Hermano de Rosana dice que Arce amenazó con matarla y la agredía

“No merecés vivir”, habría expresado el viudo. También declaró haberlo visto pegarle y correrla con un cuchillo. Familiares de la víctima declararon en el segundo día del juicio oral.
sábado, 13 de abril de 2013 · 00:00

Oscar Galliano, hermano de la joven asesinada en 2008 en su casa de la localidad bonaerense de Exaltación de la Cruz, aseguró hoy que el viudo José Arce le dijo a la chica que “un día” la iba a matar porque “no merecía vivir” y que siempre la amenazaba.

Al declarar en la segunda jornada del juicio que realiza el  Tribunal Oral en lo Criminal 1 de Campana, Galliano afirmó que presenció agresiones verbales y que conocía episodios de violencia, por lo que trataba de concurrir asiduamente a la casa de su hermana Rosana (29). “Pendeja inútil, un día te voy a matar, hija de puta. Vos no merecés vivir”, relató Oscar que escuchó que Arce (64) le decía a su hermana en una ocasión.

Siempre mirando fijo al imputado, recordó que otro día, cuando él estaba realizando trabajos de albañilería y pintura en la casa del barrio El Remanso donde vivía el matrimonio, le dijo que no tenía “ni voz ni voto” en sus cosas, que se callara y “le pegó un sopapo”.

Debido a esos episodios, aseguró ante los jueces Daniel  Rópolo, Elena Bárcena y Raquel Slotolow, que tenía un “pacto” con Rosana para que ella cada tanto rompiera algo en la casa y él tuviera la posibilidad de ir hacia allá con esa excusa y protegerla de Arce.

Uno de los episodios más violentos que presenció, dijo que ocurrió cuando el ahora viudo manifestó que le habían robado 2.000 dólares y lo acusó principalmente a él y a Noelia, una chica de 13 años que limpiaba la casa.

“Me baja de la escalera (donde pintaba), me pone el arma en la cabeza y me dice ‘¿dónde está la plata que me robaste?’”, afirmó Oscar y aseguró que luego los encerró en una habitación a Rosana, sus dos hijos y a ellos dos.

Según el hermano de la víctima, después tomó a Noelia del cuello, la levantó con un brazo y la puso contra la pared, mientras él y Rosana trataban de calmarlo.

 

El asesinato

Por su parte, Mónica Galliano, hermana de Rosana, relató llorando lo ocurrido la noche del 16 de enero de 2008 en la casaquinta del barrio El Remanso, cuando la joven cayó desvanecida en el piso del comedor tras recibir cuatro balazos mientras mantenía una conversación telefónica con Arce.

“Escucho un impacto como si fuera una lamparita que explota. Ella gritó ‘ay’, sigo escuchando impactos, ella entra y cae en el piso del comedor. En ese momento empezó la locura, empecé a gritar en un rincón y nadie me escuchaba”, relató a los jueces.

Dijo que luego se encerró en la habitación de Rosana y cuando logró comunicarse con Arce, él le dijo que llamara a un vecino y no le preguntó cómo estaba su hermana.

Acerca de los episodios de violencia, contó que en junio de 2007 el viudo la corrió a Rosana con un cuchillo porque creía que lo engañaba y estaba muy celoso.

“El vio una marca en el cuello de ella y le dijo que tenía un chupón, pero cuando ella hizo la denuncia (policial) y la mandaron al forense, el médico dijo que era un apretón” que ella creía que se lo había hecho el propio marido, aseveró la mujer.

 

Secuestro 

Oscar Galliano, hermano de Rosana, contó que tras el homicidio, después que él  ofreciera varias notas en televisión, lo secuestraron y lo llevaron en su auto a un campo donde lo golpearon y le decían que no hablara más de Arce porque le iba a pasar lo mismo que a Rosana, pero que no le iban a vaciar un cargador sino dos.

 

Declaraciones

Relación con los supuestos autores materiales 

En otro tramo de sus declaraciones, Oscar y Mónica Galliano, ambos hermanos de la asesinada Rosana, fueron consultados sobre si conocían a Gabriel (41) y Paulo (35) Leguizamón, juzgados como coautores materiales del crimen, tras ser presuntamente contratados por José Arce (64) y financiados por su madre, Elsa Aguilar (83).

Oscar detalló que no los conoció personalmente, pero que en el galpón de “Las Dulzuras”, la casa de Arce, había un montón de autos tapados que Rosana le había dicho que eran robados, no tenían la patente y ella creía que eran sustraídos por ellos.

Agregó que ella también los acusaba de que le hayan robado su vehículo en un episodio del que logró escapar.

Mónica, en tanto, dijo que a los Leguizamón los había  conocido en un cumpleaños de uno de sus sobrinos, porque estaban invitados como amigos de Arce, pero que en otra ocasión no los había visto.

Incluso recordó que, horas antes del crimen, ella fue con su hermana a comprar algo a un mercadito cercano y salió un hombre con una bicicleta que ella luego se dio cuenta que las estaba espiando, pero no era ninguno de ellos.

Comentarios