Correo de lectores

miércoles, 7 de abril de 2021 · 07:23
NECESIDADES

Sr. Director:
Para ver cómo estamos los pilarenses ¿por qué no van a los comedores comunitarios y a las salita de los barrios? Ahí está toda la información de cómo la estamos pasando muchos. Muchos no tienen ni para darle de comer a sus hijos y ni para comprar un amoxidal ni ibuprofeno. Saludos y muy bueno El Diario. 

Julio Vanegas.
 

SALA DE PRIMEROS AUXILIOS EN DERQUI

Sr. Director:
Desde el lunes están cercando con chapas el modernizado edificio donde funcionaba la Unidad Sanitaria de Presidente Derqui, en pleno centro de la ciudad. Edificio que fue totalmente pintado y remodelado por dentro y fuera hace poco más de cinco meses (por supuesto con dinero del contribuyente).
Hoy van a tirar abajo este edificio emblemático que en sus orígenes se construyó gracias al aporte de los vecinos, y luego llegó a ser lo que es hoy, gracias a ampliaciones a cargo de distintos gobiernos municipales, que de verdad priorizaban la salud.
El actual gobierno municipal, decide en plena pandemia tirar abajo ese centro de salud y abrir otro mucho más redituable como la Anses. La Anses se convirtió en el principal organismo de clientelismo y control político por la enorme cantidad de planes, asignaciones y demás. Por otro lado, la mayoría de los trámites se realizan online. ¿Es realmente necesario tirar abajo un centro de salud que se puede utilizar incluso como vacunatorio para descentralizar los poquitos que hay que incluso funcionan bajo gazebos?
No hace falta ser muy perspicaz para darse cuenta que esto es simplemente otra manera de hacer “caja” fácil, lo lamentable es que se note tanto y se haga siempre con nuestro dinero, el de los ciudadanos que no viven del Estado. 

Maximiliano Brod / mbrod1958@gmail.com.
 

ALCOHOL AL VOLANTE

Sr. Director: 
No aprenden más, si toman no manejen o tengan más medidas. El remedio a esto es sacarle el registro por 15 años, secuestro del vehículo por 20 años y así se curan y cuidan el tránsito más seguro. La letra con sangre entra.

Ricardo Alberto Schneider. 

Comentarios