Correo de lectores

miércoles, 27 de mayo de 2020 · 08:08

Carta abierta de los abogados a nuestros gobernantes 

Sr. Director: 
A través de este medio queremos dirigirnos a los señores Presidente de la Nación Alberto Fernández (abogado); Sr. gobernador de la Provincia de buenos Aires Axel Kicillof y sobre todo, por una cuestión de proximidad, al Sr. intendente del Municipio de Pilar, Federico Achával (abogado).
Nos dirigimos a ustedes a través de esta Carta abierta dado que los pedidos formales que hemos efectuado a través de las instituciones de abogados que nos nuclean para ejercer la actividad en el partido de Pilar, jamás fueron atendidos, ni siquiera respondidos. Nos sentimos totalmente destratados cuando el Estado que pudimos elegir no respeta los derechos que supimos conseguir.
Hemos sido más que respetuosos hasta el momento con nuestras acciones, porque de ningún modo queremos  ofender el orden público ni perjudicar a terceros, porque también sabemos que en este trajinar de enfrentar una pandemia está en juego la salud pública y la vida misma, pero no es menos cierto que la libertad de trabajo es un derecho asegurado a todo habitante de la Nación, siempre que no ofenda o perjudique a los demás, y en ese orden de ideas es como se ha permitido ejercer con restricciones adecuadas distintas actividades de la vida cotidiana.
Pero de la actividad cotidiana de los abogados no se habla!
Por eso, señores miembros del Poder Ejecutivo Nacional, Provincial y Municipal, en un Estado comprometido con la igualdad social, que requiere más que nunca hacer valer primordialmente la manda Constitucional que asegura la tutela de Derechos y Garantías continua y efectiva, el acceso irrestricto a la justicia, la asistencia letrada, la inviolabilidad de la defensa de la persona y de los derechos en todo momento, etc. Etc… los abogados queremos saber!
¿Por qué parte de los estamentos del Estado neutralizan la actividad esencial que describimos, la cual debe necesariamente ser ejercida por un abogado? ¿Por qué en algunas jurisdicciones, como Pilar, no se consideran nuestros protocolos para poder ejercer mínimamente la actividad? ¿Por qué no se nos respeta y se nos contesta, así como nosotros respetamos a nuestros representantes?
Los abogados no solo queremos poder ejercer nuestro digno trabajo, y velar por nuestra propia supervivencia que está en grave crisis, sino que debemos trabajar porque somos la vía técnica e idónea para que los ciudadanos tengan la libertad de ejercitar los derechos reconocidos en las leyes, porque si no existe esa libertad, no hay derecho, ni justicia y es difícil garantizar la paz!

Abogados Agrupados de Pilar. 
 

Comentarios