OCTUBREANDO: Renacer

martes, 15 de marzo de 2016 · 00:00

 

de Horacio Pettinicchi lithorachi@gmail.com.ar

Nos fuimos enamorando mansamente, a pasitos cortos nomás, nos acercábamos y nos alejábamos, escapando tal vez de nosotros mismos. Nos fuimos enamorando a   retacitos, nos allegábamos como reflujo de mar, amagábamos una caricia para luego distanciarnos, y en cada nuevo embate, en ese ir y venir nos íbamos despojando de antiguas historias, desechos de amores, enconos desaviados, alguno que otro sueño ya desoñado. Todo iba quedando en la arena como restos de antiguos  naufragios, las viejas  heridas que aún sangraban se fueron curando con espuma de olas, cerrando con el canto de las gaviotas que nos acompañaban. Hablábamos un lenguaje calcinado, y el polvo de la nostalgia cubría nuestros zapatos, pero ahí estábamos, vos toda vestida de octubre, con una mariposa en tus cabellos, ahí estábamos, en el mero borde de la existencia, los dos juntos, tu mano en la mía, mi vida en tu vida, deshollinando la memoria, haciéndole un guiño a la garúa,  ahí estábamos, juntos, empecinadamente vivos, esperando el rojo amanecer para nacer de nuevo.
(Renacer,  de antología inédita Mariposas de Octubre) 
 

Comentarios