Ocurrió en 2013 en La Lonja

Pospusieron el inicio de juicio por Gabriel Eiriz

Comenzaban a juzgar a una policía que lo amenazó días antes de que lo mataran por denunciar fiestas clandestinas. El defensor adujo enfermedad. La familia cree que busca que prescriba la causa.
miércoles, 12 de febrero de 2020 · 00:00

El inicio del juicio a una policía acusada de amenazar a un vecino de Pilar que había denunciado la existencia de “fiestas clandestinas” y que fue asesinado días después de la intimidación, en 2013, se pospuso para el 19 de febrero próximo, ya que el defensor adujo estar enfermo, informaron fuentes judiciales.
El proceso debía iniciarse a las 9.30 de ayer en los tribunales correccionales de San Isidro, donde la oficial de la Policía Federal Argentina (PFA) Fernanda Pérez Arguello iba a ser juzgada por las amenazas coactivas sufridas por Gabriel Eiriz (41) 25 días antes de ser asesinado en La Lonja.
No obstante, el defensor de la acusada informó a la jueza en lo Correccional 5 que está enfermo, por lo que se dispuso una nueva audiencia para el 19 de este mes.
Para Gustavo Eiriz, hermano de la víctima, la defensa de Pérez Argüello, está “especulando con que la causa prescriba en marzo”. “Se pidió la elevación a juicio en 2016, tienen esto parado durante años. Lo fueron dilatando con que la defensa pidió pericia psicológica de su propia defendida y tres fechas se fueron dando, en una ni siquiera se presentó y le van dando plazos insólitamente largos”, añadió.
“Vas a terminar muy mal”, “no te olvides que sé dónde vivís y dónde trabajás”, “si querés vivir tranquilo más te vale que no vuelvas a mensajear nunca más”, fueron algunas de la amenazas que, de acuerdo a la pesquisa Pérez Argüello le hizo a Eiriz el 13 de septiembre de 2013.
“A nuestro hermano nadie lo cuidó, no le pusieron custodia ni se tomó ninguna medida de prevención y lo que le anticiparon se terminó concretando. Él mismo había dicho que si aparecía tirado en una zanja había tres personas que eran responsables, pero a poco más de seis años la Justicia no hizo nada”, dijo a Télam una de las hermanas de la víctima, Gisel Eiriz.
El juicio por amenazas a la policía es por ahora el único proceso que guarda relación con el hecho del que fue víctima Eiriz el 8 de octubre de 2013 en el patio de su casa del barrio Los Tilos, y que permanece impune sin que nunca haya sido identificado el o los autores del crimen.
Por tal motivo, sus familiares esperan que ahora comience a develarse la trama del asesinato, que creen que estuvo estrechamente vinculado a las denuncias que Gabriel había hecho contra los propietarios e inquilinos de viviendas vecinas a la suya, en las que -aseguraba- se hacían fiestas clandestinas, donde circulaba droga y se ejercía la prostitución.
Las fuentes judiciales explicaron que si bien la mujer policía estuvo mencionada en la causa por el homicidio, nunca fue indagada y ahora llega a juicio acusada en otro expediente por amenazas, que instruyó la fiscal Cecilia Chaieb, de Pilar, quien será reemplazada en el debate por su colega, Carolina Carballido.
Según la acusación, a la que tuvo acceso Télam, el 13 de septiembre de 2013 la mujer policía amenazó en reiteradas oportunidades a Eiriz porque éste había llamado varias veces a la dueña de una de las casaquintas del barrio Los Tilos para reclamarle por las fiestas que allí se realizaban.
De la pesquisa surgió que esa propietaria a la que Eiriz llamaba no vivía allí sino que le alquilaba la quinta a un hombre que organizaba las fiestas. Eiriz había intentado reiteradamente comunicarse tanto con la dueña como con el inquilino y, en ese marco, apareció en escena la policía Argüello, prima de la propietaria de la casa señalada, explicaron las fuentes.
Siempre según la investigación, la dueña de la vivienda, cansada de los reclamos, le dijo a Argüello que mediara con el vecino aunque, en vez de poder llegar a un acuerdo, el hombre comenzó a recibir amenazas.
“Enfermo de mierda. Dejá de romperle las pelotas a mi prima porque vamos a ir a tu casa”; “no te olvides que trabajo en un juzgado. Que sé dónde vivís. Vas a terminal mal”, fueron algunas de las amenazas enviadas desde el celular de la policía al de Eiriz entre las 16.24 y 16.45 del 13 de septiembre de 2013, según consta el expediente. 

 

Las amenazas
• “Vas a terminar muy mal”.
•  “No te olvides que sé dónde vivís y dónde trabajás”
•  “Si querés vivir tranquilo más te vale que no vuelvas a mensajear nunca más”.
 

11
14

Comentarios