Femicidio y explosión: apuntan al empleado fallecido

Marcela Hilarion fue asesinada a puñaladas en una verdulería. Luego, el lugar del hecho voló por la explosión de una garrafa. Se sospecha que el empleado que estaba a su lado pudo haberla matado y luego haber querido borrar pruebas.
jueves, 21 de noviembre de 2019 · 10:36

Luego del brutal femicidio ocurrido ayer por la tarde en una verdulería de Del Viso y la posterior explosión de parte del lugar, la Justicia intenta determinar quién mató a Marcela Hilarion (30) y qué rol tuvo en el hecho Rogelio Quispe (28), el empleado fallecido que apareció a su lado.

Según las últimas informaciones de los investigadores, se sospecha que Hilarion pudo haber sido víctima de un ataque sexual por parte de su agresor, quien luego -para borrar pruebas o suicidarse- provocó la explosión de una garrafa.

El hecho se registró ayer a la tarde en un comercio ubicado en Gualeguaychú 2868 del barrio Del Vicenzo Grande. Fuentes policiales y judiciales informaron a El Diario que efectivos de la Comisaría 7ª y bomberos acudieron a un llamado al 911 a raíz de un incendio en un galpón trasero de una verdulería.

Fue el propietario del negocio y marido de la mujer quien dio aviso, y al lograr romper un candado los bomberos y la policía se encontraron con un cuadro estremecedor: la mujer había sido asesinada a puñaladas con saña (tenía un cuchillo clavado en el ojo), mientras que a su lado estaba Quispe, aún con vida, con el 90% del cuerpo quemado.

El empleado fue llevado de urgencia a un hospital, donde murió a las pocas horas. 

Hipótesis

Los investigadores indicaron que por el momento la versión del viudo es firme: el hombre dijo que salió a hacer un reparto, y que al regresar notó un ruido extraño que venía de la garrafa del cuarto del fondo, para luego sentir la fuerte explosión.

Hasta el momento, una hipótesis que se maneja en la Justicia es que el empleado haya querido abusar sexualmente de Hilarion (mamá de dos hijos), para luego asesinarla. Luego, habría provocado la explosión de la garrafa: no se sabe si para borrar pruebas del femicidio y escapar, o bien como una manera de quitarse también él la vida.

La prueba más firme de esta hipótesis es que la llave del candado (el lugar puede cerrarse desde adentro) estaba debajo de su cuerpo, y no en posesión del marido de Marcela.

Galería de fotos

6
36
1%
Satisfacción
0%
Esperanza
74%
Bronca
15%
Tristeza
2%
Incertidumbre
3%
Indiferencia

Comentarios