Jugador de Los Pinos golpeó a un juez

Es Ariel Kraus, histórico del equipo de La Lonja. El último fin de semana agredió al árbitro Diego Achával cuando el Verde perdía 24-6 ante Virreyes. Juega en Primera hace 20 años.
miércoles, 17 de abril de 2013 · 00:00

El último fin de semana, el partido de rugby que Los Pinos perdió como local frente a Virreyes en su cancha del barrio Los Tilos registró un hecho insólito: Ariel Kraus, histórico jugador del equipo de La Lonja, le pegó una trompada al árbitro Diego Achával, por lo que recibirá una dura sanción.

Se disputaba la segunda fecha de la Zona B del Grupo 4. Promediando el segundo tiempo, Virreyes vencía cómodamente por 24-6, cuando sucedió lo inesperado: tras una breve discusión por un fallo, Kraus le propinó un golpe de puño en la cara al juez del partido, un abogado de 49 años.

Según expresó el propio jugador luego del cotejo, le marcó al referí de mala manera que le estaban pegando a un compañero en el suelo. Cuando Achával se acercó, sorpresivamente Kraus lo golpeó en el rostro, por lo que el cotejo se suspendió de inmediato.

El hombre quedó tendido en el suelo unos momentos y luego pudo reincorporarse, para retirarse a su domicilio de Ciudad de Buenos Aires por sus propios medios.

 

Experimentado

Los presentes no salían de su asombro por lo ocurrido: con 37 años, Kraus es uno de los jugadores más experimentados del plantel.

El tres cuartos de Los Pinos juega en primera desde hace dos décadas y hasta el partido del sábado no registraba expulsiones en su dilatada trayectoria, que se estima llegó a su fin luego de su intempestiva reacción.

En declaraciones al diario deportivo Olé, Kraus expresó: “Estoy de acuerdo con la sanción que tomen, no puedo decir nada. Digan lo que digan está bien, me la tengo que bancar”, al tiempo que reconoció que “estoy superado con la situación, no se puede reaccionar como reaccioné yo”.

Por su parte, desde el Club Los Pinos, presidido por Gustavo Cerdá, emitieron notas de disculpas al árbitro agredido, al equipo rival y a la Unión de Rugby de Buenos Aires (URBA).

El lunes, el árbitro presentó su informe ante la URBA, aunque se sabe que en el rugby las sanciones para este tipo de casos son durísimas y ejemplificadoras: de 5 a 99 años de suspensión.

En este sentido, uno de los últimos casos en el rugby local fue el del jugador Carlos Nieto, de Los Matreros, quien en 2004 golpeó al árbitro Ignacio Iparraguirre. Sin embargo, llamativamente se le dio por cumplida la pena en 2011.

El año pasado, Dino Cáceres -jugador de Tucumán Lawn Tennis- recibió 2 años de suspensión por golpear y dejar inconciente a un rival de Jockey Club de Rosario.

 

99

años de suspensión es la máxima sanción que marca el reglamento por golpear a un árbitro. La pena mínima es de 5 años.

Comentarios