Opinión: Los reductores de la calle Fermín Gamboa, una oportunidad perdida

domingo, 17 de julio de 2022 · 08:23

Por Dr. Adrián Maciel - Concejal de Pilar; Abogado.

Las esperadas mejoras en la plaza 12 de Octubre dejaron entre sus daños colaterales transitorios, profundas averías en la calle Fermín Gamboa, en el tramo comprendido entre Alberdi y Alsina, producto del desvío de tránsito hacia esa arteria.

Poco tiempo atrás dicha calle -fundamental para descomprimir la circulación céntrica- fue repavimentada y cuando parecía que se acercaba el alivio para los conductores, un nuevo obstáculo y en este caso nada vinculado a las inclemencias propias de una obra de la magnitud del Paseo del Centro, llegó para atentar contra la seguridad vial y la integridad de los vehículos.

Los reductores de velocidad de plástico atornillados al pavimento, conocidos como “tortuguitas” que durante la gestión anterior se multiplicaron en las calles de todo el distrito, fueron blanco constante de críticas por parte de quienes hoy, ante la oportunidad de dar un paso adelante en materia de calidad vial, repiten la historia dándole la espalda a la normativa vigente.

El tramo reasfaltado de la calle Fermín Gamboa luce desde su reapertura reductores de PVC inyectado. Se trata de tres tiras angostas apenas distantes unas de otras que logran un indeseable efecto “sacudida” a todo vehículo que pose sus ruedas sobre ellas.

Son cuatro en total –una entre Alberdi y 11 de Septiembre y otras tres hasta llegar a Alsina- y nada tienen que ver con los reductores establecidos por la ordenanza impulsada por Pilar Federal y aprobada en 2015 que establece la construcción en el distrito de las llamadas “mesetas” en reemplazo de los peligrosos y obsoletos lomos de burro, incluyendo los de PVC y las temibles “tortuguitas”.

Se trata de reductores ubicados de forma transversal al desplazamiento de los vehículos con una elevación no mayor a 10 centímetros y con una longitud total de cuatro metros, siendo la superficie central o corrugada de dos metros de ancho. Los mismos tienen una pendiente ascendiente y descendiente en forma de rampa de un metro cada una, abarcando el ancho total de la calzada.

La iniciativa que con gran ilusión vimos materializarse este mes de febrero en la calle Caamaño donde las obras de repavimentación, incluyeron la construcción de los reductores establecidos por la ley –trabajos que destacamos y celebramos oportunamente-, volvió a caer en saco roto.

Del mismo modo, la calle Fragata La Argentina, de Villa Buide, fue reabierta al tránsito con lomos de burro caducos, ajenos a la normativa.

La oportunidad de hacer las cosas conforme a una reglamentación que apunta a reducir los siniestros viales en el distrito, una vez más, fue desperdiciada.

Comentarios

18/7/2022 | 13:35
#2
Achaval viene haciendo cosas buenas pero en obras viales un fracaso en todo sentido.. aparte salta a la legua que poner los reductores es una empresa que cobra por ponerlos, osea que va plagar pilar de esas basuras que te rompen los tacos de motor y caja del auto.. eso si agustoni al fondo cloacas, asfalto mejor que el de Nazarre con clocas y agua corriente.. completito todo new 0km !
17/7/2022 | 19:39
#1
La sociedad de hoy carece de educación vial, parece ser algunos dirigentes educativos y políticos se olvidaron que existe, y vemos a diario como prosperan las cámaras con foto multas, los famosos y molestos reductores de velocidad, autos mal estacionados, alta velocidad, vehículos de alto porte transitar por carriles rápidos de autopistas y otras infracciones que son producto de la falta de educación e irresponsabilidad de muchos automovilista. creo que nos tendríamos que adaptarnos a los signos de los tiempos, y hacer que cada ciudadano, identificándose, mande las infracciones filmadas o de foto a un centro de computo, y sean debidamente controladas, por personal idóneo, y de esta manera se ayudaría mucho a la policía de transito.
17/7/2022 | 13:33
#0
El intendente esta haciendo un muy buen gobierno pero fallo en la obra publica, desastre en la plaza, desastre en Fermín Gamboa,, desastre en Camaño, desastre en calle Chacabuco, playa de estacionamiento inútil a quien viene al centro, estacionamiento inteligente con aplicación en el celular que te obliga a usarlo mientras manejas,no olvidemos que sacaron todos los colectivos que estaban bien ubicados en la terminal de la estación y hay un caos sobre Tomas Marques y un túnel que aun nos deparara muchas sorpresas. El gobierno anterior compraba tortuguita este compra conos maseteros y las nuevas tiras reductoras de velocidad.