Correo de lectores

martes, 31 de agosto de 2021 · 07:58
A 45 años de la Masacre de Fátima

Sr. Director: 
En Pilar no se sintieron los horrores de la dictadura porque el silencio era salud, según un dicho de los militares asesinos. En Del Viso, donde vivo, secuestraron a las hermanas Dominga y Felicidad Abadía, que trabajaban en Lozadur, una fábrica de vajilla, que reflejó Fabián Domínguez en su cortometraje documental “Platos rotos”, hecho que aparece reflejado en el libro “Nunca más”.
En Del Viso, en el barrio La Loma, aparecieron asesinados tres adolescentes. En Del Viso secuestraron a una amiga y compañera de secundario, promoción 1966 del Colegio Parroquial Nuestra Señora de Fátima, junto a su marido (afortunadamente aparecieron con vida). En Del Viso nos basurearon bajándonos de los colectivos, de los trenes, o interrogándonos cuando caminábamos por el pueblo. La policía, en ese entonces, liberaba la zona y no acudía cuando alguien rompía la puerta de tu casa e ingresaba llevando secuestrados a sus ocupantes. Una historia de sangre, muerte y terror que jamás deberíamos haber vivido los argentinos.

Rubén Faustino Cabrera.

El edificio del Verbo Divino 

Sr. Director: 
A sabiendas que un edificio pasado los 50 años de antigüedad, como la construcción del Verbo Divino, junto con su patrimonio mobiliario, tendría que ser declarado monumento histórico/artístico, para su preservación y conservación, por lo que representa no solo a la comunidad educativa sino en la sociedad pilarense. Trámite que se debería gestionar ante las jurisdicciones correspondientes: Municipalidad de Pilar y Dirección de Patrimonio Cultural de la Provincia de Buenos Aires, a cargo del arquitecto Pedro Delheye. Si bien es un trámite engorroso pero no imposible, porque el bien cultural lo merece.

Mónica Alicia Bustamante. 

1
1
50%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
50%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios