Está detenido en Malvinas

El tío de Brisa sigue sin declarar y podrían condenarlo a prisión perpetua

Es la pena por el delito de ''abuso sexual seguido de muerte''. El fiscal tiene 30 días para pedir la prisión preventiva.

El tío de Brisa sigue sin declarar y podrían condenarlo a prisión perpetua

PRUEBAS. La justicia tiene elementos contundentes para condenar a Méndez.

A una semana del asesinato de Brisa, Matías Méndez, tío de la víctima y principal sospechoso del crimen, permanece privado de su libertad en la Comisaría Tortuguitas 4ª de Malvinas Argentinas, y sigue sin declarar, de acuerdo a lo que, en diálogo con El Diario, confirmó el secretario del Juzgado de Garantías Nº6 de Pilar, Esteban Sparrow.
Según el funcionario judicial, Méndez está imputado por el delito de “abuso sexual seguido de muerte”, que prevé una condena de reclusión perpetua. “Es muy posible que espere el juicio detenido, porque estamos ante un delito calificado por la doctrina como ‘aberrante’, que es uno de los peores que hay en el Código Penal”, explicó.
Más allá de que la relación de parentesco y que la víctima fuera menor de edad se consideran agravantes, ya de por sí la pena por abuso sexual seguido de muerte es la máxima. Quien definirá la situación procesal del detenido hasta la espera del juicio es el titular de Juzgado de Garantías Nº6 de Pilar, Nicolás Ceballos. Desde su lugar de abogado, Sparrow consideró que “como una persona que estudió el caso, la prueba que hay es contundente”.
Por una cuestión de seguridad, Méndez permanece detenido en la Comisaría Malvinas 4ª de la localidad de Tortuguitas, y sigue sin declarar.
Respecto al proceso judicial, Sparrow explicó que “hasta ahora no declaró y su silencio no puede ser utilizado en su contra. Puede no declarar nunca, pero se le tiene que ofrecer la posibilidad de defenderse, si lo hace o no, es un tema suyo”.
En el lapso de 15 días desde la detención, prorrogables por otros 15 días, el fiscal de la causa, Gonzalo Acosta, deberá reunir las pruebas para pedir la prisión preventiva que, luego de ese lapso de 30 días, deberá ser dictada, o no, por Ceballos.
En este punto, Sparrow aclaró que “para pedir preventiva tiene que haber prueba muy fuerte, es decir que casi con seguridad, no con certeza, va a ser condenado por el delito que se lo acusa, lo que se da en este caso en particular”.
A pesar de que la preventiva es “excepcional”, se dicta en caso de que se verifique peligro de fuga, o entorpecimiento del caso, es decir, que el acusado presione a la víctima o testigos para declarar, condiciones que podrían darse en esta causa puntual.
En este caso considerado en el marco legal como “aberrante”, todo haría suponer que el juez va a dictar la prisión preventiva y Acosta va a tener un período de 10 meses para completar la totalidad de la investigación, y pedirle al juez que la causa vaya a juicio.

El hecho
En base a lo que explicó Sparrow, el dato de Facebook que llevó a la casa de Méndez, “llegó a la fiscalía el jueves a última hora. El viernes utilizaron perros de Gendarmería, en la esquina de la casa, pusieron ropa de la nena para que huela, y fueron corriendo directo al domicilio, al lugar en el que estaba”.
Aunque en un primer momento se dijo que el cuerpo de Brisa había aparecido hacia la noche del viernes, para las 16.30, el fiscal ya había informado que lo habían encontrado, por lo que lo hallaron cerca del mediodía. Finalmente, después de que el juez evaluó la acusación el sábado por la noche, el domingo pidieron la detención. 

EL ACUSADO 
“¿Alguien de la familia?; usted  está loca”
Entre los datos que más indignan es que el acusado de asesinar a Brisa era uno de los que más activamente participaba de la búsqueda.
Quien recordó un cruce de palabras con el homicida fue la exconcejal y comerciante de Derqui, Luisa Carpegna, quien en Facebook (a partir de una publicación de El Diario) relató una anécdota que, con los hechos ya conocidos, hiela la sangre.
“Pensar que vino a mi negocio a pegar un cartel de Brisa desaparecida –expresó-. Me pidió permiso, era cliente nuestro y yo le dije ‘¿No será algún familiar?’ Porque siempre lamentablemente en estas aberraciones es alguien muy cercano del entorno familiar”.
Según la comerciante, Méndez “me respondió ‘usted está loca’ y se llevó el cartel y no pego nada”. Para ese entonces, el crimen se había consumado: “Ya la había matado, eso fue el jueves y la autopsia reveló que fue el mismo miércoles que la mató…”.
De hecho, el propio asesino mantenía un fluido cruce con vecinos y medios (entre ellos El Diario) desde que se supo de la desaparición de Brisa, simulando su preocupación por encontrarla. Apenas 48 horas más tarde, la verdad salió a la luz.

20
6
Comentarios Libres