ESCENARIO

Fábula

Por Sergio Abrate s.abrate@pilaradiario.com
sábado, 28 de marzo de 2020 · 07:28

El texto que transcribo a continuación, me llegó al grupo de WhatsApp de mis amigos. Más allá de que muchos de ustedes tal vez lo conozcan, me pareció oportuno compartirlo para describir algunos comportamientos que pude observar en los últimos días, en medio de la pandemia. Los que hacen, los que apelan a la creatividad, los valientes, los solidarios, los de vocación. Los que siembran el miedo, los que especulan, los que aumentan los precios y los cobardes. Todos están representados en este breve texto que comparto a continuación. 
“Un señor va de cacería al África y lleva a su perrito. Un día, el perrito se aleja del grupo, se extravía y comienza a vagar solo por la selva. En eso, ve a lo lejos que viene una pantera enorme a toda carrera.
Al ver que la pantera lo va a devorar, piensa rápido qué hacer. En eso ve un montón de huesos de un animal muerto y empieza a mordisquearlos. Cuando 
la pantera está a punto de atacarlo, el perrito dice:
-¡Ahhh, qué rica pantera me acabo de comer!
La pantera lo alcanza a escuchar y frenando en seco, gira y sale despavorida pensando:
-¡¿Quién sabe qué animal será ese? ¿A ver si me come a mí también?!
Un mono que andaba trepado en un árbol cercano, oyó y vio la escena... Sin más, salió corriendo tras la pantera para contarle cómo la había engañado el perrito:
-¡Cómo serás de boluda... Esos huesos ya estaban ahí! 
Además, ¡es sólo un simple perrito!
La pantera, re-contra caliente, sale corriendo a buscar al perrito con el mono montado en el lomo. El perrito ve a lo lejos que viene nuevamente la pantera con el mono y se da cuenta de la “buchoneada”. 
-¿Y ahora qué hago?- piensa todo asustado. Entonces, en vez de salir corriendo, se queda sentado dándoles la espalda, como si no los hubiera visto, y en cuanto la pantera está cerca de atacarlo de nuevo, el perrito exclama:
-¡Este mono hijo de p…, hace como media hora que lo mandé a traerme otra pantera y todavía no aparece!
Moraleja: en momentos de crisis, la imaginación es tan importante como el conocimiento, la audacia más que la fuerza; y la pérdida del miedo, pueden contra todo mal y ataque artero y...
*Procura ser imaginativo como el perrito;
*Evita ser boludo como la pantera:
* Y nunca, pero nunca seas tan hijo de p… como el mono!

Haga usted su propio ejercicio de quién es quién en estos duros momentos. Y cuidado con la epidemia, que hace aflorar la intolerancia y la estupidez.
 

3
2
100%
Satisfacción
0%
Esperanza
0%
Bronca
0%
Tristeza
0%
Incertidumbre
0%
Indiferencia

Comentarios

30/3/2020 | 11:12
#1
Muy buena historia! A diferencia de casi casi todos, ése de sus amigos sí debe ser un grupo de WhatsApp para estar! ;)
28/3/2020 | 07:40
#0
Muy buena la fabula Sergio , jamas ser tan HDP como el mono