a un año del crimen

"El asesino es un perverso que hasta organizó el velorio", dice el hermano del exrugbier pilarense

Marcelo Longhi vivía en el distrito y fue asesinado en Luján. Por el crimen están detenidos su socio y el casero del campo que regenteaban. La causa fue elevada a juicio oral.
lunes, 9 de enero de 2023 · 11:55

A casi un año del crimen de Marcelo Longhi, exrugbier que vivía en Pilar y era presidente del Club Municipal de Vicente López (VILO), asesinado el 13 de enero de 2022 en Luján, su hermano aseguró que el principal sospechoso es un "psicópata" y que toda su familia quedó "destruida" por el hecho, por el que se inició una causa que a fines del año pasado fue elevada a juicio oral.

"Fue terrible todo lo que hizo después", dijo a Télam Fabián Longhi al referirse al acusado Pablo Achard (44, socio de la víctima), a quien calificó como "psicópata", "perverso" y "un lobo con piel de cordero", ya que "organizó el velorio" de su hermano y "se abrazó con todos" mientras "lloraba desconsolados".

"En la familia estamos todos destruidos. A mí me mataron un poco. Marcelo era mi papá a veces, mi mejor amigo, jugábamos al rugby juntos. Me arruinaron la vida", aseguró el hermano de la víctima.

El 13 de enero del 2022, Marcelo fue hallado asesinado en el acceso al paraje La Choza, en el límite entre Luján y General Las Heras, en el noroeste del Gran Buenos Aires. Su cuerpo yacía en la caja de su camioneta Ford Ranger detenida entre unos pastizales, a unos 15 metros de un camino rural que se cruza con la ruta provincial 47.

Según los resultados de la autopsia, la víctima murió a causa de una maniobra que le provocó la quebradura del cuello y, además, se estableció que presentaba una lesión en el rostro producida probablemente por un golpe de puño o trompada, detallaron los voceros judiciales.

Los pesquisas determinaron que adentro de la camioneta estaba el teléfono celular de Marcelo, mientras que en proximidades del puente del arroyo La Choza, a un kilómetro del lugar del hallazgo de la camioneta, se detectaron huellas de arrastre.

Por su parte, el casero del campo donde fue asesinado se había escapado al Chaco, donde tue arrestado.

Inicialmente, los investigadores creyeron que el exrugbier había salido a las 13.35 de ese día de su campo ubicado en la localidad de Tomás Jofré rumbo a Navarro con 180.000 pesos con los que tenía previsto comprar dos novillos, aunque las pruebas científicas descartaron esa pista, luego de un informe médico legista que determinó que la víctima no pudo haber salido con vida de su campo.

En ese contexto, fueron detenidos por el hecho Ramón Roberto Flores (41), casero del campo que alquilaba el exrugbier; y Pablo Achard (44), el amigo y socio de Marcelo, quien había sido la última persona en ver al exrugbier.

Ambos sospechosos, actualmente están procesados con prisión preventiva por el delito de "homicidio simple" y la causa ya fue elevada a juicio oral, aunque resta confirmar la fecha de inicio del debate, señalaron fuentes judiciales.

En ese sentido, los voceros revelaron que durante los últimos meses el socio de la víctima pidió dos veces la morigeración de la prisión y se la denegaron, a la vez que Flores hizo un pedido para ir a una prisión ubicada en la provincia de Chaco -de donde es oriundo- y su solicitud también fue rechazada.

"La causa está elevada a juicio, lo cual fue confirmado por la Cámara de Apelaciones. Achard será juzgado por un Tribunal Oral, mientras que Flores pidió que el proceso penal sea debatido en un juicio por jurados", explicó a Télam una fuente con acceso al expediente.

Por su parte, luego de ser detenido, Achard reconoció haber ayudado a Flores a descartar el cuerpo del presidente del club Vilo en su declaración ante la fiscal de instrucción de la causa, Mariana Suárez. Sin embargo, aseguró que era inocente y señaló al casero como el principal responsable de la muerte de Marcelo, luego de descubrir una supuesta infidelidad entre éste y su mujer.

Al respecto, el hermano de la víctima negó esa versión, aunque admitió que todavía no entiende el porqué del crimen y lo ligó a dinero vinculado a la venta de ganado.

"No sabemos por qué lo mataron, estamos con la duda de qué paso. Todavía seguimos conmocionados", manifestó Fabián y opinó: "Creo que tiene que ver con la venta de crías de vacas. Un tiempo después del hecho desaparecieron alrededor de veinte que eran propiedad de mi hermano".

A su vez, el hermano de la víctima indicó que conocía al acusado Achard, quien trabajaba como encargado de la seguridad del club Vilo, y reveló que fue él quien organizó al funeral de Marcelo, en el cual "lloraba desconsolado" junto a la familia del fallecido.

"No era mi amigo, pero lo veía seguido porque trabajaba en el club. Nos vendió todo el cuento. Fue terrible todo lo que hizo después, organizó el velorio. Cosas nefastas de este pibe, un perverso y psicópata: se abrazó con todos en el velorio, lloraba desconsolado", recordó Fabián sobre el imputado, a quien catalogó como "un lobo en la piel de un cordero".

Por último, Fabián manifestó estar disconforme con la carátula del hecho -"homicidio simple"- y pidió que se cambie a "homicidio agravado" debido a que entiende que fue un asesinato planificado, lo cual contemplaría una pena mayor para los imputados.

"Hay escuchas en las que se sugiere que van preparando el tema. Estamos seguros de que fue premeditado", aseguró.

Comentarios