmente no está regulada.

El diputado duhaldista Ángel Gabriel Villegas es autor de la iniciativa que pretende prohibir el acceso de los menores de 21 años al paintball y registrar a los mayores que estén autorizados para practicarlo.

Es que según señaló el propio Villegas en diálogo con El Diario, el paintball puede resultar un marco propicio para el entrenamiento tanto de delincuentes como de organizaciones políticas violentas.

De hecho, este último aspecto fue el motivo original del proyecto de Villegas, presentado antes de la muerte de Santroni. “En Hurlingham (de donde el legislador es oriundo), hay una agrupación política que se llama 26 de julio y cuyo líder, (Juan Carlos) Cacho Sacarpati, entrena a sus cuadros políticos en el paintball”, sostuvo Villegas.

Scarpatti, fallecido en agosto del 2008, había sido uno de los pocos que logró fugarse en plena dictadura del centro clandestino de detención que funcionó en Campo de Mayo. Su testimonio fue clave para reconstruir judicialmente el accionar de uno de los centros que prácticamente no dejó sobrevivientes.

 

Práctica

“Cuando empecé a poner la mirada sobre el paintball, su historia y su práctica en la Argentina me horroricé. Por ejemplo, en algunas páginas aparecen chicos de 10 años que practican esa actividad”, sostuvo Villegas.

“Hay grupos en la Provincia de Tucumán que están divididos en equipos de ataque, defensa y estrategia y se denominan con grados militares. Hay prácticas de tomas de cuarteles y de vehículos. Y en algunos lugares hasta se puede montar la escenografía de acuerdo a lo que pretendan los que practican la actividad”, enumeró el diputado.

De ese modo, señaló que así como en varias ciudades –dio como ejemplo la entrerriana Gualeguaychú- la policía entrena en campos de paintball al igual que el grupo especial GEOF, de la Federal, esa práctica puede ser también utilizada por comandos delictivos para preparar sus robos.

“La idea es que no puedan acceder los menores de 21 años, que es la edad mínima para poder portar un arma, y que los mayores que practiquen paintball estén registrados y se conozca si tienen antecedentes penales”, explicó Villegas.

“Los que defienden el paintball dicen que no disparan sino que ‘marcan’. Pero esa ‘marca’, surgida de un arma luego de que se escucha un disparo, es la marca de la muerte. Y lejos de tener una sanción, esa eliminación del rival supone el festejo de un triunfo”, interpretó Villegas. “Yo no puedo llamarle juego o deporte a esta actividad”, concluyó.

 

Hace un mes

No hay responsables por la muerte en Pilar

El diputado provincial por el PJ Ángel Gabriel Villegas aseguró estar en contacto con familiares de Paulo Santroni, muerto el 24 de marzo pasado al caer desde una altura de cuatro pisos mientras se fotografiaba con su equipo de paintball en un campo de juego que funcionaba clandestinamente en la ex planta de Anilinas Argentinas, en el Barrio Pellegrini.

“A más de un mes, la familia de ese muchacho todavía no pudo dar con un dueño del predio o con un responsable de la organización”, señaló Villegas.

El legislador señaló, además, que entre los acompañantes de Santroni en el momento de su muerte había también miembros del grupo especial GEOF, de la Policía Federal, que concurrían habitualmente al predio.

 

Comentarios