Luego de 3 años

Prisión perpetua para el autor de un brutal femicidio

Antonella Osorio fue asesinada a golpes por su pareja, Andrés Feversani. El homicidio ocurrió en la localidad de Matheu en 2019. El femicida obtuvo su sentencia el pasado viernes.
lunes, 23 de mayo de 2022 · 16:06

El pasado miércoles comenzó el procesamiento de Andrés Leonardo Feversani, imputado por asesinar a golpes a su pareja, Antonella Osorio, mujer de 27 años madre de cinco niños, que se encontraba esperando otro hijo. Luego de 3 años del hecho, se le adjudicó la pena de prisión perpetua por cometer un homicidio doblemente calificado; por violencia de género, acto que concluyó con la pérdida del bebé que se encontraba gestando.

La sentencia fue dictada en el Tribunal Oral de lo Criminal (TOC) del departamento judicial Zárate-Campana luego de una ardua investigación llevada a cabo por los peritos, siendo los jueces Federico Daniel Martinengo, Daniel Carlos Rópolo y Mariano Agustín Chausis y el fiscal Martín Zocca las autoridades decisivas.

Cabe destacar que Sabrina Tombión, la abogada representante de la familia de la víctima, aclaró que “la sentencia era esperada; el defensor podría presentar alguna apelación, pero la pena es muy difícil de revertir” agregando que fue "muy justa para todos", según indicó El Día de Escobar.

El acontecimiento dado el pasado viernes significó un alivio hacia la familia de la víctima, en conjunto a la paz de Antonella. Los padres de la mujer, que se hicieron cargo de sus 5 nietos, aclararon que “debieron dejar a un lado su duelo para ofrecerles contención a los niños”, pudiendo reanudar su proceso luego del veredicto.

Brutal

El femicidio fue cometido el 21 de julio del 2019, en el barrio Villa Saboya de Matheu, Escobar. Según las palabras de la madre de Antonella, el femicida volvía de festejar el Día del Amigo bajo efectos de drogas y alcohol cuando atacó a la víctima, que se encontraba  durmiendo con sus hijos.

“Revolvió toda la casa y la levantó y la golpeó con sus criaturas de un año y medio, 2 y medio, 5 y 8 delante. Le tiró una heladera encima de ella, los nenes ayudando para que pueda salir. Le tiraba cosas, le pegaba, le pedía plata. Ella lo único que quería era que no que le pegue a los chicos. Le dijo al de 8 que vaya a pedir ayuda a una vecina. El nene salió corriendo las 3 de la mañana gritando: ‘mi papá está matando a mi mamá’”, recuerda Susana Altamiranda, la madre de Osorio.

Frente a la situación de fragilidad dada por los golpes y las contusiones, la salud de Antonella se veía en estado crítico. Así fue cuando el 28 de julio se descompensó y falleció, en consecuencia a la infección generada luego de la muerte del feto que llevaba en su vientre.

Cabe destacar que, durante la internación de Antonella y su bebé, el caso se encontraba catalogado como “lesiones leves”. Posterior a su fallecimiento, el crimen quedó en situación de estancamiento al etiquetarlo como “averiguación de causales de muerte”, siendo los familiares quienes tuvieron que realizar manifestaciones para que el caso se reconozca como un femicidio.

Es hasta el día de hoy que Susana, luego del esfuerzo por obtener justicia por su hija, les comunica un mensaje a otras madres que pasan por situaciones similares para que “luchen por sus hijas, para que puedan descansar en paz, para que se haga justicia y que estos asesinos se pudran en la cárcel”.

Comentarios