la coartada

Crimen de Longhi: su socio apuntó hacia el otro detenido

La víctima vivía en Manuel Alberti y apareció en su camioneta el 13 de enero. Su amigo Pablo Achard le dijo a la Justicia que el casero del campo que ambos arrendaban le efectuó un disparo en la cabeza. Pero la autopsia señala otra causa de muerte.
martes, 5 de abril de 2022 · 08:01

El socio de Marcelo Longhi, vecino de Manuel Alberti que fue asesinado el 13 de enero último en la ciudad de Luján, declaró ante la Justicia en indagatoria a través de un escrito. Pablo Achard, detenido días después del hecho, cargó contra el otro imputado en la causa, el casero de un campo que ambos arrendaban en Tomás Jofré.

Longhi, presidente del Club Vicente López (VILO) fue hallado asesinado a golpes y con el cuello quebrado en la caja de su camioneta Ford Ranger, que apareció detenida entre unos pastizales a unos 15 metros de un camino rural que se cruza con la ruta provincial 47, en el acceso al paraje La Choza, en el límite entre Luján y General Las Heras.

Su socio y amigo, quien para la fiscalía está involucrado en el crimen, apuntó al también detenido Ramón Flores: sostuvo que fue Flores quien asesinó a Longhi de un disparo en la cabeza (aunque ese supuesto tiro no fue detectado en la autopsia), porque según él la víctima habría mantenido relaciones con la esposa del casero.

En su declaración, Archard señaló que, luego de una reunión en San Isidro, se dirigió al campo que explotaba con Longhi y que allí fue recibido por el encargado: “Me abrió la tranquera y luego subió a mi vehículo para acompañarme hasta la casa. Al dejar el auto, observé que la camioneta de Marcelo estaba estacionada cerca del bebedero de los animales. En ese momento, Flores se bajó, extrajo un arma de fuego de puño tipo 9mm que tenía en su cintura y, antes de que yo pudiera decir algo, comenzó a decirme: ‘Se me fue la mano…se me fue la mano’”.

El socio sostuvo que Flores le confesó que “había discutido con Longhi porque se había enterado que tuvo intenciones de mantener relaciones sexuales con su pareja, o que las había tenido. A ella yo la conocía bien, ya que se quedó viviendo en el campo dos semanas con Flores”. Sin embargo, tanto la mujer como la supuesta relación clandestina no habían sido mencionadas antes en el expediente.

Achard declaró también que el casero lo apuntaba con el arma y que lo obligó a ayudarlo a cargar el cuerpo de Longhi en la camioneta amenazándolo de muerte a él, pero también a su mujer y su hija. “En el camino de vuelta Flores me contó que lo había matado a esa mañana mediante un disparo de arma de fuego en la nuca. No me dijo qué arma había utilizado, pero me imagino que fue la que llevaba consigo y con la cual me amenazaba. Quiero aclarar que desconozco cuál fue la modalidad, pero hago referencia a lo que él me dijo”, expresó.

No obstante, ante la Justicia el hombre no explicó por qué no le dijo nada a los familiares de su socio y amigo ni a la policía. Días más tarde del asesinato del exrugbier fue detenido en su domicilio de Vicente López, secuestraron una pistola calibre 9 milímetros con la documentación vencida. También se allanó una oficina donde Achard tiene su empresa de seguridad, a pesar de lo cual esgrimió: “Tenía miedo por mi vida y la de mi familia”.

Además se justificó explicando que “Marcelo estaba muerto, ya no podía modificar nada. Ante esta realidad, y con temor a que Flores me hiciera lo mismo, decidí llevarlo a Chaco porque de ese modo podía recuperar el campo tanto para la familia de Marcelo como para la mía. Pero temía que si lo hacía sólo quisiera deshacerse de mí, por eso le pedí a mi mujer y mi hija que me acompañaran”.

Por su parte, en las próximas horas Ramón Flores podría enviar también un escrito, mientras ambos continúan detenidos acusados por homicidio simple. En una entrevista antes de ser detenido en Chaco, también deslindó su responsabilidad e introdujo supuestas infidelidades de su jefe, que dijo "mantenía una relación con la esposa de un comisario, de un abogado y con una chica del club".

Una de las pruebas más contundentes para imputar a Achard y Flores consistió en que el horario del deceso de Marcelo Longhi no fue más allá de las 13, por lo cual para la fiscal Mariana Suárez la muerte del ex rugbier se produjo en el campo de Tomás Jofré, pero Achard dijo que lo vio salir de allí a las 13.35.

También entre las ropas de Longhi se encontraron hojas de eucalipto que no había en la zona donde se encontró la camioneta con el cuerpo de la víctima, pero que son abundantes en el campo donde para la Justicia se produjo el crimen.

Comentarios