Correo de lectores

viernes, 16 de abril de 2021 · 07:34
LA EDUCACIÓN ¿NO ES ESENCIAL TAMBIÉN?

Sr. Director: 
Policías, bomberos, empleados de salud, dependientes de supermercados... todos ellos son considerados “esenciales”, pero parece que los maestros no lo son. Quedó de manifiesto anoche en donde en otra aparición pública el Presidente, de forma autoritaria y sin hacer un mea culpa, restringió la educación por quince días.
Podrán decir que las clases se seguirán dando en forma virtual pero dejemos de engañarnos, saben la cantidad de personas que dejaron de pagar internet justamente por no ser “esencial” y no poder trabajar?
¿Alguien piensa en el sacrificio que hacen los padres para mandar a sus hijos al colegio? Libros, logística, cuotas enormes en los privados, uniformes... y en los niños menores, los más perjudicados, los de primer grado? Niños que a esa edad tuvieron que entrar al colegio solos, sin la compañía de sus padres por el bendito protocolo, que no debe ser tan bueno dado el crecimiento exponencial de los casos.
Si los empleados de supermercados, panaderías y carnicerías son necesarios y se exponen mucho más que los maestros a un posible contagio, por qué siguen estando ahí, al pie del cañón, atendiendo? Simple, si ellos no trabajan no cobran, y los maestros cobran igual, y de nuestro bolsillo.
Antes del anuncio de las nuevas restricciones, tres gremios de la “educación”, SUTEBA incluido, convocaban al paro para no dar clases presenciales demostrando lo poco que les interesa esa educación que desde hace año y medio no están dando, la educación principal y más importante, la primaria, es ahí donde los chicos aprenden a leer y escribir, a socializar y tener empatía por el otro, esa empatía que hoy nadie tiene.
Es muy grave lo que está sucediendo y sin duda no hay que minimizar la cantidad de contagios que sigue creciendo, pero es hora de que desde el Gobierno se den cuenta que están haciendo todo mal, las vacunas prometidas no están y las que están se dispusieron como se les antojó.
La vicepresidenta solo preocupada en arreglar sus chanchullos no dijo ni una palabra sobre la pandemia y los ministros de Salud, el anterior y la actual, simplemente dan asco.
Lo que vimos anoche hablando de las fiestas clandestinas como principal causal de nuestros males es erróneo y la decisión de volver a eliminar las clases presenciales seguramente fue otra torcida de brazo, a un presidente que ya no tiene ninguna credibilidad y que quiere demostrar una fuerza que tampoco tiene.
Los maestros son totalmente esenciales y desde hace muchos años tienen problemas para empezar las clases. En plena pandemia y con un año entero sin clases presenciales, lo menos que se les pide es un poco de empatía con los chicos y no que sigan convocando paros... o que dejen de cobrar y se dediquen a otra cosa!

Maximiliano Brod / mbrod1958@gmail.com.

Comentarios

16/4/2021 | 08:24
#0
Mejor dicho imposible, comparto plenamente !