Líderes religiosos pidieron un reencuentro con el valor del diálogo

En el Hotel Sheraton disertaron el obispo Oscar Sarlinga, el islámico Omar Ahmed Abboud y el rabino Daniel Goldman. Coincidieron en fortalecer la comunidad a través del respeto hacia el otro.

30 de agosto de 2013 - 00:00

 Con la presencia de referentes de las religiones católica, judía e islámica, en la noche del jueves se llevó a cabo el evento “Diálogo, Sociedad y Religión: El Desafío de este Tiempo”, charla abierta que tuvo como objetivo fomentar el intercambio de ideas, dejando de lado las confrontaciones e intransigencias.

El encuentro tuvo lugar en el Hotel Sheraton Pilar, ante un auditorio que lució colmado. Allí expusieron sus ideas el monseñor Oscar Sarlinga, obispo de la Diócesis Zárate-Campana; Omar Ahmed Abboud, representante del Centro Islámico de la República Argentina, y el rabino Daniel Goldman, líder espiritual de la comunidad Bet El de Argentina y fundador del Instituto para el Diálogo Interreligioso.

Luego de una presentación a cargo del periodista Oscar Gómez Castañón, y las palabras introductorias del intendente Humberto Zúccaro y de Esteban De Ridder (Fundación Por Pilar), los disertantes enriquecieron a los presentes con sus reflexiones acerca de las relaciones humanas, la importancia de la apertura mental y la aceptación de las diferencias.

En cuanto a la estructura del encuentro, luego de una primera parte en la que los disertantes realizaron su exposición, se pasó a una ronda de preguntas del público.

“La religiosidad es solo una parte. El diálogo interreligioso es una lucha denodada contra la ignorancia, no se puede conseguir paz sin primer no se vence a la cuestión de la ignorancia”, expresó Ahmed Abboud, mencionando un antigua frase islámica: “Son tantos los caminos para llegar a Dios como almas hay en el mundo”.

A su vez, el islámico resaltó la necesidad de marcar la dicotomía “diálogo versus fundamentalismo. El fundamentalismo no es exclusivo de la materia religiosa”.

Sabiduría

Por su parte, el obispo Oscar Sarlinga afirmó con respecto a sus compañeros de mesa que “amigos es una palabra sublime”, asegurando que “la cultura del encuentro es fundamental, pero nadie la consigue si no se trasciende, es decir, si no sale de sí mismo. Trascender significa salir de mí para ir al encuentro del otro, así es como se produce el crecimiento”.

El sacerdote católico habló de la importancia “de la subjetividad propia y la del otro, es fundamental que aceptemos y respetemos al otro”. A su vez, se refirió a la llamada “cultura de la responsabilidad”, destacando la necesidad de “trabajar juntos, de lo contrario seríamos absolutismos u hombres aislados”.

En su alocución, el rabino Daniel Goldman tomó las ideas del filósofo Walter Benjamin, indicando que “el individuo habita las ciudades para transformarse en ciudadano, pero sobre todo para llegar a la categoría más elevada: la de vecino. En la vecindad hay una superación de la ciudadanía”, agregando que “en la ciudadanía nadie está obligado a hacer favores, pero en la vecindad el favor es el vínculo natural entre aquellos que viven en el mismo espacio”.

Goldman pidió además rescatar el valor de la palabra, “ya que en occidente nos enseñaron que se las lleva el viento. Los lenguajes no son ni verdaderos ni falsos, los lenguajes son”. Y destacó la necesidad de “pegar el salto, en la idea de que no es simplemente un diálogo religioso sino cultural”.

Asimismo, reconoció que “la gran mayoría no está dispuesta a sentarse a conversar”, opinando que el gran desafío “es cómo transformar esta realidad: que no haya una moda del diálogo, sino una cultura del diálogo”.

La nota completa, este sábado en El Diario Regional.

Dejá tu comentario

Te Puede Interesar