OPINIÓN

Universidad Nacional de Pilar

viernes, 18 de junio de 2021 · 07:42

Por Marcelo Echevarría

El lector se preguntará: ¿Por qué es tan importante para Pilar una universidad pública? Para introducirme en el tema realizaré una breve autorreferencia. Asistí a un colegio público, vistiendo un guardapolvo blanco, en donde nos daban a media mañana un vaso de mate cocido con tres galletitas dulces (algunas veces bizcochitos de grasa).

Provengo de familia de clase media laburante, por lo cual era impensado el acceso a la educación privada. Solo se abonaba una módica cuota para la cooperativa escolar. Eran otras épocas. Los maestros jamás faltaban y cuando no asistían a clase era porque estaban muy enfermos o tenían un problema personal mayúsculo.

El secundario lo realicé en un colegio subsidiado por el Estado, con una cuota mensual pagable. Luego, pasar por el colegio secundario me permitió acceder a la universidad pública. Sí, universidad pública y gratuita, toda vez que, aunque trabajando desde los 18 años, me era imposible afrontar el costo de una privada. Así, me recibí gracias a la educación pública. Sin la educación pública hoy no sería profesional.

Esta autorreferencia aplica a todos los potenciales jóvenes con proyectos a futuro pero que, a raíz de los avatares económicos y crisis recurrentes de nuestro país, se les hace imposible asistir a las universidades privadas, mientras que las públicas muchas veces mantienen un estrecho cupo de ingreso.

La Universidad Nacional de Pilar constituye la esperanza de la juventud. Esa misma esperanza que usted, señora o señor, es la que desean para brindarles un estudio universitario a sus hijos. O esa esperanza de todo individuo que, sin importar su edad, persigue cumplir el sueño de un nuevo proyecto en su vida, tal el de comenzar una carrera y recibirse con una graduación universitaria. En un aula conviven jóvenes entre 18 y 30 años con adultos y adultos mayores, todos persiguiendo una sola finalidad, la de aprender, estudiar, trascender y, por fin, graduarse sin importar la edad.

Estimo que muchos pilarenses tendrán en su pensamiento cumplir su sueño de estudiar, no teniendo que abonar suculentas sumas de dinero para acceder a una carrera. Allí radica la importancia de bregar por NUESTRA universidad nacional local.

Y vislumbro, por los medios periodísticos, que esta iniciativa es avalada por todas las fuerzas políticas de la localidad, lo cual demuestra que, con independencia de nuestras ideologías, el bien común “educación” no entró localmente en discusión.

Nos enorgullece ver a nuestra dirigencia unida por la educación y no disputando, como sucedió años atrás, si el destino del predio donde se asentará nuestra universidad tendría o no como final anunciado un negocio inmobiliario entre privados.

Para concluir, en el reciente libro publicado por Sergio Abrate y Alejandro Lafourcade “Pilar, un libro de historias”, en el capítulo titulado “El orgullo de un pueblo” culminan los autores con un interrogante siendo el siguiente: “En junio de 2020 el intendente Federico Achával presentó el proyecto para crear la Universidad Nacional de Pilar que funcionaría en el Pellegrini ¿Volverá a resurgir el gigante?”.

Adelanto mi respuesta que es más una esperanza que información. Sí. Volverá a resurgir porque invertir en educación es el comienzo de un cambio social y la pandemia se encargó de instalar nuevos paradigmas en nuestros estilos de vida, siendo uno de ellos valorar -

hoy en día más que nunca- a nuestros jóvenes estudiantes pilarenses.

¡Fuerza Pilar!

69%
Satisfacción
30%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

18/6/2021 | 20:50
#0
Me emocioné al leer esta nota. Mis hijos como estamos hoy no pueden ir a la facultad porque no llegamos a fin de mes. Somos comerciantes y sabran lo que pasamos. Saber que esto sera una realidad es una burbuja de aire en nuestras vidas, mi esposo tambien fue con guardapolvo blanco y salio un gran padre y hombre de bien y eso queremos para nuestras hijitas la cultura del trabajo y del esfuerzo Los queremos mucho