Marcharon en Zelaya

Repudio y pedido de cárcel común para un cura acusado de abuso

Cumple prisión domiciliaria en la casa de un familiar. Organizaciones reclaman que le revoquen ese beneficio. Lo acusan de abusar de una menor en un colegio de La Plata.
jueves, 1 de julio de 2021 · 19:21

Unas 150 personas, mayormente integrantes de agrupaciones por los derechos de las mujeres y los menores, marcharon este jueves en la localidad de Zelaya para repudiar el arresto domiciliario que desde el sábado último cumple en la localidad, Raúl Sidders, un sacerdote de 60 años acusado de abusar de al menos una menor, en una colegio de La Plata. El reclamo se hizo sentir con fuerza y también se solicitó que el cura sea trasladado a una cárcel común.

A medida que recorría las calles de la localidad, los manifestantes fueron dialogando con los vecinos para ponerlos al tanto de la situación, al menos a aquellos que no se habían enterado. La columna llegó hasta la puerta de la vivienda de la calle Comodoro Rivadavia 2097, donde Sidders cumple el arresto en la casa de una de sus hermanas.

La protesta fue organizada por el Plenario de Trabajadoras de Pilar, junto al Frente de Mujeres y Disidencias Pilar. Participaron además integrantes de la Defensoría de Género, la FORA, Mumala, del Polo Obrero.

Testimonio
Rocío hoy tiene 28 años. Tiempo atrás denunció el acoso y los abusos que sufrió entre sus 11 y 14 años cuando asistía al colegio San Vicente de Paul de La Plata, donde Sidders era capellán. Según señaló, el sacerdote se valía de las instancias de confesión para incitarla a tener relaciones sexuales. Luego de su testimonio, otros jóvenes que asistieron a ese colegio se animaron a contar sobre otros abusos aparentemente cometidos por el mismo sacerdote.

Sidders había sido beneficiado con la prisión domiciliaria en septiembre del año pasado, a instancias de un Juzgado de Garantías de La Plata, pero dicha medida fue apelada inmediatamente. Por eso mismo, desde la semana pasada (ya que la decisión quedó firme), el cura -que tiene colocada una tobillera electrónica- se encuentra instalado en una vivienda perteneciente a una de sus hermanas.

Fue el juez Agustín Crispo quien en 2020 dictó la prisión preventiva para el cura acusado del delito de “abuso sexual gravemente ultrajante por su duración en el tiempo y circunstancias de realización doblemente agravado” contra una mujer que denunció haber sido abusada por el sacerdote entre el 2004 y el 2008, cuando ella tenía entre 11 y 14 años.

Según consta en el pedido de detención, el sacerdote abusó de la menor “en el patio de la institución y durante los recreos, lo que provocó un grave daño en la salud mental de la niña”.

“Asimismo, y en las habituales ocasiones en las que recibía el sacramento de confesión, corrompió a la menor mediante explicaciones personalísimas sobre cómo masturbarse, realizar sexo oral y mantener relaciones sexuales con acceso carnal con su novio”, precisó el fiscal en su escrito.

1
1
20%
Satisfacción
40%
Esperanza
20%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
20%
Indiferencia

Comentarios