TRIBUNA DEL LECTOR

Combate del delito: articular procesos, personas y recursos

domingo, 23 de agosto de 2020 · 08:16


Por Juan Martín Tito*


En la actualidad, Pilar sigue afrontando una grave crisis que acarrea desde hace años, la inseguridad, situación que se ve agravada producto de la pandemia.
Vivimos en un país y una provincia donde el flagelo de la inseguridad nunca fue puesto en agenda como prioridad principal y tampoco es una temática unipersonal para abordar, sino que se requiere de varios actores con una misma voluntad.
Cada año que pasa, los delitos se incrementan. No hace falta leer los diarios o los índices de inseguridad. Con el solo hecho de dar una vuelta por cualquier barrio de la República Argentina, cualquier persona fue víctima o conocido de alguna víctima de un delito.
Entre 2018 y 2019 los delitos de robos, asaltos y robos de autos se incrementaron en un 35% según datos oficiales.
Para combatir esta temática tan compleja se requiere de mucha inversión, conocimiento, responsabilidad, trabajo en conjunto con diferentes áreas y poderes y apostar a largo plazo. Para comenzar con los verdaderos cambios o progresos se necesitaría:
• Reforma del Código Penal (aumentar las penas).
• Reforma del Código Procesal Penal (que se cumplan las sentencias al pie de la letra y terminar con los beneficios procesales en favor de los victimarios).
• Reforma judicial. 
• Reforma del sistema penitenciario.
• Reforma del sistema carcelario.
• Reforma del Patronato de Liberados.
• Fuerte inversión en tecnología, equipamiento y modernización e innovación de las fuerzas de seguridad.
• Aumento de salarios en la medida que las fuerzas de seguridad pueden alcanzar las necesidades mínimas para vivir y trabajar tranquilos.
• Abarcar la cantidad suficiente de fuerzas de seguridad y no utilizar otras fuerzas no apropiadas en otros sectores o temáticas.
• Invertir en políticas públicas en Educación (escuelas, clubes de barrio, sociedades de fomento).
• Desarrollar un plan económico donde los ciudadanos no sufran necesidades básicas.
Ahora bien ¿Cuál es el rol del intendente en esta materia?
Sin dudas debe trabajar alineado y en coordinación con los otros dos poderes y con Nación y su provincia respectiva. Pero eso no es excusa para no avanzar y no tratar de disminuir el delito. Lo que va a mejorar los índices de seguridad en Pilar es un trabajo planificado, orgánico, articulado y constante en el tiempo. Se tienen que articular los procesos, las personas y los recursos.
Algunas modificaciones y cambios que debería realizar el intendente:
• Una cámara cada 500 habitantes (el claro ejemplo es Tigre). Con funcionamiento las 24 horas y con apropiada visibilidad. En algunos municipios se está comenzando a filmar a través de drones donde se pueden ir modificando de lugar según la aglomeración de personas en distintos horarios. Desde ya se requiere muchísima inversión.
• Botones antipánico para las víctimas de violencia de género, sobre todo.
• Desarrollar una aplicación o plataforma digital donde la gente puede ingresar sus denuncias y comunicarse con la comisaría más cercana. Es importante que el Municipio desarrolle incentivos para convencer a la población que es muy importante realizar las denuncias. Es tanto el descreimiento de los vecinos ante las fiscalías o comisarías que muchas veces sienten que no tiene sentido realizar las mismas.
• Aporte significativo de patrulleros y realizar su correspondiente mantenimiento. Hay que comprender que en Pilar hay 10.000 calles de tierra y 3.000 son intransitables, por ende los patrulleros requieren de una inversión sostenida debido al deterioro de las calles.
• Un sistema de inteligencia y coordinación de fuerzas de seguridad.
• Desarrollar políticas públicas en conjunto con los municipios linderos.
• Fiscalías y comisarías con personal las 24 horas para atender los reclamos de los vecinos.
• Trabajar en conjunto con el Parque Industrial, los barrios cerrados, countries y condominios, chacras privadas en la comunicación de potenciales delitos y en el aporte de información provenientes de las cámaras de seguridad y de sus respectivas seguridades privadas. 
En fin, el intendente tiene responsabilidad sobre la seguridad debido a que debe lograr articular políticas públicas con otros sectores del poder. Seguramente es delicado debido a que la mayoría de los municipios del Conurbano sufren del flagelo de la inseguridad pero aquí es donde se muestra la “muñeca del intendente” sobre los demás poderes para solicitar auxilio en presupuesto para inversión, mayor cantidad de efectivos y poder trabajar en una coordinación apropiada con las demás áreas y sobretodo con la Provincia.

*Dirigente social 


 

Comentarios