Tribuna del lector

El abuso sexual infantil aumenta en cuarentena

Por Andrea J. Carpaneto*
sábado, 26 de septiembre de 2020 · 08:01

En este difícil momento que atraviesa la humanidad por causa de la pandemia del COVID-19, las infancias quedan desamparadas en el contexto actual. Atrapadas/os con los victimarios en sus propias casas. En Corrientes, una niña de 10 años fue abusada sexualmente por la pareja de su madre y llevaba adelante una gestación forzada. Es el posible final de muchas otras niñas que durante esta etapa quedan sin posibilidades de pedir ayuda. Sin la concurrencia al colegio, ni a grupos de recreación, quienes podrían detectar, o ser de escucha para las problemáticas infantiles. Es urgente atender estas situaciones. No pueden seguir sucediendo. Y si suceden, existen Leyes que resguardan a las infancias para que no se lleven adelante embarazos de niñas por violaciones. 
Es obligación del Estado defender los derechos de las Infancias. Hoy mi pregunta es: ¿se defienden los derechos de las infancias o se defienden los derechos de los adultos? ¿Qué se entiende por el niña/o/e como sujeto de derecho? ¿Qué se entiende por Interés Superior del Nino? 
Es tiempo de comprender que las infancias tienen derecho a ser oídas. Que las infancias pueden opinar sobre lo que quieren? ¿Cuándo llegará el momento donde se les crea? Preguntas que espero pronto tengan respuestas contundentes para que se pongan en práctica.
Otro caso, que tuvo mucha repercusión en los medios de comunicación y redes, en el mes de abril, fue el del hombre de 72 años en Tucumán, tras haber sido denunciado por su nieta por acoso sexual. La víctima, cansada de que no le creyeran sobre el calvario que vivía día a día, decidió grabar a su abuelo y difundir los hechos en las redes sociales para pedir ayuda. Este fue detenido, pero el daño está hecho. La falta de credibilidad del discurso de los niños/as y adolescentes se pone de manifiesto una vez más.
Contamos con los relatos de los adultos sobrevivientes de abuso sexual infantil para comprender las innumerables situaciones angustiosas que han atravesado, hasta ser oídos. Estos delitos siguen impunes, los gobernantes no ponen todos los recursos necesarios para evitar los diferentes tipos de maltratos. La convención de los Derechos del Niño, por un lado; la Ley 26.061 de Protección integral de niñas, niños y adolescentes, por otro, son aquellas que otorgan el cumplimiento de los derechos de las infancias. El Estado es responsable por cada niño/a/e y adolescente cuyos derechos se estén vulnerando. También, por los embarazos no interrumpidos por abuso sexual infantil. 
La asistencia de niños/as/es víctimas de Abuso Sexual Infatil en el marco de nuestros modelos de abordaje en Argentina, nos enfrenta con diversas dificultades. 
Instituciones públicas y privadas que desconocen los derechos de los niños/as/es. Las infancias deben ser respetadas y escuchadas. Sus testimonios deben ser creídos. En Argentina, se revictimiza sistemáticamente a las infancias, realizándoles innumerables entrevistas. 
Continúa sin haber consenso sobre la interpretación del “Interés Superior del Niño”. Concepto muy utilizado, pero según a quien beneficie. Lo que es seguro, es que no beneficia a quienes debe: a las niñas, niños, niñes y adolescentes. Tengo esperanzas en que podamos avanzar en estos sentidos y poder ofrecerles a las infancias la justicia que se merecen, asegurándoles un presente que les repare de los daños causados por adultos, y les permita tener un futuro más esperanzador. Donde puedan vivir sus infancias, en medio de juegos y no de juzgados por delitos de los cuales fueron víctimas.

*Psicóloga. U.B.A

 

Foto cortesía Pixabay

0%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
100%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios