OPINIÓN

¿Cuarentena sí o cuarentena no?

Por Juan Martín Tito*
viernes, 29 de mayo de 2020 · 08:05

Es poco probable encontrar personas que no hayan estado de acuerdo con nuestro Presidente en haber decretado la cuarentena al comienzo de la pandemia. No significa que más de 65 días haya sido el número acertado y aceptado por la población. 
El Presidente tomó la excelente postura de realizar una temprana cuarentena. Tuvo la valentía de cerrar las fronteras sabiendo todo lo que eso implica. Lamentablemente se puso en contra a ciudadanos o residentes que se encontraban en el exterior, a quienes se les pudo haber dado otro trato. No estoy de acuerdo en la falta de respuesta que hubo ante nuestros compatriotas que necesitaban ser repatriados, pero posiblemente se apuntó al “mal menor”.
Motivó y convenció al pueblo argentino de que la cuarentena era la mejor “vacuna”. Hasta ese momento logró unidad con la oposición y la prensa y se ganó la confianza de sus “no votantes”.
Entre la salud y la economía el Presidente y la mayoría de los argentinos se inclinaban por la primera. ¿Pero quién se iba a hacer cargo de las grandes empresas, pymes y los  gastos, tarifas, impuestos, tasas, sueldos y servicios? ¿Y los más perjudicados en las crisis? Como la gente con trabajo no registrado, desempleados, personas que dependen de planes sociales y los marginados del sistema…
Con la tercera extensión de la cuarentena se empezaron a escuchar ciertas voces de la oposición y de la prensa expresando su descontento por el encierro y el serio problema económico. Al establecerse la cuarentena general obligatoria, la economía de amplios secto res no esenciales se paraliza. Mientras, el Estado sale a inyectar ingresos en la población de bajos recursos y la afectada por la parálisis con la intención de que puedan sostener el consumo mínimo.
La parálisis de los sectores no esenciales va a generar pérdidas de ingresos en el 60% de la actividad productiva. El impacto general en materia de caída de la actividad puede implicar un derrumbe del producto cercano a los 5 puntos porcentuales en 2020. Las políticas de ampliación de ingresos (suplemento de asignaciones y jubilaciones, IFE, rebajas de aportes, estímulos crediticios, REPOs) implican transferencias cercanas a los 2,5 puntos del producto. Ese incremento del gasto en un contexto de baja de la recaudación por menor actividad implica un incremento del déficit primario de unos 5 puntos del PBI.
Sin dudas, la idea del Presidente no es perjudicar a nadie. Sino que todos perdamos lo menos posible. Principalmente que haya la menor cantidad de muertos, luego que la caída en la actividad económica sea lo menos drástica posible y que el encierro no nos cause ningún trastorno emocional o psicológico y que tampoco la gente empeore o muera por otras patologías que no pueden ser atendidas debido al riesgo de acudir a hospitales.
Esta pandemia va a ser recordada como un suceso que afectó a casi la totalidad de los argentinos. Sino es en salud, es en lo económico o como consecuencia del encierro. También va a ser recordada como la cuarentena más larga del mundo. Luego de muchos años vamos a saber si el Presidente va a ser recordado por cómo actuó durante el inicio de la pandemia o por su final. Es cierto que por más que sus encuestas lo den positivo en su gestión a pesar del largo aislamiento, habrá que analizar al término de su mandato si la población pueda llegar  a opinar lo mismo luego de lo que se avecina en términos de desempleo, inflación, posible default, 50% de pobreza y con poca inversión en otras áreas debido a que el sector de salud y seguridad absorbieron gran parte del presupuesto.
Independientemente del presidente, la mayoría de la gente va a terminar peor después de la pandemia. Tendremos que innovar, acostumbrarnos a que el mundo avanza y retrocede al mismo tiempo y que se vienen tiempos difíciles. Por eso hay que juzgar con cuidado las decisiones del Presidente porque está tratando de hacer lo mejor para los argentinos con errores y aciertos. Sí está claro que la cuarentena debería abrirse prudencialmente en CABA y AMBA, de lo contrario van a ser más los muertos por otras causas que por el propio Covid19.

* Dirigente Social
 

Comentarios