Condenan a 25 años Bignone y represores que actuaron en Pilar

El último presidente de facto deberá quedar detenido en una cárcel común. La misma condena les tocó a Santiago Rivero y Fernando Verplaetsen. En el distrito hubo al menos 24 desaparecidos.
miércoles, 21 de abril de 2010 · 00:00

Bignone habla ante el tribunal. Detrás, rostros de las víctimas de la represión.

 

 

Reynaldo Bignone, el último dictador y el único que no había sido juzgado hasta ahora, fue condenado hoy a 25 años de prisión a cumplir en una cárcel común por crímenes de lesa humanidad cometidos en Campo de Mayo hace mas de tres décadas, cuando era subjefe de esa guarnición que tenía bajo su órbita la represión ilegal en Pilar, entre otras zonas.

El militar, de 82 años, fue encontrado coautor penalmente  responsable por 11 allanamientos ilegales, 6 robos, 15 privaciones ilegales de libertad, 29 desapariciones y 38 casos de tormento, un número pequeño -aunque suficiente- de los casi 5 mil detenidos ilegales que pasaron por el lugar.

Igual condena alcanzó a su superior, el entonces Comandante de Institutos Militares, general retirado Santiago Omar Rivero, y al que fuera su jefe de Inteligencia, general Fernando Ezequiel Verplaetsen.

 

Otras penas

Al cabo de cinco meses y medio de juicio oral y público, el veredicto del Tribunal Oral Federal 1 de San Martín fue leído sin la presencia de los acusados, que optaron por no estar en una sala de audiencias colmada por medio millar de personas y medios de prensa locales y extranjeros.

El público aclamó el veredicto y en especial la resolución  judicial que canceló las prisiones domiciliarias de varios  acusados, entre ellos Bignone, y ordenó cumplir las penas en un establecimiento del Sistema Penitenciario Federal. 

Entre el público, rodeados de pancartas con los rostros de las víctimas, estaban el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Eduardo Luis Duhalde, la presidente Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto; Angela Boitano (Familiares), José Schulman (Liga), familiares de las víctimas, incluida la ex ministra de Economía, Felisa Miceli.

Los jueces Marta Isabel Milloc, Héctor Sagretti y Daniel  Alberto Cisneros condenaron también al general Jorge Osvaldo García, entonces jefe de la Escuela de Infantería, y Carlos Alberto Tepedino, jefe del Batallón de Inteligencia 601 del Estado Mayor General del Ejército, a 18 años de prisión.

En tanto, Eugenio Guañabens Perelló, ex Director de la  Escuela de Servicios para Apoyo de Combate «General Lemos», fue condenado a 17 años de prisión, mientras el único absuelto del caso fue el comisario bonaerense Germán Montenegro.

Riveros, Verplaestsen y García ya habían sido condenados el año pasado a penas de prisión perpetua, 25 años y 18 respectivamente, en el primer juicio por crímenes en Campo de Mayo en el que se ventiló el asesinato del adolescente comunista Floreal Avellaneda, y ya están detenidos en el penal de Marcos Paz.

Un sexto general imputado, el director de la Escuela de  Ingenieros, Eduardo Alfredo Espósito, fue declarado inimputable y no fue enjuiciado a raíz de su deterioro psicofísico.

 

Relevamiento

Las víctimas locales del terrorismo de Estado

En Pilar hay registrados 24 casos de desapariciones forzadas de personas.

Aunque hay casos atribuidos al grupo paramilitar conocido como Triple A que actuó hasta el golpe de Estado de 1976, una vez implantada la dictadura Pilar quedó bajo el mando operativo de la sede del Ejército en Campo de Mayo.

Los desaparecidos registrados en el distrito son Silvano José García, Purísimo Rito Bustamante, Lucio Edgardo Lucero, Javier Álvaro Utesa, Daniel Bernardo Micucci, Graciela Sara Bisbal de Mayorga, Evangelina Marta Gallegos, Dominga y Felicidad Abadía Crespo, Tomás Avelino Calderón Fernández, Osvaldo Hernán Bartolini, Susana Rita Gabelli de Bartolini, Jorge Ángel Machuca Munoz, Claudio Melquíades Ocampos Alonso, Olga Ana Cepeda Ramírez, Horacio Ricardo Maurello Catania, Eduardo José Caraballeda Cormach, Mario Camuyrano Bottini, Raúl Tomasi, Mirta Estela Quiroga Gabaret de Novo, Darío Ignacio Krasniavsky, Carlos Alberto Baglietto Cantú y Stella Maris Edén.

Comentarios