En Chaco

Detienen al casero acusado del crimen del exrugbier

Fue apresado en Barranquera, donde tenía una causa pendiente. Dijo que es un “perejil” y que la víctima tenía relación con tres mujeres. Ya habían detenido al socio de Longhi.
martes, 8 de febrero de 2022 · 11:56

El casero del campo que alquilaba el exrugbier y presidente del Club Municipal de Vicente López (Vilo), Marcelo Longhi, vecino de Manuel Alberti asesinado el 13 de enero último en la ciudad de Luján, fue detenido ayer en la provincia de Chaco, tras permanecer cinco días prófugo, por lo que suman dos los apresados por el crimen, informaron fuentes policiales y judiciales.

Se trata de Ramón Roberto Flores (40), alias “Javier”, quien fue detenido mientras caminaba por la localidad de Barranqueras, en el sudoeste chaqueño, luego de que el viernes quedara preso Pablo Javier Achard (44), amigo y socio de Longhi (59).

Fuentes policiales y judiciales confirmaron a Télam que Flores intentó darse a la fuga cuando fue interceptado por los efectivos de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) Departamento de Homicidios de la policía bonaerense y del Departamento de Investigaciones Complejas (DIC) de Chaco.

El hombre fue localizado gracias al análisis de su teléfono celular y por un pedido de detención formulado por la fiscal Mariana Suárez, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 9 de Luján. “Lo veníamos siguiendo y viendo que se movía por la misma zona”, explicó a Télam un investigador.

En tanto, el viernes pasado fue detenido por el mismo hecho el socio y amigo de Longhi, Achard; quien quedó imputado del delito de “homicidio simple” y se negó a declarar ante la fiscal Suárez. Por su parte, Flores había sido entrevistado por un medio chaqueño al que le aseguró ser “inocente” del asesinato de su patrón.

“Siento que soy un perejil. Estoy seguro que las cosas que dicen no pasaron ahí. Mi patrón (Achard) y yo no tenemos nada que ver”, dijo el acusado en diálogo con el medio MásContenidos.Net, de Chaco.

Según Flores, él pensaba viajar hacia Chaco para anotar a su hija recién nacida y contó que en el campo “tenía miedo” porque “estaba solo”. “Yo no vine prófugo al Chaco. Yo vine en la camioneta del patrón Pablo. Le dije que me traiga porque tenía miedo”, indicó.

El casero relató que no le había llegado ninguna citación de la justicia y que su abogado estaba intentando interiorizarse del expediente para establecer los pasos a seguir.

Luego, Flores expresó que tras el crimen declaró durante seis horas ante la Policía a la que le dijo que su jefe “mantenía una relación con la esposa de un comisario, de un abogado y con una chica del club”.

“Dos noches antes que de venga al Chaco unas personas quisieron entrar en la casa del campo. Cómo tenemos escopetas, saqué una por la ventana y tiré dos tiros al aire. No sé si querían hacerme algo o robar”, denunció.

El hombre también dijo que el campo era alquilado por Longhi y su socio Achard, a quienes solo vio una vez en un hotel de la ciudad chaqueña de Resistencia cuando lo fueron a contratar, recomendado por un amigo que trabajaba en Buenos Aires. “Me llevaron como casero, cuidaba la casa y los animales; ese fue el trato. Yo trabajaba para los dos”, añadió.

En tanto, el abogado de la familia Longhi, Alejandro Broitman, aseguró que los dichos de Flores “son excusas banales, infantiles, inconsistentes. Es una vergüenza, un asesino”.


“Siento que soy un perejil. Estoy seguro que las cosas que dicen no pasaron ahí. Mi patrón (Achard) y yo no tenemos nada que ver”. RAMÓN FLORES.

1
3
16%
Satisfacción
0%
Esperanza
33%
Bronca
33%
Tristeza
0%
Incertidumbre
16%
Indiferencia

Comentarios