Roba una casa del centro y es detenido poco después

domingo, 2 de mayo de 2010 · 00:00

Un delincuente fue aprehendido por la policía minutos después de robar dinero y alhajas de una vivienda del centro de Pilar. El procedimiento se registró el último jueves cuando personal de la Comisaría 1ª rondaba con un patrullero el centro y recibió un alerta del 911 donde le indicaban un ilícito en una casa ubicada al 800 de la calle Fermín Gamboa.

Al llegar al lugar los dos efectivos se entrevistaron con el dueño de la morada, un comerciante de 59 años, que les aseguró haber visto al delincuente cuando escapaba. Pero eso no fue todo porque además aseguró conocerlo y en consecuencia les dio datos precisos para que comenzaran un rastrillaje.

De acuerdo a voceros oficiales, todo comenzó cerca de las 19, cuando el ladrón se trepó al muro perimetral de la casa, de dos metros de alto, y cayó a su interior para luego ingresar subrepticiamente a las dependencias.

En ese momento la vivienda estaba sin moradores y eso en lo aprovechó para llegar al dormitorio, revisar todo y dar con unos 2 mil pesos en efectivo, más varias joyas de oro y plata de la esposa del propietario.

Pero cuando parecía que se iría tranquilamente con el botín oyó que alguien ingresaba y salió corriendo haciendo un ruido que alertó al dueño de la vivienda. Éste se percató de que alguien ajeno estaba saliendo hacia el patio trasero, llegó hasta el terreno y entonces alcanzó a ver al delincuente mientras escalaba el muro para saltar a la calle.

En consecuencia, los efectivos comenzaron su búsqueda con los datos fisonómicos y otros como el posible lugar donde podría vivir habida cuenta que la víctima lo conocía, presuntamente, por haberle dado alguna changa anteriormente.

Tal es así que al cabo de algunos minutos los policías llegaron al barrio Villa Verde y lo reconocieron cuando caminaba al 1200 de calle Goleta Sarandí. Cuando fue interceptado no opuso resistencias, y al ser requisado se encontró en su poder el dinero y las joyas robadas poco antes.

Sin embargo lo suyo no terminó allí porque en un bolsillo llevaba un envoltorio de nylon con unos 3 gramos de picadura de marihuana. Según fuentes oficiales, el malviviente cuenta con 39 años y se domicilia al 1900 de calle Fragata Trinidad del barrio Villa Verde. Pero si ya era muy compleja su situación legal todo se le terminó de agravar cuando los oficiales constaron que era el mismo que casi una semana antes, más precisamente el 19 de abril, había robado dinero y electrodomésticos de una casa sita al 1000 de calle Baigorria, y bajo la misma modalidad: sabiendo que no estaban sus moradores.

El detenido quedó a disposición de la Unidad Funcional de Instrucción Nº 2 bajo el cargo de “aprehensión por hurto agravado por escalamiento e infracción a la Ley 23737 de consumo y venta de estupefacientes”.

 

 

Eran dos delincuentes
Asaltan y le quitan el sueldo a empleado del correo de Derqui

A plena tarde, un empleado del correo de Presidente Derqui fue asaltado por dos delincuentes que le quitaron el dinero, el teléfono celular y su reloj de pulsera. Según informaron fuentes policiales, el caso tuvo lugar el jueves último cuando la víctima se retiraba de la sucursal del Correo Argentino de esa localidad. Hasta el momento la policía no pudo dar con los malvivientes.

De acuerdo a la misma versión, eran las 13.30 cuando el trabajador había terminado de cerrar la oficina ubicada al 389 de la céntrica calle Rivadavia y luego de hacer pocos pasos fue abordado por dos sujetos.

Uno de ellos directamente le pasó un brazo por arriba del hombro y le dijo con total confianza “hola amigo, quedate bien quietito y no digas nada”, mientras que con el otro brazo le apoyaba un revólver de grueso calibre en el abdomen.

El atracado quedó paralizado ante la posibilidad de que le disparen y lo maten, y eso fue aprovechado por el cómplice del ladrón armado para meterle las manos en los bolsillos, robarle el dinero que había cobrado de su sueldo, el celular y otros efectos de relativo valor.

Acto seguido, los dos ladrones escaparon a paso veloz en dirección al barrio Toro, y desde que comenzó el robo a mano armada hasta su epílogo no habían pasado ni dos minutos.

Según las fuentes policiales, la víctima no descarta que los delincuentes supieran que había cobrado su salario y que por eso lo esperaron para sorprenderlo cuando terminaba su jornada y se retiraba a su casa ubicada en el barrio Monterrey de la misma localidad. Interviene en el caso la Unidad Funcional de Instrucción Nº 2 de Pilar a cargo de Leonardo Loiterstein. 

Comentarios